MEMBRILLO

El membrillo es el fruto del membrillero (Cydonia oblonga), que a pesar de sus lejanos orígenes en Irán y Turquía es el ingrediente principal en uno de los postres más tradicionales de la cultura occidental. Es un árbol pequeño, y está

cubierto de una especie de ceniza durante su primer año de vida. Sus hojas son elípticas y caducas, y sus flores son especialmente grandes y bellas, de un color blanco muy pálido, y crecen solas al final de las ramas más nuevas. Su fruto, el membrillo, tiene una forma muy similar al de la pera, pero tiene un color amarillo muy cercano al naranja.

El membrillo es una fruta sumamente beneficiosa consumida como tal, que se obtiene del membrillero, un árbol perteneciente a la familia de las Rosáceas (o Rosaceae), con una apariencia que en primeros momentos puede recordar a la pera.

Desde un punto de vista medicinal como remedio casero se utilizan principalmente las semillas del membrillo, sobretodo en forma de infusión.

Entre la acción farmacológica del membrillo más interesante, destaca por su efecto astringente, laxante, emoliente, demulcente y antiinflamatorio.

Es en general muy aromático, y su sabor es muy agrio y áspero. Además el membrillo suele ser muy duro, y esta característica unida a su sabor imposibilita su consumo cuando está crudo. Sin embargo, con cierto ingenio, el membrillo puede asarse y comerse como carne de membrillo o confitado. De esta forma suele ser la base para numerosas mermeladas, jaleas, compotas y otros postres. Sus características lo convierten a su vez en un excelente potenciador del sabor para algunos pasteles o confituras. Sin embargo, en la cocina su forma más habitual y conocida sea probablemente como dulce de membrillo.

El cultivo del membrillo quizá fue anterior al de la manzana, y es posible que la “manzana” citada en el Cantar de los Cantares fuera en realidad un membrillo.

Entre los antiguos griegos, se ofrecía membrillo en las bodas, un rito que llegó de Oriente con el culto a Afrodita y permaneció sagrado. Plutarco relata que las novias griegas mordían un membrillo para perfumar su beso antes de entrar en la cámara nupcial “a fin de que el primer beso no fuera desagradable” (“Preguntas romanas” 3.65). Era un membrillo el premio que Paris concedió a Afrodita. El mejor tipo de membrillo venía de la región de Cydonia, en la costa noroeste de Creta, fruta conocida por los griegos como “Mela kudonia” o “manzana de Cydonia”, de donde proviene también su nombre científico.

Los romanos también usaban membrillos; el libro de cocina romano de Apicio proporciona recetas para cocinar el membrillo con miel, y hasta para combinarlos, sorprendentemente, con puerros. Plinio el Viejo mencionó una variedad, el membrillo de Mulvian, que podía comerse crudo. Columella mencionó tres variedades, una de las cuales, “la manzana de oro”, que probablemente fuera la fruta del paraíso citada en el Jardín de Hespérides, ha dado su nombre al tomate en italiano (pomodoro).

En diversas partes de Europa, el membrillo es comúnmente cultivado en las áreas centrales y del sur, donde los veranos son lo suficientemente cálidos como para que la maduración sea buena. No son cultivados en grandes cantidades; generalmente sólo uno o dos árboles de membrillo son cultivados en un huerto junto con manzanos y otros árboles frutales. Carlomagno instauró que se plantaran membrillos en los huertos bien abastecidos.

El membrillo es mencionado por primera vez en un texto inglés a finales del siglo XIII, aunque el cultivo en Inglaterra no es muy adecuado debido al calor del verano, que impide que la fruta madure totalmente.

También fueron llevados al Nuevo Mundo, pero son raros en Norteamérica debido a su susceptibilidad al tizón de fuego o fuego bacteriano, una enfermedad causada por la bacteria Erwinia amylovora. Se cultiva ampliamente en Argentina, Uruguay, los Balcanes, España y la cuenca del Mediterráneo. Casi todo el membrillo de los mercados norteamericanos proviene de Argentina.

Actualmente el membrillo también es muy utilizado como árbol ornamental.

El membrillo es una fruta con un escaso contenido de azúcares, y por tanto un bajo aporte calórico.

Las propiedades saludables del membrillo se deben a su abundancia en fibra (pectina y mucílagos) y taninos, sustancias que le confieren su propiedad astringente por excelencia, además de que la pectina ayuda en la reducción de los niveles de colesterol en sangre. También contiene ácido málico, ácido orgánico que forma parte del pigmento vegetal que proporciona sabor a la fruta, con propiedad desinfectante y de favorecer la eliminación de ácido úrico.

A nivel de minerales es una fruta rica en potasio, fósforo, calcio y magnesio, también contiene sodio, hierro, zinc, selenio, manganeso y cobre.

A nivel de vitaminas es una fruta rica en vitamina A, vitamina C y vitamina B9, aunque también contiene otras vitaminas del grupo B y vitamina E.

Propiedades alimentarias del membrillo

Esta fruta resulta ideal cuando se desea adelgazar, ya que fresco no tiene grasa y sólo aporta 29 calorías cada 100 g.  Sin embargo, cuando se hace dulce de membrillo sus calorías pueden aumentar considerablemente hasta sumar más de 400 por cada 100 gramos.

Por sus propiedades astringentes, se recomienda su consumo crudo en caso de diarrea. Igualmente resulta eficaz para combatir estados de agotamiento físico y mental, así como anemias, y abre el apetito hasta a personas que son malas “comedoras” y a los niños.

Además, el membrillo estimula el hígado, corta los vómitos y es un fruto que ayuda a deshincharse, porque contiene ácido málico, una sustancia que le da ese sabor ligeramente áspero al membrillo y que le dota de una propiedad desinfectante, favorecedora de la eliminación del ácido úrico por lo que combate la gota.

Debido a que el membrillo aporta potasio, es muy conveniente para las personas que sufren de hipertensión arterial, afecciones en los vasos sanguíneos o para las que padezcan del corazón.

Entre los beneficios del membrillo más importantes nos encontramos con que es una fruta útil en casos de estreñimiento, dado que actúa como laxante suave.

En caso de gripes, resfríos o afecciones respiratorias, es eficaz en el tratamiento de la tos seca.

Aplicado de manera externa, puede ayudar en caso de quemaduras leves. Y como gargarismos ayuda en caso de inflamaciones bucales.

Propiedades medicinales del membrillo

Asma, bronquitis, tos y resfríos: Comerlo asado facilita la expectoración.

Diarreas y disenterías: Comerlo asado o tomar su jugo endulzado con miel.

Expectorante, bronquitis: Las semillas de membrillo en cocimiento son un buen expectorante y alivia las inflamaciones bronquiales.

Para la caída del cabello: Se saca del membrillo todo el mucílago que envuelve la semilla y la semilla misma, y se pone en maceración con agua caliente, regulando la cantidad de modo que quede espeso a su voluntad; a los dos días se torna como un jarabe con el cual, impregnando el cabello, lo embellece dándole brillo y lo fija uniformemente.

Dolores musculares: Como cataplasma utilizando las semillas y el mucílago, se aplica sobre las zonas adoloridas dando un ligero masaje.

Mastitis: Hervir 1 cucharadita de semillas de membrillo durante 10 minutos en 1/4 litro de agua. Retirar del fuego y dejar refrescar. Colocar esta infusión, mediante una bolita de algodón, alrededor de los pezones lastimados.

Diarreas: Colocar 1 membrillo fresco y picado en la licuadora junto con un poco de agua.  Licuar por unos instantes.  Tomar este jugo, tres veces al día, hasta detener la diarrea.

Hemorroides: Aplicar la pulpa de membrillo asada y fría sobre la zona afectada la cual calma los dolores y disminuye el tumor.

Cómo preparar la infusión de membrillo

Para preparar la infusión de membrillo, debes utilizar de 1 a 2 cucharaditas de semillas de membrillo previamente remojadas en agua (durante 5 horas), y el equivalente a una taza de agua.

Hierve el agua y en el momento en que entre a ebullición, añade las semillas de membrillo. Deja hirviendo 3 minutos, y luego apaga el fuego y deja en reposo otros 3 minutos, tapando el recipiente. Finalmente se cuela y se bebe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s