PALTA

La palta o aguacate es el fruto del aguacatero (Persea americana), un árbol de la familia de las Lauráceas, a la que pertenecen especies tan conocidas como el laurel, la canela o el alcanforero (Laurus camphora).

Es un árbol de hoja perenne que puede llegar a tener casi 20 m de altura, aunque su tamaño normal se queda en una decena de metros, con corteza gris-verdoso, longitudinalmente fisurada. Las hojas, alternas, con peciolo de 2-5cm y limbo generalmente glauco por el envés, estrechamente elípticos, ovados u obovados, de 8-20 por 5-12 cm, coriáceos, de color verde y escasamente pubescentes en la haz pero muy densamente por el envés que es de color marrón amarillento y donde resalta el nervio central; tiene base cuneiforme y ápice agudo, los márgenes enteros y más o menos ondulados. Las inflorescencias son panículas de 8-14 cm de largo con flores de 5-6mm con perianto densamente pubescente, de tubo muy corto y 6 tépalos oblongos de medio centímetro, los 3 exteriores más cortos. El fruto es una baya de color amarillo-verde o marrón rojizo, grande, generalmente en forma de pera, a veces ovoide o globoso, de 8-18 cm con epicarpio corchoso más o menos tuberculado, y mesocarpio carnoso y comestible. Este último rodea íntimamente una semilla globular de episperma (tegumento) papiráceo, sin endosperma, de unos 5-6cm.

Existen aproximadamente unas 400 variedades, por lo que podemos encontrar frutos de formas y pesos diferentes, que pueden llegar a un máximo de 2 kg.

 

Esta especie procede del centro sur de México y norte de Guatemala, se data en algún momento entre el año 7.000 y 5.000 A.C., varios milenios antes de que esta variedad silvestre fuera cultivada. Los arqueólogos encontraron semillas de persea en Perú que fueron enterradas con momias incas que datan hasta del año 750 A.C. y hay evidencias de que se cultivó en México tan temprano como en el 1.500 A.C. Después de la llegada de los españoles y de la conquista de América, la especie se diseminó a otros lugares del mundo (Téliz Ortiz, Mora Aguilera y Morales García en su libro “El Aguacate y su manejo integrado).

Antes de la llegada de los europeos se cultivaba desde el río Bravo (norte de México) hasta Guatemala.

Se divide en tres “razas”: mexicana, guatemalteca y antillana.

Los ejemplares de P. americana originados en las zonas altas del centro y este de México generan la Raza Mexicana. Los de las zonas altas de Guatemala generan la Raza Guatemalteca, y la Raza Antillana proviene de las primeras plantas encontradas en Las Antillas.

Estas tres razas de P. americana, desde la antigüedad se fueron mezclando naturalmente entre ellas por medio de su propio sistema de reproducción. El resultado de estas fusiones, producidas por medio de la polinización cruzada, dio origen a incontables variedades, híbridas naturales indefinidas. A partir de principios del siglo pasado (1900) se comenzaron a seleccionar ejemplares de Persea de excelentes atributos para ganar mercados consumidores, dando origen a los distintos cultivos que durante décadas lideraron los mercados mundiales. Todas estas nuevas variedades funcionaron bien hasta que en el año 1935 se patentó en Estados Unidos una nueva variedad llamada ‘Hass’, de progenitores desconocidos, originado en La Habrá, un lugar de California, donde el Sr. Rudolph Gay Hass la detectó entre los árboles de su huerto.

En toda América Latina, la palta forma parte de muchos de los platos tradicionales, especialmente en México donde se prepara el famoso guacamole. Es también este país el mayor productor a nivel mundial de paltas, que son solicitadas en todo el mundo por su sabor exótico y su textura cremosa. Este árbol sólo puede crecer adecuadamente en los climas cálidos y tropicales, actualmente se conocen más de una docena de variedades que crecen mayoritariamente en el continente americano. Se le conoce también por sus múltiples propiedades medicinales y estéticas, es reconocido como un alimento sano, alimenticio y digestivo.

Contiene una proporción muy escasa de agua (74,2%), para lo que suele ser habitual en los frutos frescos. Esto indica que se trata de un fruto concentrado, con una gran capacidad nutritiva y calórica.

Es muy rico en proteínas y contiene todos los aminoácidos esenciales, aunque su proporción no sea la óptima. A pesar de ello, sus proteínas son de gran valor; tanto en cantidad como en calidad.

Sus grasas están formadas por lípidos neutros o glicéridos, formados por la unión de una molécula de glicerina, con 1, 2 o 3 de ácidos grasos, llamándose mono, di triglicéridos respectivamente. Estos dos últimos son los más frecuentes, con diferencia notable respecto a los otros dos tipos de grasas. El ácido graso más abundante es el oleico (omega-9).

Encontramos en él fosfolípidos; es decir grasas que contienen fósforo en su molécula y que realizan importantes funciones en los tejidos del sistema nervioso. Por último, aunque en pequeñas cantidades, también podemos hallar ácidos grasos libres, es decir, no unidos a la glicerina. Como puede verse, sus grasas son de un elevado valor biológico, mayormente insaturadas y carentes de colesterol.

En cuanto a sus vitaminas, destacan la B6, B9, A y E; estas dos últimas potentes antioxidantes que previniendo el envejecimiento de las células.

Minerales: Calcio, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio, cobre, selenio, sodio y zinc los cuales contribuyen al buen funcionamiento del metabolismo celular y la circulación sanguínea.

Propiedades de la palta

La palta es un alimento que conserva en buen estado nuestro sistema nervioso. Contiene mucha piridoxina (vitamina B6), una vitamina que se encuentra en altas concentraciones en el cerebro y el líquido cefalorraquídeo.

Deficiencias pequeñas de piridoxina pueden manifestarse en forma de alteraciones del sistema nervioso, como ansiedad, depresión, insomnio, etc. La vitamina B6 también es fundamental para metabolizar las proteínas.

El aguacate o palta es muy rico en potasio, por lo que equilibra la ingestión de otros productos ricos en sodio y contribuye a un buen estado del sistema nervioso y vascular.

Por su alto contenido en fosfolípidos y lecitinas, éste es un alimento muy adecuado para estudiantes y personas con problemas de concentración, aprendizaje o pérdida de memoria.

Deberían comer palta aquellas personas con problemas de hiperactividad, estrés o mucho nerviosismo, ya que es un alimento que refuerza la salud y el funcionamiento cerebral.

Hay que destacar la importancia de las grasas como las que contiene la palta en la prevención o tratamiento de enfermedades como el Alzheimer, la depresión o la esclerosis múltiple.

La característica alimentaria principal de este fruto es que es rico en grasas. Algunas especies de palta llegan a contener hasta el 30%, pero que normalmente se mueven entre un 10 o 15%.

La ventaja de la palta es el tipo de grasas que contiene. Estas grasas son principalmente ácidos grasos monoinsaturados (fundamentalmente omega-9), por lo que tiene propiedades similares al aceite de oliva. Estas grasas nos pueden ayudar a contrarrestar los efectos perniciosos de las grasas saturadas contenidas en las grasas animales.

Se puede considerar un sustituto saludable de la grasa animal, se debería adquirir la costumbre de comer como fuente principal de grasa para aquellas personas que decidan adoptar un régimen vegetariano.

Enfermedades cardiovasculares: Resulta muy adecuado para evitar la formación de colesterol malo, reduciendo el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular, como infartos o hemorragias cerebrales.

Igualmente interesante en este sentido resulta su alto contenido en lecitina, necesaria en el metabolismo de las grasas y muy útil en la lucha contra el colesterol, para aumentar el colesterol bueno y en la prevención de la arteriosclerosis.

A sus propiedades debemos añadir su alto contenido en vitamina E y glutatión, potentes antioxidantes muy necesarios para el buen funcionamiento del corazón. Estas cualidades lo hacen un alimento indispensable en la dieta para la hipertensión y, en dosis moderadas, en la diabetes.

Entre los beneficios del omega-9 que contiene la palta tenemos sus efectos antiinflamatorios en el cuerpo. Deberían comer palta las mujeres que presenten problemas de dolor menstrual.

Su riqueza en cobre lo faculta en la dieta para aumentar la fertilidad.

Por su contenido en ácido fólico y proteínas es recomendado en mujeres embarazadas o durante la lactancia.

La palta es muy rica en vitamina D, necesaria para regular la absorción de calcio y fósforo en el cuerpo e impedir la fragilidad de los huesos y de los dientes. Comer este fruto puede resultar muy útil durante el crecimiento para conseguir unos huesos sanos y una talla correcta, evitando el raquitismo.

De igual manera puede ser muy conveniente en otras etapas de la vida cuando hace falta una aportación extra de estas vitaminas. Resulta así particularmente interesante durante la gestación y, especialmente, para evitar la aparición de la osteoporosis.

Además de sus grasas suavizantes para la piel, la palta presenta también cantidades considerables de magnesio, calcio y hierro, importantes para la salud general y del cabello, uñas y piel.

Acné: Por su riqueza en ácidos grasos esenciales, es conveniente para ayudar a cicatrizar las heridas de la piel, como granos, quemaduras solares, piel agrietada, etc.

Piel seca: Utilizado externamente, por su riqueza en vitaminas D y E que estimulan la formación de colágeno así como en saponinas, la palta constituye un buen bálsamo para la piel.

Un buen remedio barato para mantener una cara joven y sin arrugas consiste en realizar una mascarilla con pulpa de palta y mantenerla antes de dormirse durante media hora sobre el rostro. Este tratamiento es muy indicado en la menopausia, cuando pueden aparecer problemas de sequedad de piel. La palta es ideal para el tratamiento de las pieles normales o secas, pero no debería aplicarse sobre la piel grasa.

Enfermedades de la piel: Es una fruta muy adecuada en caso de lupus, dermatitis atópica o psoriasis.

La palta es una fruta energética, muy rica en minerales y vitaminas importantes para la anemia. Resulta adecuado en personas con anemia por falta de hierro ya que hace que estas personas se sientan con más energía y les aporta proteínas y hierro a la dieta.

Por su riqueza en cobre, la palta resulta ideal para aumentar la producción de glóbulos rojos. Estudios científicos han demostrado que altas dosis de palta ayudan a mejorar la anemia.

Las propiedades suavizantes para la piel que aporta la palta, por ejemplo, sobre la piel seca, también son adecuadas para el cuidado de afecciones digestivas.

Para el estómago: alivia el dolor por gastritis, acidez de estómago o úlceras digestivas. Se debe tener en cuenta que es muy rica en grasas, por lo que, en grandes cantidades (más de una pieza) puede tener efecto contrario y resultar indigesta o pesada para el estómago.

Diverticulitis: También será conveniente este alimento para aliviar las inflamaciones digestivas como divertículos.

Generalmente se come cruda en batidos de frutas (licuado de palta y banana), en ensalada con otras hortalizas, o en crema para untar sobre una rebanada de pan.

Este alimento se puede servir como entrada, o en meriendas saludables como fuente de energía para los deportistas y los más jóvenes.

Puede también utilizarse sustituyendo al aceite o a la mayonesa.

Una de las salsas más conocidas con palta es el guacamole.

Aunque sea un fruto, por su bajo contenido en azúcar, puede considerarse como una verdura, por lo que se puede utilizar cocinado y forma parte de muchas sopas, las que se realizan con agua caliente, sin hervir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s