POMELO

Los pomelos o toronjas son los frutos del pomelo. El nombre toronja proviene de la palabra árabe “turunǧah”, mientras que la palabra pomelo proviene de una antigua lengua India que significa limón pomposo.

Árbol perennifolio de la familia de las rutáceas de hasta 8 m de altura. Tallos erectos y ramas generalmente con espinas. Hojas ovadas, verde brillante, más oscuro por el haz, de hasta 15 cm de longitud, de pecíolo anchamente alado. Flores solitarias o en racimos, bastante grandes. Fruto en hesperidio de 10 a 15 cm de diámetro, de carne ácida y jugosa, más redondeado que la naranja, y con la piel amarillo claro, coriácea, lisa y moteada. La carne es jugosa y ácida. Aunque las variedades primitivas presentan muchas semillas, las que se venden en la actualidad presentan pocas o prácticamente ninguna.

Dentro de la familia de las rutáceas las plantas más conocidas son los cítricos, especies que están incluidas en el género citrus al cual pertenecen los pomelos (Citrus paradisi).

La opinión más generalizada es que se trata de un fruto híbrido que se formó mediante el cruce entre el naranjo (Citrus sinensis) y la cimboa (Citrus máxima), una especie de limón más antiguo y con unas dimensiones monstruosas ya que puede llegar a pesar 10 kg, siendo su peso medio de unos 4,5 kilogramos. James MacFayden, en su libro Flora de Jamaica, lo consideró una especie diferente de la cimboa por primera vez en el año 1837.

El origen del pomelo se centra en las Indias Orientales y en la Polinesia, tal como ha sido reportado por numerosos escritores y botánicos de principios del siglo XIX en lugares como Jamaica, las Bahamas o Tahití. A partir de estas zonas se ha ido extendiendo a muchos lugares de clima cálido como el Sur de los Estados Unidos (Florida, Texas y California), Brasil, Israel, México, Argentina, Grecia, España, Sudáfrica, etc.

Su cultivo precisa un clima adecuado, siendo el mejor el subtropical, cuyas temperaturas cálidas consiguen que el árbol produzca frutos que maduran con una mayor rapidez, entre 6 o 7 meses y presentan una piel más fina y una pulpa menos ácida. En lugares no tan cálidos, los frutos necesitan más de un año para madurar y desarrollan pieles más gruesas y una pulpa con un nivel superior de acidez. Prefieren los terrenos ligeramente ácidos.

Aunque la variedad más común presenta la pulpa de color verdoso amarillento, existen otras variedades que tienen la carne de color rosado, rojo o blanco y con diferentes grados de acidez y de dulzura.

El pomelo puede poseer hasta 5 veces más de vitamina C que otros frutos como el limón, la naranja o el tomate, y para aprovechar al máximo sus nutrientes es necesario comer el fruto bien maduro.

Usos del pomelo

Fundamentalmente los pomelos se cultivan para el consumo de sus frutos. Estos se pueden comer directamente, siempre que se endulcen con miel o con azúcar para neutralizar su grado elevado de acidez. Más habitual resulta consumir el jugo de su pulpa exprimida, especialmente potenciado para la “dieta del limón”, realizada con fines diuréticos, remineralizantes y en regímenes de adelgazamiento. Además de estos usos alimentarios, pueden utilizarse numerosos productos confeccionados con esta fruta como, el vinagre de pomelo, los jarabes o las mermeladas.

La industria de la alimentación también aprovecha su riqueza en fibras solubles, pectina, el ácido cítrico y la vitamina C como espesantes y conservantes. De la piel se obtienen aceites que son utilizados como aromatizantes, de la piel interior y de la pulpa sin jugo se extrae la naringina, un flavonoide con sabor amargo muy utilizado para aromatizar bebidas tónicas amargas (“bitter”), dulces, helados, productos de panadería, etc. Últimamente se está usando para evitar que los aceites vegetales se enrancien.

En la alimentación animal, los desechos del pomelo, una vez convertidas en melazas, se utilizan como ingrediente en la fabricación de los forrajes. Las pieles, una vez purificadas, pueden alimentar el ganado.

De las semillas se obtiene aceite vegetal que debe ser refinado para convertirse en un aceite de alta calidad, muy parecido al aceite de oliva y, al igual que este, muy recomendable en la alimentación humana. También hay que mencionar el extracto de semilla de pomelo, un producto con amplias propiedades bacterianas, fungicidas y antiparasitarias que se utiliza ampliamente en medicina natural.

El pomelo tiene por cada cien gramos, noventa gramos de agua, no llega a un gramo de proteínas, unos cinco gramos de hidratos de carbono, no llega a uno de fibra. Esta fruta contiene 22 kilocalorías por cada 100 gramos, es muy rico en vitamina C sobretodo, pero también contiene otras vitaminas como: B1, B2, y algunos minerales como calcio, fósforo, potasio, magnesio, azufre, cloro, hierro, cobre o manganeso.

La mayor parte de sus propiedades dietoterápicas son atribuibles a los componentes no nutritivos del fruto:

Pectina: Es un tipo de fibra vegetal soluble que se encuentra en su pulpa y en la capa blanquecina que se encuentra debajo de la corteza. Destacando sus propiedades anticolesterolémicas y protectoras de las arterias.

Flavonoides: de propiedades fluidificantes de la sangre, antioxidantes y anticancerígenas.

Carotenoides: En este caso los pomelos de pulpa roja constituyen una excelente fuente de beta-caroteno, el precursor de la vitamina A.

Limonoides: Son terpenoides que constituyen la esencia de los cítricos. El pomelo es especialmente rico en uno de ellos, el limoneno, al que se debe su sabor amargo y una buena parte de su probada acción anticancerígena.

Propiedades alimentarias del pomelo

Los pomelos son muy ricos en vitamina C. La vitamina C constituye ante todo un antioxidante, muy poderoso, por lo que es capaz de neutralizar la oxidación que producen los radicales libres en nuestro organismo. Además de la vitamina C, el pomelo cuenta con muchos principios depurativos que convierten a este fruto en una medicina natural contra multitud de enfermedades corporales, especialmente aquellas que se producen como consecuencia de la degradación del organismo sometido a la influencia de los factores externos e internos negativos. Entre estas enfermedades podríamos mencionar el cáncer, la degeneración macular, las enfermedades del aparato circulatorio, el envejecimiento prematuro, etc.).

La ventaja de los pomelos y de otros cítricos es que la vitamina C está acompañada de casi 40 principios antioxidantes capaces de conservar esta vitamina tan importante y permitir que el organismo la aproveche muy bien. Entre todos ellos, por ejemplo, el pomelo es rico en naringenina y en hesperidina, dos bioflavonoides cuya influencia en la prevención del desarrollo de células cancerosas ha sido ampliamente demostrada. La rutina, la hesperidina y la quercetina son bioflavonoides capaces de incrementar la elasticidad de las arterias favoreciendo la circulación sanguínea y previniendo la aparición de enfermedades circulatorias como los infartos de miocardio, las várices o las hemorroides. Además de estos antioxidantes tan conocidos podríamos añadir el canfeno, la luteína, el selenio, el triptófano, los betacarotenos que se trasforman en vitamina A, que resulta tan importante para la salud de la vista, o del cabello. No menos conocido resulta el licopeno, otro antioxidante flavonoide muy reconocido.

Han sido precisamente estas propiedades antioxidantes las que han llevado a utilizar el jugo de pomelo como un recurso natural muy utilizado para curas depurativas con el objetivo de “purificar el organismo” y “rebajar peso. “La dieta del Pomelo” se puso de moda en los años 1970, hasta el punto que, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el consumo de pomelos en Nueva York en 1983 alcanzó el quinto lugar en el ranking de las frutas frescas más compradas después de las papas, las lechugas, las naranjas y las manzanas.

Un remedio natural contra los síntomas del resfrío y de la gripe.

Los pomelos, al igual que los limones o las naranjas se han utilizado tradicionalmente para combatir la gripe o el resfrío. Se sabe actualmente que la vitamina C no es capaz de prevenir el resfrío o evitar la gripe, aunque sí que es cierto que esta vitamina disminuye los síntomas de estas enfermedades y ayuda a que la persona enferma se cure con mayor rapidez.

El pomelo es un alimento muy ligero como consecuencia de su baja cantidad en carbohidratos y grasa. Además de su bajo poder calórico, hay que tener en cuenta que este fruto tiene propiedades diuréticas muy destacadas, capaces de incrementar la eliminación de líquidos del organismo. Su alto contenido en potasio, magnesio y calcio y su bajo contenido en sodio favorecen la diuresis. Otros elementos que incrementan el metabolismo corporal y le ayudan a eliminar líquidos son el ácido cafeico, la asparagina y la cafeína.

El uso habitual del pomelo en la alimentación favorecerá a las personas con gota, hipertensión, ácido úrico, artritis, obesidad o retención de líquidos. Este mismo principio diurético puede constituir un remedio para evitar la formación de piedras en el riñón aunque puede resultar desaconsejado con personas con cistitis o insuficiencia renal dado que, al sobreestimular la expulsión de orina, podría empeorar su condición.

Los pomelos contienen cantidades elevadas de ácido fólico (vitamina B9). Se sabe la importancia que esta vitamina tiene en el correcto desarrollo de feto. Son muchas las madres que, ante la carencia de esta vitamina, deben tomar suplementos para impedir malas formaciones del tubo neural. Tomar jugos de pomelo o añadir esta fruta a las ensaladas ayudará a las embarazadas a prevenir este riesgo o constituirá una alternativa al uso de suplementos.

El ácido fólico resulta igualmente importante para la síntesis del ADN o ácido desoxirribonucleico, ácido que conforma los genes, por lo que un correcto crecimiento y reproducción celular necesitará la presencia de esta vitamina.

No hemos de olvidar la función que el ácido fólico desempeña en el metabolismo de las proteínas y en la formación de los glóbulos rojos. Consumir este fruto ayudará a prevenir la aparición de la anemia ferropénica, anemia que se produce porque los bajos niveles de hierro impiden la fabricación adecuada de los glóbulos rojos necesarios para la transmisión necesaria del oxígeno a las células.

Los pomelos poseen propiedades coleréticas, es decir estimulan la producción de la bilis por parte del hígado. Al mismo tiempo, es un colagogo importante, es decir posee propiedades que estimulan la liberación de la bilis almacenada en la vesícula biliar. Todo ello favorece la digestión en aquellas personas con “estómagos perezosos”. Sin embargo, la sobreestimulación de los jugos digestivos no resulta demasiado adecuada en personas con estómagos delicados, con enfermos de úlcera, gastritis o con el estómago demasiado ácido.

Propiedades medicinales del pomelo

Uso interno

Muy rico en vitamina C, por lo que tiene estupendas propiedades antiescorbúticas. El contenido en vitamina C del pomelo es algo menor que el que posee la naranja, sin embargo, una dosis aproximada de 3/4 partes de un vaso diario puede suplir las necesidades diarias de esta vitamina en el organismo.

Disminuye el nivel de colesterol y ayuda a prevenir y remediar la arteriosclerosis. Existen estudios que han demostrado que la ingestión del fruto del pomelo, cuando no se rechaza la pulpa, es capaz de disminuir el colesterol y, sobre todo, equilibrar el “colesterol bueno, HDL” frente al “colesterol malo, LDL”. Igualmente se ha comprobado que comer la fruta entera puede ayudar a disolver las placas de las arterias, por lo que ayuda a prevenir la arteriosclerosis o puede mejorarla, siendo así una buena ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Para que se produzcan estos efectos se debe comer la pulpa del pomelo y, sobre todo, la parte blanca que une la pulpa con la corteza, porque es en estas partes del fruto donde se encuentra la pectina, muy rica en ácido galacturónico, que parece ser el responsable final de estas propiedades. El jugo de pomelo contiene muy poca pectina y no produce este efecto. Se ha comprobado también que las variedades rojizas de pomelo son las que disminuyen el colesterol con mayor eficacia.

Tiene propiedades depurativas, por lo que resulta un excelente remedio contra el reumatismo, la gota y la uremia. En general estos frutos, como en el resto de cítricos, además de los azúcares glucosa y fructosa, son muy ricos en ácidos (cítrico, galacturónico, fórmico y málico) que en forma libre o formando sales, acidifican el organismo y contribuyen a eliminar grasas del cuerpo, de ahí su poder diurético y depurativo.

La ingestión de pomelo de una manera habitual, al igual que la ingestión de naranjas, limones u otros cítricos, puede protegernos contra el desarrollo de tumores cancerosos, especialmente el de estómago y el de páncreas. Estudios comparativos llevados a cabo en Japón y en Suecia, han demostrado que la frecuencia de este tipo de cánceres es mucho menor en aquellas poblaciones que comen cítricos habitualmente.

El tipo de azúcares que contiene lo hace muy adecuado para los diabéticos.

Tiene propiedades digestivas, hepáticas y tónicas.

Uso externo

En uso externo es un buen astringente, curando afecciones de la piel como erupciones, piel demasiado grasa o granos. (Aplicar jugo de pomelo sobre la piel).

Extracto de semillas de Pomelo

El extracto de las semillas de pomelo es una sustancia líquida extraída del fruto y las semillas de pomelo. El extracto de semilla de pomelo se documentó por primera vez por sus usos medicinales en 1972 por el Dr. Jacob Harich, un físico que se percató de su uso tradicional como desinfectante en multitud de países. Muchas sociedades tradicionales, como América del Sur, Europa o Asia han utilizado este extracto para limpiar la piel y el cabello. Estas sociedades también valoraban el extracto como un poderoso anti-viral y antibacterial.

El extracto de semillas de pomelo es eficaz para combatir unos 800 tipos de bacterias y virus, así como un centenar de hongos además de un gran número de parásitos unicelulares.

SIN efectos secundarios, ya que para ser tóxico se necesitaría ingerir 4.000 veces la dosis terapéutica.

Además es hipoalergénico, salvo para personas alérgicas a los jugos de frutas, y aumenta notablemente las defensas del sistema inmunitario. Incluso preserva la flora bacteriana ya que elimina las levaduras responsables de la fermentación y otros agentes patógenos. Los fenoles del extracto de semillas de pomelo también ayudan a mantener y mejorar la función del sistema inmune.

El extracto de semillas de pomelo está lleno de bioflavonoides y vitamina C y E, que se usan para reducir el efecto de los peligrosos radicales libres y mejorar el funcionamiento metabólico. Según la Fundación George Mateljan para los alimentos más saludables del mundo, “los alimentos ricos en vitamina C como el pomelo ayudan a reducir los síntomas del resfrío o la gravedad de sus síntomas; más de 20 estudios científicos han sugerido que la vitamina C combate a los resfríos”.

El extracto de semillas de pomelo también se usa para alcalinizar el cuerpo (elevar el nivel del pH), un componente clave en la restauración de la salud que puede evitar las enfermedades degenerativas, según el Departamento de psicología de la salud de la Universidad de Vanderbilt.

El análisis químico del extracto de semilla de pomelo muestra constituyentes adicionales antioxidantes como la vitamina C, esteroles, tocoferoles, ácido cítrico, limonoides, y otros minerales. Tal vez lo más interesante en lo que se refiere a las prestaciones de este maravilloso extracto son sus propiedades anticancerígenas. Los estudios realizados sobre los compuestos en las semillas y la pulpa del extracto de semilla de pomelo encontraron que estos agentes bioactivos pueden ser capaces de inhibir la aparición de cáncer de colon. Un reciente estudio realizado por microbiólogos de la Universidad de Georgia encontró que el extracto de semilla de pomelo es un desinfectante muy eficaz y no tóxico. El mismo estudio demuestra un “amplio espectro de actividad”, incluyendo capacidades antivirales, antimicóticos y antiprotozoaria contra muchas bacterias y virus, incluyendo el E. coli.

Propiedades medicinales

El extracto de semilla de pomelo se relaciona con los beneficios potenciales para la salud, a continuación se detallan algunos:

Poderoso antiséptico natural.

Agente antiviral y antihongos.

Propiedades anticancerígenas.

Promueve la curación de heridas y cicatrices.

Posible reductor del colesterol debido a la presencia de la naringina.

Excelente remedio para las infecciones en las uñas de los pies por hongos.

El tratamiento para los senos, uso vaginal y las infecciones tópicas de la piel.

Eficaces formas para la prevención de la Candidiasis y otras infecciones.

Inhibe la formación de organismos nocivos intestinales, incluyendo la giardiasis, sin reducir los niveles de la flora intestinal sana.

Actúa como un conservante natural para los cosméticos.

Puede ser reemplazar al cloro en las piscinas, baños públicos y centros de tratamientos de aguas residuales, y también se utiliza en general como mecanismo purificador de agua.

Es uno de los alimentos más alcalinos del mundo, ayuda a estabilizar los niveles de pH ácido, un componente central para el rejuvenecimiento de la salud.

Gran refuerzo en general del sistema inmunológico.

También es un extracto excelente para tener a mano durante el viaje al extranjero, ya que actúa como un antiséptico natural y un mecanismo eficaz de prevención de las enfermedades transmitidas por los alimentos que causan la diarrea y la disentería.

Es útil para nuestras mascotas, y se puede aplicar en infecciones internas y externas de la piel, incluyendo las pulgas.

Puede ser utilizado para eliminar los hongos y el moho de todo tipo de herramientas, además limpia las superficies e incluso disuelto en jabones anti-microbianos y virales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s