ACHICORIA

La achicoria, Cichorium intybus, también conocida como radicheta o almirón, es una planta medicinal la cual se puede encontrar fácilmente en una gran variedad de climas.  En ocasiones se le llega a llamar diente de león, nombre de una planta de características similares, la Taraxacum officinale, de aspecto y usos medicinales semejantes.

El género Cichorium está compuesto por ocho especies vegetales entre las que destacan la endivia y la escarola (variedades de la especie C. endivia), la especie tipo del género es la achicoria, descrita ya por Linneo en 1753. Aunque con distintas nomenclaturas ha recibido otros nombres en la actualidad se mantiene el primero que se le dio y no se consideran las diferentes subespecies o variedades que se han propuesto con la excepción de la variedad italiana Radicchio (Cichorium intybus var. foliosum), de hojas moradas y de alto interés culinario en ensaladas.

La planta es originaria de Europa, África y Asia, aunque fue introducida a América durante la época de la colonia.

Se ha cultivado desde hace 5.000 años por los egipcios como una planta medicinal. Tradicionalmente, el jugo de achicoria se ha usado como parte de un remedio para los dolores de cabeza. Los romanos la usaban como vegetal o en las ensaladas. La raíz se molía y usaba como un sustituto del café libre de cafeína.

Desde la Edad Media la achicoria se emplea en terapéutica. En las leyes agrarias dictadas por Carlomagno aparece con el nombre de solsequim. Paracelso la recomendaba en emplastos para las irritaciones de la piel, y en infusión para tratar enfermedades del sistema digestivo y del hígado, y como estimulante de la bilis.

Desde el Siglo XVII la infusión de su raíz tostada se utiliza como sucedáneo del café o como adulterante de éste último, un uso particularmente frecuente en las ocasiones en que las restricciones al transporte impidieron la importación de productos tropicales y que llevó a la expansión de su cultivo durante las Guerras Napoleónicas. Como vegetal de ensalada su uso se remonta sólo al Siglo XIX, pues el marcado sabor amargo de la intibina que contiene hace que las hojas maduras no sean por lo general aptas para el consumo.

Hoy en día es una planta que se puede cultivar prácticamente en cualquier lugar del mundo en donde las condiciones sean las adecuadas.

Debido a sus usos gastronómicos y medicinales existen grandes centros de cultivo de la achicoria: al este de China, en el centro de España, al Norte de Italia y en la costa este de Estados Unidos, aunque también se cultiva por toda Europa, en la India y al Norte de México.

La achicoria puede alcanzar alturas de hasta un metro, se caracteriza por tener vellosidades blanquecinas en todo el tallo. Posee raíces profundas y gruesas las cuales se pueden llegar a extender a profundidades cercanas al metro. La planta posee flores colores azules y morados intensos, en ocasiones pueden tornarse colores blanco o rosa. Las flores de esta planta sólo se abren de forma completa en los días soleados.

Son frutos pequeños de forma poligonal la cual posee una corona (vilano). Después de la floración se suele colectar la raíz de la planta.

Diversidad y tipos

La achicoria es una planta medicinal de la que se usan los tallos, las hojas, las cabezuelas (inflorescencias) y las raíces. Atendiendo a su uso, sea medicinal o culinario, la achicoria se puede clasificar en dos grupos:

Achicoria de raíz, la cual se comenzó a utilizar su raíz, tostada y pulverizada, como un sucedáneo del café, llamado café de achicoria. También se empleaba como planta forrajera.

Achicoria de ensalada, es la que se consume principalmente como verdura. Dentro de este grupo se incluyen las especies conocidas como pan de azúcar, achicoria de hojas, cicorino, endivia y radicchio.

Comer achicoria ayudará a mineralizar y vitaminizar el organismo. La achicoria es muy rica en potasio, contiene bastante calcio, magnesio y fósforo.

En cuanto vitaminas, destaca su contenido en vitamina A, y vitaminas del grupo B, especialmente ácido fólico (B9), ácido pantoténico (B5), niacina (B3) y riboflavina (B2).

Propiedades alimentarias de la achicoria

Las vitaminas del grupo B nos ayudarán a mantener nuestro sistema nervioso en buen estado. El ácido fólico resulta especialmente interesante para mujeres embarazadas. Su ingestión previene la formación de anomalías en el feto.

El contenido en vitaminas y minerales de la achicoria blanqueada es muy inferior al contenido de las achicorias verdes.

La riqueza de la achicoria en fibra soluble garantiza un buen estado de los intestinos, previene la formación de flatulencias y ayuda a expulsar las heces, previniendo el estreñimiento. Es muy importante la función de este tipo de fibra en el control del colesterol así como en la eliminación de toxinas del organismo.

Un alimento con propiedades amargas muy interesantes: La achicoria pertenece al grupo de los alimentos amargos. De hecho es el alimento que contiene más principios amargos. Otros alimentos con principios amargos muy conocidos son los alcauciles y las endivias.

Las propiedades de los amargos han sido ampliamente reconocidas. Entre ellas las más importantes son la capacidad para abrir el apetito y favorecer la digestión al estimular los jugos gástricos y estomacales, previniendo anomalías como gases o estreñimiento.

Los amargos favorecen un mejor metabolismo de los alimentos por lo que, además de evitar problemas de indigestión, contribuyen a “quemar” mejor los alimentos y previenen problemas metabólicos como la obesidad. Los amargos ayudan a asimilar mejor las vitaminas liposolubles (vitamina A, Vitamina E, Vitamina D y vitamina K) llevando al organismo a un mayor sentimiento de vigor y plenitud.

La achicoria es muy buena para las dietas de adelgazamiento: Con un 94 % de agua, la achicoria blanqueada aporta solamente 17 kcal por cada 100gr, las hojas verdes 23 Kcal. Además, su elevado contenido en potasio y su bajo contenido en sodio, junto con otros componentes como el calcio, el magnesio o la apigenina, la convierten en un diurético ideal para eliminar líquidos sobrantes.

Por este motivo la achicoria se recomienda como alimento para las dietas para adelgazar.

La achicoria es muy buena para eliminar líquidos: Las propiedades diuréticas de la achicoria no solamente son adecuadas para el tratamiento de la obesidad o el sobrepeso. La eliminación de líquidos es muy importante en una serie de patologías en las cuales un aumento de la producción de orina puede mejorar los síntomas relacionados con estas enfermedades, la retención de líquidos o la hipertensión.

La achicoria posee propiedades antioxidantes: Entre los principales componentes antioxidantes se encuentra la vitamina A, que la achicoria posee en forma de betacaroteno. Si queremos ser justos hemos de admitir que el contenido en esta vitamina depende del tipo de hoja que escojamos. La achicoria de hoja verde o rojiza es muy rica esta vitamina (4000 UI) mientras que la blanqueada posee muy poca (29 UI).

Es mejor, por lo tanto, escoger las achicorias de hojas no blanqueadas si deseamos obtener todos los beneficios de la vitamina A. Debemos recordar la importancia de esta vitamina en la prevención de enfermedades de la vista, tales como la ceguera nocturna, las cataratas, el glaucoma. No menos importante resulta esta vitamina en el fortalecimiento del sistema inmunitario, en la prevención del cáncer o en el buen estado de la piel y de la audición.

La achicoria posee en total casi 30 componentes antioxidantes, los cuales en conjunto le otorgan un papel antioxidante bastante destacado. Entre estos tenemos, además de los betacarotenos, flavonoides como la quercetina o rutina; vitamina C o riboflavina; ácidos, como el cafeico, clorogénico, etc.

Propiedades medicinales de la achicoria

Uso interno

Aparato digestivo: La achicoria, por su contenido en inulina (La inulina reduce los niveles de azúcar en la sangre, previniendo la diabetes y constituyendo un excelente tratamiento alternativo una vez contraída la dolencia), lactucina y lactucoprinna, constituye uno de los principales tónico-amargos dentro del conjunto de plantas medicinales, por lo tanto influye en la mayoría de los órganos del aparato digestivo al propiciar su estimulación. En este sentido influye positivamente en los siguientes:

Estómago: La achicoria es un tónico estomacal muy apropiado que estimula la producción de jugos gástricos por lo que favorece la digestión y abre el apetito, resultando adecuada en casos de inapetencia o anorexia.

(Decocción de 30 gr. de raíces secas trituradas por litro de agua. Una taza pequeña antes de comer). Esta misma preparación anterior puede servir para mejorar los estómagos destemplados si antes de ir a dormir nos tomamos una tacita, lo que permitirá dormir mejor al eliminar los síntomas estomacales desagradables.

 Hígado y vesícula biliar: La achicoria posee propiedades hepatoprotectivas, coleréticas y colagogas, es decir ayuda a que nuestro hígado no esté enfermo, mejorando los casos de insuficiencia hepática.

(Maceración durante un par de semanas de 35 gr. de raíces secas trituradas en un litro de vino blanco de Jerez. Un vaso diario repartido en varias cucharadas al día). Estimula la producción de bilis o ayuda a vaciar la vesícula biliar por lo que resulta adecuada en casos de insuficiencia biliar (Decocción de 30 gr. de raíces secas trituradas por litro de agua. Una taza pequeña antes de desayunar).

Los preparados de achicoria constituyen un buen remedio para la ictericia (Decocción de 15 gramos de hojas secas por litro de agua. Tomar 2 vasos diarios) (Maceración durante un par de semanas de 35 gr. de raíces secas trituradas en un litro de vino blanco de Jerez. Una copita antes de las dos comidas principales del día)

Anemia: Contiene mucho hierro que puede ayudar a superar la falta del mismo en nuestro organismo en casos de anemia. (Infusión de una cucharadita de planta seca por taza de agua. Un par de tazas al día).

Intestinos: Es un laxante suave por lo que resulta muy adecuada para evitar el estreñimiento (Infusión de 20 gr. de raíces secas durante 10 minutos. Tomar una taza después de la comida. Cocinar las hojas frescas con otras verduras y comerlas gratinadas al horno con queso.

Aparato circulatorio: Favorece la circulación al fluidificar la sangre y permitir que esta circule mejor, ayudando a eliminar las concentraciones de grasa que puedan haber en ella y eliminando las toxinas por lo que puede ayudar en el tratamiento de la angina de pecho. Al mismo tiempo, por la acción que ejerce la inulina, rebaja la tensión arterial por lo que resulta adecuada en los hipertensos.

(Decocción durante 12 minutos de 50 gr. de raíz seca por litro de agua). (Tomar medio vaso de jugo de la planta, que se puede conseguir en tiendas especializadas o en farmacias, a lo largo de varias tomas al día).

Estudios realizados en animales han demostrado que esta planta puede disminuir el ritmo cardíaco, por lo que podría ser interesante su uso en personas. (Infusión de una cucharadita de raíz de achicoria desmenuzada por taza de agua. Tomar dos tazas al día).

Aparato sexual masculino: La decocción de 40 gr. de la corteza seca durante 12 minutos en un litro de agua puede utilizarse para desinflamar los testículos. (Tres tazas al día).

Metabolismo: La decocción, principalmente por acción del ácido chicorésico, tiene un efecto diurético, es decir que favorece la eliminación de líquido corporal mediante la estimulación de la función renal. Sería muy adecuado para ayudar a solucionar problemas de obesidad, diabetes o enfermedades reumáticas, como la artritis o gota. (Decocción de 30 gr. de raíces secas trituradas por litro de agua. Un par de tazas al día).

Para combatir el síndrome de abstinencia a la cafeína: Secar, tostar y triturar la raíz de una achicoria.  Mezclar con malta de cebada para obtener un sabor agradable.  Tomar, poco a poco, cada día hasta reemplazar completamente el café. De esta forma se sentirá menos los malestares de suspender el consumo de cafeína.

 Uso externo

 Piel: Usado externamente se aprovechan sus propiedades astringentes y vulnerarias (para curar heridas): para eliminar las imperfecciones de la piel que se manifiestan en forma de granos, acné, manchas, etc. y curar las ulceraciones que sobre ella se producen (Cataplasma de hojas frescas sobre la zona afectada).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s