ALCAUCIL

Los alcauciles o alcachofas son los frutos de las alcachoferas (Cynara scolymus), pertenecen a la familia de las compuestas, a la que pertenecen otras plantas tan conocidas en jardinería como las margaritas (Bellis perennis) u otros alimentos muy apreciados como las endivias o la lechuga (Lactuca sativa).

Las alcachoferas se caracterizan por ser plantas perennes de hasta 2 m. de altura. Hojas pinnado-lobuladas de más de 60 cm. de longitud, con lóbulos sin espinas. Capítulos vistosos muy grandes de hasta 15 cm, con las flores azuladas y las brácteas ovales. Los alcauciles son en realidad las yemas florales, es decir las flores a medio formar que se comen cuando están tiernas.

Dentro del género cynara tenemos dos representantes que se utilizan en la alimentación: los alcauciles y los cardos (Cynara carduncellus) cuyas hojas tiernas y tallos son los que los hombres aprovechan para comer aunque también poseen frutos semejantes a pequeños alcauciles situados al final del vástago central que crece de su roseta de hojas verde grisáceas.

La actual alcachofera es una planta que procede de la alcachofera silvestre de Egipto. Las primeras referencias hay que buscarlas en los dibujos grabados en las tumbas egipcias. Los griegos y los romanos la comieron en abundancia y siempre pensaron que era una planta que les aportaba grandes propiedades digestivas y afrodisíacas. En aquel tiempo de esta planta solamente se comían los tallos.

Su nombre, según la leyenda, procede de una bellísima muchacha llamada así y seducida por Zeus, que después la transformó en alcachofa. Posteriormente, se fue extendiendo su cultivo a lo largo de todos los países mediterráneos de occidente.

Por procedimiento de selección, se iban obteniendo cada vez ejemplares más productivos, con mejor sabor (la especie silvestre era muy amarga) y mejores propiedades alimentarias.

Desde aquí se extendió al este del Mediterráneo y, posteriormente, a todos los lugares del mundo con el clima y el suelo adecuado.

Todavía muchos científicos discuten sobre el origen real de la alcachofera y si se trata de una planta diferente o no al cardo.

La hipótesis más probable es que tendría como planta original el cardo silvestre (C. cardunculus L.) del que todavía podemos encontrar especímenes silvestres en abundancia.

Esta discusión, que procede desde los antiguos griegos, parece orientarse hacia el hecho que las dos variedades cultivadas proceden del cardo silvestre hasta el punto que todas ellas pueden cruzarse formando especies fértiles.

A partir de éste, por selección y mejora genética, se habría producido posteriormente el alcaucil (Cynara scolymus L.) y el cardo (Cynara carduncellus).

Durante la Edad Media no se conocía y se piensa que en esta época, del cultivo sucesivo de los cardos, los horticultores poco a poco lograron la consecución del alcaucil mediante diversas transformaciones.

Consumido en la Italia del siglo XV, la tradición dice que fue introducida en Francia por Catalina de Médicis, a la que le gustaba comer corazones de alcaucil. Esta florentina, al casarse con el rey Enrique II, los llevó desde su Italia natal a Francia. Por su parte, Luis XIV era otro gran consumidor de alcauciles.

Fueron los colonos españoles y franceses los que lo introdujeron en el continente americano. En España esta introducción la llevaron a cabo los árabes y se duda entre la posibilidad de que enseñaran su cultivo o que aplicaran las técnicas aprendidas en origen para transformar los cardos que siempre poblaron la geografía de ese país.

El alcaucil se cultiva en países de clima cálido, sin presencia de heladas, en una tierra rica en nutrientes, bajo un buen grado de humedad y un drenaje conveniente que evita la aparición de hongos.

El alcaucil ha estado desde siempre considerado un alimento saludable. Sus principales componentes medicinales, responsables de sus propiedades curativas, son:

Cinarina, una medicina natural para el hígado.

Inulina, un componente depurativo del organismo muy adecuado para los diabéticos.

El alcaucil es rico en magnesio, un tranquilizante natural que favorece el bienestar y la relajación. Los deportistas pueden comer este vegetal para recuperarse después del ejercicio.

Contiene hierro (1,3 mg./100g.), cuya deficiencia es responsable de la anemia. La ingestión de este mineral también mejora algunos trastornos como el síndrome de las piernas inquietas.

El ácido fólico (vitamina B9) es otra vitamina destacada del alcaucil, cuyas necesidades se encuentran aumentadas durante el embarazo.

Contiene cifras respetables de vitamina B, pero es especialmente interesante su contenido en vitamina B3 (niacina), necesaria, entre otras funciones, de la transformación de los hidratos de carbono en energía y el buen mantenimiento del sistema nervioso.

 

Propiedades del alcaucil

Estudios recientes ha demostrado que este alimento es una auténtica medicina natural para el hígado.

La razón de esta propiedad hay que buscarla en uno de sus principales principios activos: la cinarina.

Este componente posee propiedades colagogas y coleréticas, es decir estimula la producción de bilis y su expulsión. Esto favorece la digestión, especialmente de los alimentos ricos en grasas.

Conviene acompañar las comidas ricas en grasas con este tipo de vegetal para evitar las malas digestiones y flatulencias relacionadas con un mal funcionamiento del hígado.

Todo esto conlleva una descongestión del hígado y la prevención de enfermedades de este órgano, como la hepatitis o la insuficiencia hepática.

En caso de haberse producido alguna enfermedad hepática, la inulina, otro de los grandes componentes de esta planta, junto con el ácido cafeico, se consideran hepatorregenerativos, es decir tienen la capacidad de regenerar las células de este órgano y favorecer su curación. (Infusión de dos cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar tres veces al día antes de las comidas.).

Al estimular la producción de la vesícula biliar, además de mejorar la digestión de los alimentos, reduce el trabajo del hígado y drena la vesícula por lo que previene la formación de piedras biliares.  (Un preparado de jugo de las hojas verdes mezcladas con vino puede servir para el mismo cometido.) (Tomar extracto de alcaucil de venta en tiendas de productos naturales de acuerdo a las condiciones del prospecto).

La cinarina se aplica como suplemento para el tratamiento del colesterol, resultando un método alternativo a los fármacos tradicionales muy eficaz.

Por sus propiedades coleréticas, estimula la expulsión de bilis. En el intestino, la fibra del alcaucil arrastra el colesterol de la bilis, que es expulsado por las heces. Estos efectos contribuyen a un descenso de los niveles de colesterol al facilitar su expulsión del organismo y reducir los niveles de producción del mismo en el hígado.

De esta manera, los alcauciles son un alimento muy saludable para personas que tienen problemas relacionados con mala circulación (arteriosclerosis), diabetes, triglicéridos, colesterol alto u obesidad.

El alcaucil es un alimento muy diurético, es decir, con sustancias capaces de favorecer la eliminación líquidos del organismo.

Su riqueza en ácidos (ácidos clorogénico, ascórbico y cafeico principalmente) junto con su contenido en cinarina y minerales (especialmente rico en potasio y con un buen contenido en magnesio y calcio) convierten a este alimento en uno de los principales recursos para aumentar la orina.

Esta propiedad puede ser utilizada en numerosas situaciones en que resulta conveniente incrementar la diuresis: retención de líquidos, reumatismo, hipertensión, piedras en los riñones, ácido úrico, hinchazón durante el síndrome premenstrual, etc. Las personas  con estos problemas pueden introducir el alcaucil en su dieta habitual, junto con otras plantas que también serían adecuadas como la cebolla o los ajos. (Decocción de 60 gr. de raíces secas por litro de agua, hasta reducir el líquido a la mitad. Beber 2 vasos al día). (Infusión de una cucharadita de hojas secas por taza de agua. Beber 2 tazas al día).

Es muy adecuado debido a que posee pocas calorías y un porcentaje muy elevado en fibra. Produce una gran saciedad y evita tener que ingerir otros alimentos mucho más calóricos, mucho menos recomendables para las personas que desean perder peso.

El alcaucil es un alimento muy recomendado para las personas con diabetes.

Contiene un polisacárido denominado inulina que ayuda a rebajar los niveles de azúcar de la sangre. Este componente es muy habitual en las plantas de la familia de las compuestas. De hecho, a partir de la inulina obtenida de la achicoria y otros vegetales, como la cebolla o el ajo, se produce fructosa para el consumo humano.

La fibra inulina regula la absorción de los carbohidratos durante la digestión, reduciendo así el índice glucémico de los alimentos. Las personas con diabetes deben combinar el arroz integral o las legumbres con alcaucil para mejorar el control del azúcar. Las personas con diabetes deben añadir esta verdura habitualmente en su dieta ya que ayuda a controlar la absorción de los hidratos de carbono y reduce el índice glucémico de los alimentos. (Jugo de las hojas mezcladas con vino). (Decocción de unas hojas hasta reducir el líquido a la mitad. Tomar un vaso al día). (Infusión de dos cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar tres veces al día antes de las comidas.).

Es importante destacar que este componente, además de la reducción del nivel de glucemia en la sangre, estimula la musculatura intestinal aumentando el tránsito, lo cual previene el estreñimiento.

Con respecto a la prevención del cáncer hay que destacar que la inulina posee propiedades bifidogénicas, es decir que, al igual que el yogur, estimula el incremento de bacterias beneficiosas en el intestino y reduce el nivel de bacterias patógenas.

Todo ello determina una flora intestinal saludable y una depuración del colon con el consiguiente beneficio para el organismo que está menos expuesto a la aparición de enfermedades intestinales y desarrollo de tumores cancerosos.

Diabetes y gota: Verter 4 cucharadas de hojas y tallo de alcaucil en un litro de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar.  Tomar una taza de esta infusión antes de las comidas todos los días.

 

Anemia: Cocinar el alcaucil y cuando suelte su líquido, añadir un puñado de avena.  Mezclar hasta formar una crema (si la siente muy suelta, puede agregar más avena). Consumir un plato de esta crema cada dos días.

Macerar durante 9 días cinco hojas frescas de alcaucil en un litro de vino blanco.  Tomar 1 copita al día.

Hígado: Verter medio manojo de alcaucil en un litro de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar. Tomar 2 tazas diarias.

Para adelgazar: Hervir 1 o 2 alcauciles en 1 litro de agua por 5 minutos. Cubrir, dejar enfriar, colar y beber durante el día. Tomar a diario hasta lograr el peso deseado.

Como uso externo, el alcaucil puede utilizarse para la sequedad en los ojos: La decocción de alcaucil ayuda a fortalecer los ojos y puede servir como colirio natural en casos de sequedad ocular. (Hervir durante 10 minutos un par de cucharadas de hojas secas en medio litro de agua. Dejar enfriar y colar. Aplicar una compresa con el líquido resultante para fortalecer la salud ocular. Aplicar en forma de colirio para aumentar la humedad del ojo).

Los alcauciles no deben faltar en la mesa como un alimento habitual de temporada.

Los alcauciles para los bebés se introducen a partir de los 7 – 8 meses cuando empiezan a tomar alimentos sólidos. Solamente se da el corazón del alcaucil, bien hervido.

Los alcauciles es preferible comerlos crudos, en ensalada para aprovechar todas sus propiedades.

Si se hierven, se debe beber el caldo resultante para no desaprovechar sus valores.

Los alcauciles al horno o a la brasa bañados en aceite de oliva, resultan altamente deliciosos y medicinales por el alto contenido, en ácido oleico (omega-9) y vitamina E.

 

 

One Reply to “ALCAUCIL”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s