REPOLLITO DE BRUSELAS

Los repollitos de Bruselas (Brassica oleracea var. gemmifera) son variedades de coles pertenecientes a la familia de las crucíferas, donde estarían incluidas otros tipos de coles, como el repollo, la coliflor, el colinabo, etc. u otro tipo de plantas comestibles muy importante como los rabanitos.

Aparece como planta cultivada en muchos lugares del mundo durante la época de invierno. Como se trata de una variedad de col, se parece en sus primeros estadios de cultivo al repollo, si bien, a medida que crece, va diferenciándose de este por la aparición de una espiga central que puede llegar a medir cerca de 1 m de altura donde se encuentran lo que normalmente conocemos como repollitos de Bruselas, pero que, en realidad, son un conjunto de yemas.

Esta planta, tal como se la conoce hoy es relativamente reciente, ya aparecen descripciones de la misma en épocas tan tempranas como el siglo XIII en la zona de lo que ahora es Bélgica. La primera referencia escrita data del año 1587, pero solo a lo largo del siglo XVII ganaron cierta popularidad en la región sur de los Países Bajos y de alguna manera comenzó su dispersión a partir de esa época en los países fríos del norte de Europa.

Otros investigadores marcan el origen de lo que hoy es conocido como repollito de Bruselas a inicios del Siglo XIX, cuando ya era un cultivo bien difundido y apreciado, siendo identificada la planta con la región de los alrededores de Bruselas, y siendo conocida con el nombre vulgar de “Choux de Bruxelles”, su cultivo fue extendiéndose rápidamente por otras zonas, fundamentalmente del norte europeo.

La planta contiene múltiples cantidades de vitaminas y sales minerales, como por ejemplo vitamina C, vitamina B-Compleja, betacaroteno, ácido fólico y calcio, potasio así como hierro, suelen ser incluidas en las dietas con alto contenido de sales minerales y fibra.

Propiedades del repollito de Bruselas

Estos prodigiosos y diminutos repollitos de Bruselas son muy ricos en vitaminas y minerales, especialmente vitamina C, uno de los compuestos antioxidantes más conocido por sus grandes beneficios saludables, principalmente su capacidad para estimular naturalmente las defensas orgánicas. Una taza de repollitos de Bruselas contiene aproximadamente la misma cantidad de vitamina C que una naranja.

Sin embargo uno de sus beneficios más destacados y por el cual se lo considera un súper alimento es por su potencial para luchar contra el cáncer, gracias a su contenido en glucosinolatos, sustancias que las enzimas en nuestras células utilizan para combatir los radicales libres, moléculas dañinas para el organismo que llegan hasta el ADN celular y lo perjudican, desencadenando enfermedades tan graves como el cáncer. Estas sustancias también ayudan a proteger el revestimiento mucoso del estómago contra intrusos no deseados, como el helicobacter pylori o la bacteria capaz de generar úlceras estomacales o cáncer.

Se ha comprobado la importancia que tienen todas las coles en impedir la aparición de los tumores cancerosos. De entre todas ellas, los repollitos de Bruselas constituyen los alimentos más adecuados para que no se desarrollen cánceres en el aparato digestivo. Se ha comprobado que aquellas personas que comen habitualmente este alimento presentan los índices más bajos de esta enfermedad. Esto se ha constatado en poblaciones como la de Noruega, donde habitualmente hacen uso de este alimento. La razón de todo ello hay que atribuirla a la presencia de una serie de elementos anticancerosos: los carotenoides, la clorofila y los glucosinolatos. Todos ellos son potentes antioxidantes que estimulan las enzimas en el hígado, neutralizando los poderes cancerosos de las aflatoxinas. Con ello impiden la aparición de tumores en el colon, estómago y vejiga urinaria.

Beneficios cardiovasculares: Contienen otro compuesto llamado “sulforafano isotiocionato”, cuya capacidad antinflamatoria natural es de gran alcance y ejercen beneficios saludables a nivel cardiaco, pero además puede prevenir e incluso ayudar a revertir daños vasculares, ya que mediante la regulación de los procesos inflamatorios los repollitos de Bruselas luchan contra la aparición de ataques al corazón, la enfermedad isquémica cardiaca, la arteriosclerosis y bajar el colesterol.

Una taza de repollitos de Bruselas contiene cuatro gramos de fibra dietética, la cual favorece los procesos digestivos, a la vez que disminuye los niveles de colesterol y regula el peso corporal al brindar una sensación de saciedad por más tiempo, alejando el hambre, lo que se traducirá en un beneficio saludable tanto para controlar como bajar el peso corporal.

La fibra dietética contenida en los repollitos de Bruselas puede prevenir el estreñimiento, mantener bajos los niveles de azúcar en la sangre, por lo cual sus beneficios se extienden a la prevención o control de la diabetes.

Es bastante rico en vitamina A que resulta muy imprescindible para una buena visión, llegando a producir ceguera cuando las deficiencias en esta vitamina son muy importantes. También juega un papel importante en la salud de la piel y de las membranas del aparato respiratorio, así como en el crecimiento de los huesos. Sin llegar a los niveles que poseen las zanahorias, y sobre todo las espinacas, los repollitos de Bruselas pueden ser otra alternativa para adquirir esta saludable vitamina.

Contienen mucha vitamina C, más que las naranjas o los limones, aunque inferior a los morrones o las espinacas, Es igualmente importante esta vitamina para la adecuada absorción del hierro, del calcio o de otros aminoácidos. De igual manera ayuda en la curación de las heridas.

Su deficiencia provoca una debilidad general en el organismo, manifestada en síntomas como cabello frágil, encías que sangran, heridas que no cicatrizan, pérdida del apetito etc. Es especialmente interesante comer este fruto en épocas de convalecencia, después de haber pasado alguna enfermedad porque ayuda a incrementar las defensas.

Es un alimento muy adecuado para los que sufran retención de líquidos, por lo que deberán comerlo habitualmente los obesos o artríticos o quienes pretendan rebajar peso. Su riqueza en potasio interviene en la eliminación de líquidos corporales y en otros procesos muy interesantes como la calcificación ósea, el buen funcionamiento del corazón, del sistema nervioso o la construcción de la masa muscular.

Los repollitos de Bruselas contienen mucho ácido fólico (folato). Un plato de estas hortalizas garantiza prácticamente las necesidades diarias de este elemento que se cifra en 200 microgramos, por ello, resultan muy adecuadas para el embarazo, dado que este elemento es necesario para que el parto se lleve a delante con normalidad.

Interviene en la formación de los huesos. Necesario para la formación de los glóbulos rojos en combinación con la vitamina B12 y las células del organismo en general.

Estudios recientes han relacionado la ingestión de este componente con una menor incidencia de enfermedades cardíacas o cáncer, especialmente el de colon.

Parece ser que la depresión se encuentra bastante relacionada con tasas bajas de este elemento.

Otras propiedades serían: antigotoso, dado que facilita la expulsión del ácido úrico a través de la orina (uricosúrico) e inmunoestimulante, al aumentar las defensas naturales y protegernos contra las enfermedades infecciosas.

Contraindicaciones de repollitos de Bruselas

A pesar de sus beneficiosas propiedades, deberían reducir su ingestión aquellas personas que tengan tendencia a sufrir de problemas de malas digestiones o de meteorismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s