VITAMINA A

La vitamina A o retinol, pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles (soluble en grasa) y es esencial para el organismo.

Esta vitamina está presente en los alimentos de origen animal en forma de vitamina A pre-formada y se la llama retinol mientras que en los vegetales aparece como provitamina A, también conocido como carotenos (o carotenoides), entre los que se destaca el betacaroteno. Los betacarotenos son pigmentos naturales que se pueden encontrar en frutas y hortalizas de color rojo, naranja y amarillo, o también en vegetales verdes oscuros. El betacaroteno es una forma química requerida por el cuerpo para la formación de la vitamina-A.  Aproximadamente el 80 y 90 % de los ésteres de Retinol se absorben mientras que los betacarotenos lo hacen entre un 40 a 60 %. La mayor parte de la vitamina A, casi el 90% se almacena en el hígado, siendo el resto depositado en los pulmones, riñones y grasa corporal.

Alimentos ricos en vitamina A:

Quesos: Camembert, Limburgo. Cheddar.  Emmental.

Grasas: Aceite de hígado de bacalao. Mantequilla.

Pescados de río: Anguila.

Pescados en conserva: Atún en aceite. Anguila ahumada.

Aves: Pollo.

Aceites: Aceite de hígado de pescado.

Frutas y Plantas: Achicoria. Ají. Durazno en almíbar. Batata. Berros. Brócoli. Calabaza. Caqui. Repollo. Coles de Bruselas. Damasco. Durazno. Diente de león. Endivias. Espárrago. Espinacas. Frutas de pepitas. Guisantes. Lechuga. Maíz dulce. Mandarinas. Mango. Melón verde. Melón amarillo (pulpa). Papaya. Perejil. Morrón verde. Puerro.  Radiccio. Tomate. Zanahoria. Zapallo.

Hortalizas: En todos los vegetales amarillos a rojos o verdes oscuros.

Huevos: Yema.

Lácteos: Leche y derivados.

Estas son algunas de las funciones más importantes que realiza en el organismo:

  • En el Sistema óseo: Resulta necesaria para el crecimiento y desarrollo de huesos así como la dentición.
  • Para el desarrollo celular: Resulta esencial para el crecimiento, mantenimiento y reparación de las células de las mucosas, epitelios, piel, visión, uñas, cabello y esmalte de dientes.
  • En el Sistema inmune: Contribuye en la prevención de enfermedades infecciosas, especialmente del aparato respiratorio creando barreras protectoras contra diferentes microorganismos. Estimula las funciones inmunes, entre ellas la respuesta de los anticuerpos y la actividad de varias células producidas por la medula ósea que interviene en la defensa del organismo como fagocitos y linfocitos. Por ello promueve la reparación de tejidos infectados y aumenta la resistencia a la infección.
  • En el Sistema reproductivo: Participa en la función normal de reproducción, contribuyendo a la producción de esperma como así también al ciclo normal reproductivo femenino. Debido a su rol vital en el desarrollo celular, la vitamina A ayuda a que los cambios que se producen en las células y tejidos durante el desarrollo del feto se desarrollen normalmente.
  • En la Vista: Su labor es fundamental para la visión, ya que el Retinol contribuye a mejorar la visión nocturna, previniendo de ciertas alteraciones visuales como cataratas, glaucoma, pérdida de visión, ceguera crepuscular, también ayuda a combatir infecciones bacterianas como conjuntivitis.
  • Tiene un carácter antioxidante: Ya previene el envejecimiento celular y la aparición de cáncer, al ser un antioxidante natural que elimina los radicales libres y protege al ADN de su acción mutagénica.

La carencia de vitamina A, trae aparejado diversas consecuencias entra las que se destacan:

  • Alteraciones oculares: Su déficit puede ocasionar ceguera crepuscular, es decir disminuye la agudeza visual al anochecer, sensibilidad extrema a la luz como así también resecamiento, opacidad de la córnea con presencia de úlceras, llamado xeroftalmia, la cual puede conducir a la ceguera.
  • Inmunidad reducida (defensas bajas): Aumenta la susceptibilidad a infecciones bacterianas, parasitarias o virales ya que la vitamina A contribuye al mantenimiento de la integridad de las mucosas. Al carecer de ella desaparece la barrera contra las infecciones. Las células del sistema inmunitario también se ven afectadas, lo cual puede llevar a un aumento de células pre-cancerosas de los tejidos epiteliales de boca, garganta y pulmones.
  • Alteraciones óseas: Su déficit inhibe el crecimiento, pudiendo dar lugar a malformaciones esqueléticas y aumentando la probabilidad de padecer dolencias en articulaciones, debido a que obstaculiza la regeneración ósea. Esta situación se extiende también a la dentición pudiendo verse su desarrollo, ralentizado.
  • Alteraciones cutáneas: Su falta provoca una hiperqueratinización, es decir la piel se vuelve áspera, seca, con escamas (piel de gallina, piel de sapo), el cabello se torna quebradizo y seco al igual que las uñas.
  • Otros: Cansancio general y pérdida de apetito, pérdida de peso, alteración de la audición, gusto y olfato, alteraciones reproductivas, diarreas, pérdida de vitamina C y cálculos renales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s