VITAMINA B5

La vitamina B5 o ácido pantoténico es un nutriente hidrosoluble considerado perteneciente al complejo de las vitaminas del grupo B que fue descubierta en 1933 por el Dr. Roger J. Williams a partir del crecimiento de levaduras. Pero fue recién en 1938 que el Dr. Williams pudo aislar la vitamina B5 de células del hígado.

Está presente en la mayoría de los alimentos que comemos. Tiene la ventaja que las bacterias intestinales también la sintetizan, por lo tanto su carencia o deficiencia es casi inexistente. Nuestro organismo puede sintetizarla a partir de la flora bacteriana intestinal. Se encuentra presente en nuestro plasma sanguíneo y es excretada por la orina, eliminando así su exceso, por lo tanto ha de ser consumida diariamente ya que no se almacena en el organismo.

El ácido pantoténico es vital para la síntesis y el mantenimiento de la coenzima A (CoA), componente esencial de numerosos procesos enzimáticos  que forma el acetato activo y como tal es un agente accionador en el metabolismo. Trabaja en conjunto con la biotina en varios procesos metabólicos del organismo.

Como coenzima, participa en la liberación de energía a partir de los carbohidratos, grasas y proteínas y en la utilización de otras proteínas, especialmente la riboflavina o vitamina B2. Es esencial para la síntesis del colesterol, esteroides (compuestos orgánicos solubles en grasa) y ácidos grasos.

El ácido pantoténico puede mejorar la habilidad del cuerpo para soportar condiciones estresantes. La ingesta adecuada del mismo reduce los efectos tóxicos de muchos antibióticos. Es útil en la prevención de las arrugas. También protege a las células contra la radiación excesiva.

Alimentos ricos en Vitamina B5:

La vitamina B5 se encuentra en casi todos los alimentos; estos son los que contienen dosis más elevadas:

La jalea Real. El germen de trigo. El pan completo. Los cereales de grano completo. La levadura de cerveza. Las hortalizas. El salvado. Los vegetales de hoja verde. Los frutos secos. La melaza cruda. La carne. Legumbres. Huevos.

Funciones que desempeña:

  • Indispensable para la formación de anticuerpos.
  • Forma parte de la Coenzima A.
  • Minimiza el efecto tóxico de algunos antibióticos.
  • Nos ayudará a combatir el cansancio y los efectos negativos de algunos medicamentos.
  • Interviene en la síntesis de hormonas antiestrés (adrenalina) en las glándulas suprarrenales, a partir del colesterol. Junto con otras vitaminas del grupo B es utilizada para mejorar y aliviar trastornos ocasionados por el estrés.
  • Es vital para el buen funcionamiento de las glándulas adrenales.
  • Ayuda a cicatrizar las heridas.
  • Interviene en el metabolismo de proteínas, hidratos de carbono y grasas.
  • Es posible que ayude a restablecer el color de los cabellos blancos.
  • Es esencial en la conversión de grasas y azúcares en energía.
  • Es necesaria para la correcta utilización del ácido paba-aminobenzoico y la colina.
  • Es necesaria para la síntesis de hierro.
  • Previene y combate la fatiga.
  • Favorece el buen estado de la piel, mucosas y cabellos.
  • Es necesaria para la normalización del proceso digestivo. Reduce la acidez estomacal junto la biotina y la tiamina, por lo tanto alivia la gastritis, las úlceras estomacales y demás patologías gástricas.
  • Interviene en la formación de insulina.
  • Ayuda a aliviar los síntomas de la artritis.
  • Ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre.
  • Ayuda a disminuir los síntomas de la migraña.

Su déficit puede provocar:

Con una alimentación variada y balanceada que incorpore todos los grupos de alimentos no existe carencia o deficiencia de ácido pantoténico. Se observa en casos de malnutrición severa. Históricamente, la carencia del ácido pantoténico fue protagonista del llamado síndrome de pie quemante que afectó a los prisioneros de la segunda guerra mundial en Asia. La carencia de ácido pantoténico se ha observado solamente a nivel experimental en personas que recibieron un antagonista junto una dieta sin esta vitamina; en estos casos se pudo observar los siguientes trastornos:

  • Síntomas neurológicos como parestesias (adormecimiento, hormigueo, pérdida de la sensibilidad) en manos y pies,
  • Dolor de cabeza.
  • Hipoglicemia y una sensibilidad aumentada a la insulina.
  • Alergias.
  • Trastornos digestivos. Náuseas, vómitos.
  • Úlceras gastroduodenales.
  • Retraso en el crecimiento.
  • Alteraciones de la conducta.
  • Alteraciones del sueño. Insomnio.
  • Estrés.
  • Agotamiento y apatía.
  • Ardor y dolor de pies.
  • Desordenes de la piel.
  • Alteraciones en la sangre.
  • Síndrome de Cushing, es decir una excesiva producción de hormonas que pueden desencadenar diversos síntomas.
  • Hipotensión.
  • Taquicardias.
  • Vértigo.
  • Fatiga.

Causas que favorecen su deficiencia:

  • El fuego.
  • El abuso de vinagre.
  • El abuso del bicarbonato.
  • El refinado de las harinas.
  • La cafeína.
  • El abuso del alcohol.
  • El abuso de los medicamentos para conciliar el sueño.
  • El abuso de los estrógenos.
  • El estrés.
  • Los esfuerzos físicos abusivos.
  • El abuso de las sulfamidas.
  • Los alimentos congelados.
  • Los alimentos enlatados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s