BANANA

Las bananas o plátanos son los frutos en forma de baya de los bananos (Musa ssp.) Pertenecen a la familia de las musáceas que contiene unas 1000 especies.

Los bananos son “hierbas” perennes que pueden medir entre los 4 y los 15 metros de altura, siendo la especie más grande la Musa ingens que vive en los bosques tropicales de la isla de Papúa en Oceanía.

En realidad los bananeros se podrían considerar como “las hierbas más grandes” porque sus troncos no son leñosos como los árboles o los arbustos.

Lo que parecen troncos están formados en realidad por un conjunto de vainas foliares que están dispuestas unas encima de las otras, constituyendo lo que sería un falso tallo o “pseudotallo”, que en el caso de la especie mayor llega a alcanzar los 2,5 m de grosor.

Este falso tallo termina en una roseta de hojas elípticas u oblongas de tamaño muy considerable dado que pueden llegar a alcanzar los 3 metros de alto por medio metro de ancho.

Cada árbol posee una inflorescencia con brácteas rojizas o violeta compuesta de numerosas florecitas que se sitúan al final de un gran pedúnculo que se inicia en el rizoma y atraviesa el falso tallo.

Las flores masculinas están situadas en la parte superior de la inflorescencia, mientras las femeninas se sitúan en la inferior, éstas, al madurar, producen las bananas. El conjunto de todos ellos forma los famosos racimos que contienen unos 200 frutos.

Todo un racimo pesa entre unos 30 y 50 kg. El falso tronco se seca cuando maduran los frutos y es cortado a ras de tierra para rebrotar al año siguiente a partir de un rizoma subterráneo. Este puede dejarse en el mismo sitio o trasplantarse en otro lugar.

El banano es una fruta rodeada de una enorme cantidad de historia sobre su origen, pero independientemente de la procedencia lo que sí pareciera estar muy claro es la antigüedad de éste. Tan es así que hay teorías que lo ponen como la primera fruta que existió en la Tierra.

Su origen se sitúa en el Sudeste de Asia, específicamente en las junglas de Malasia, Filipinas e Indonesia, sitios que hasta la fecha producen banano. Se cree que en la Edad Media los árabes llevaron la fruta a África y que precisamente el nombre dado tiene que ver con un vocablo árabe que significaba ¨dedo”.

Luego, desde allí, se extendieron hacia la India, de donde tenemos noticias en el siglo VI.

Posteriormente aparecieron en toda el África Ecuatorial, en Guinea y en Canarias, donde lo llevaron los navegantes portugueses. Entraron posteriormente en América, vía Santo Domingo, y en toda la América central y ecuatorial, donde hoy en día se encuentran las principales zonas productoras del mundo que exportan hasta el 80 % de la producción mundial (Brasil, Ecuador, Costa Rica, Colombia, Méjico, Panamá, Guatemala, Honduras y Nicaragua, siendo las tres primeras las principales).

Otras zonas productoras las encontramos en África (Burundi y Camerún), en Asia (India, Indonesia, Filipinas y China) y en el Caribe (Jamaica), en Europa (España, Portugal y Grecia). Cualquier región del mundo que posea un clima cálido y húmedo es adecuada para cultivar esta planta.

Las bananas conforman uno de los grupos de alimentos más cultivados y consumidos en el mundo y la fruta tropical más consumida. La especie Musa Cavendishii designa a las bananas de postre o bananas de sabor más dulce y menor contenido de almidón y que suelen comerse en estado crudo; por otra parte, la especie Musa Paradisiaca designa al llamado banana macho o plátano maduro que contiene más almidón, es menos dulce, más basto, y generalmente precisa de un proceso de cocción para su consumo.

Ambas especies comparten muchas de sus propiedades, los datos aquí mostrados corresponden a la Musa Cavendishii (Banano) o banana de postre, no obstante, sus propiedades son muy similares, dejando aparte el contenido más alto de almidón, por lo que los consideramos indistintamente. En cualquier caso, la compleja taxonomía de este género incluye también numerosas variaciones y distintas composiciones genéticas que despreciaremos por no venir al caso ya que nos interesa más su poder medicinal.

En la composición de la banana destaca su riqueza en hidratos de carbono. La fruta inmadura está formada mayormente por almidón de difícil digestión, pero a medida que madura éste almidón se va convirtiendo en sacarosa, glucosa y fructosa.

Contiene una pequeña cantidad de proteínas y muy pocas grasas; sin embargo destaca por su alto contenido en vitamina B6, y cantidades significativas de B1, B2, B9, C y E.

En cuanto a minerales, es bastante rico en potasio, magnesio y hierro.

Los dos tipos existentes de fibra vegetal, se hallan presentes en él en una cantidad bastante importante, ejerciendo una acción hipocolesterolemiante y suavizante intestinal.

También contiene pequeñas cantidades de serotonina, sustancia derivada del aminoácido triptófano que realiza diversas funciones en el sistema nervioso, como vasodilatación arterial, inhibición del dolor en la médula espinal y sedación nerviosa.

Propiedades alimentarias de la banana

Las bananas son muy ricas en hidratos de carbono por lo cual constituyen una de las mejores maneras de nutrir de energía vegetal nuestro organismo. Serán muy indicados para la dieta de los niños, que precisan muchas veces de un alimento que pueda saciar su hambre rápidamente. Igualmente para los deportistas o para cualquier persona que requiera un sano “tentempié” en cualquier momento.

Esta capacidad saciante de la banana no debe llevar a confusiones y hacernos pensar que es una fruta que engorda y que es mejor no comerla para mantener un cuerpo delgado.

Evidentemente la banana es uno de los frutos tiernos que proporcionan más calorías, sobre las 100 por cada 100 gramos, este número es mayor que las 60 calorías que nos proporcionan 100 gramos de manzanas o las irrisorias 22 que nos proporcionan cada 100 gr. de la sandía, por lo tanto comerse una banana equivaldría a comerse un poco más que una manzana ya que el peso de una pieza suele ser superior a la del banana.

La banana no engorda. Muy al contrario, por su riqueza en potasio ayuda a equilibrar el agua del cuerpo al contrarrestar el sodio y favorecer la eliminación de líquidos por lo que resulta una fruta muy adecuada para los que quieran eliminar peso, favoreciendo los regímenes de adelgazamiento.

Por otra parte la eliminación de agua y sodio del cuerpo resulta esencial para el tratamiento de ciertas enfermedades, como la hipertensión, la gota, enfermedades reumáticas, etc.

Además el potasio es un mineral que interviene en la regulación de los líquidos, el buen estado de los nervios, el corazón y de los músculos. Favorece, pues, la recuperación en estados de nerviosismo y depresión, previene los calambres musculares, fortalece los músculos, mejora la circulación, previniendo las embolias y aumenta el ritmo cardíaco en casos de debilidad cardíaca.

Su riqueza en zinc puede aprovecharse para fortalecer el cabello, ayudando a prevenir la caída.

Su contenido en pectina, que es más grande que el que posee la manzana, y su fibra resulta muy interesante para el tratamiento del colesterol.

Es una fruta muy digerible, rica en componentes que estimulan la digestión por lo que, además de ser muy digestiva, es muy adecuada para combatir los casos de inapetencia, entre ellos la anorexia. Si llegar a casos tan extremos, las bananas pueden despertar el apetito en los niños que tienen poca hambre, aún más cuando combinan con otros alimentos naturales, como las manzanas o las uvas, para realizar estupendas macedonias de frutas, muy ricas y nutritivas. Igualmente combinan muy bien con la leche, por ello tenemos la oportunidad de elaborar estupendos licuados, muy nutritivos.

Estudios realizados en la India, un país donde se come mucha banana en forma de harina para confeccionar pan casero (chapatis), han demostrado el poder de la banana en la prevención de úlceras gástricas y su capacidad para proteger la mucosa intestinal. Se ha comprobado cómo su poder protector resulta ideal para combatir la gastritis o prevenir las úlceras. Incluso puede utilizarse para la cicatrización de las mismas. Para que esto sea efectivo se cree que tienen que ser de las variedades de las grandes bananas que sirven para cocinar y que tienen que estar verdes. Hoy en día, muchas de estas bananas pueden comprarse en muchos establecimientos de forma desecada o cocinarlos, freírlos, etc. Para superar el ardor de estómago las bananas constituyen un recurso interesante durante los primeros días de una intoxicación alimentaria cuando las personas enfermas tienen ya más ganas de comer alguna cosa.

Otros componentes beneficiosos para desintoxicar el organismo son la vitaminas C y la vitamina A. La banana es un fruto que presenta una gran riqueza de ambos.

Su gran riqueza en vitamina C, combinada con su riqueza en fósforo, resulta ideal para el fortalecimiento de la mente. Comer bananas resulta muy adecuado en las personas mayores para retrasar problemas de senilidad o en los estudiantes para aumentar la memoria, especialmente en épocas de exámenes.

Propiedades medicinales de la banana

Trastorno intestinal: La banana es usada como alimento dietético contra desórdenes intestinales por su textura suave. Se dice que contiene un compuesto no identificado llamó, quizá en tono de broma, “la vitamina U” (contra la úlcera). Es la única fruta cruda que puede ser ingerida sin angustia en casos de úlcera crónica. Ya que se neutraliza el exceso de acidez de los jugos gástricos y reduce la irritación de la úlcera al cubrir la mucosa del estómago. Las bananas maduras son muy beneficiosas en el tratamiento de la colitis ulcerosa, por ser suave, lisa, de fácil digestión, ligeramente laxante, alivia los síntomas agudos y promueve el proceso de curación.

Estreñimiento y diarrea: Las bananas son de gran valor tanto para el estreñimiento y como también para la diarrea, ya que normaliza las funciones del colon y del intestino grueso para absorber grandes cantidades de agua. Su utilidad en el estreñimiento se debe a su riqueza en pectina, que es absorbente de agua y esto le da una capacidad de producción a granel. También poseen la capacidad de cambiar las bacterias en los intestinos de los del tipo dañino de los bacilos, a los bacilos beneficioso “acidophilus”.

 Disentería: El puré de banana con sal marina es un remedio muy valioso para la disentería. De acuerdo con el Dr. Kirticar, la combinación de la banana madura,  con sal marina es eficaz en esta enfermedad. Afirma haber curado varios casos de disentería aguda y crónica por este tratamiento. “Las bananas maduras son también muy útiles en la disentería de los niños, pero deben ser bien triturados y golpeados hasta formar una crema antes de su uso en estos casos.

 Artritis y gota: Las bananas son útiles en el tratamiento de la artritis y la gota. Una dieta de bananas sólo para tres o cuatro días se aconseja en estas condiciones. Se aconseja que el paciente se pueda comer ocho o nueve bananas diariamente durante este periodo.

 Anemia: Esta fruta es muy buena por tener un alto contenido de hierro, los cuales son beneficiosos en el tratamiento de la anemia. Estimulan la producción de hemoglobina en la sangre.

 Alergias: Este fruto es muy útil para aquellos que son alérgicos a ciertos alimentos y que sufren como consecuencia erupciones en la piel o trastornos digestivos o asma. A diferencia de otros alimentos ricos en proteínas, muchas de las cuales contienen aminoácido, personas que no los pueden tolerar y lo que provoca la alergia. Las bananas contienen sólo aminoácidos benignos que en la mayoría de los casos no son alérgicas. El fruto, sin embargo, causa reacciones alérgicas en ciertas personas sensibles y que deben evitar.

 Trastornos de los riñones: Los bananas son valiosos para trastornos de los riñones debido a las proteínas y contenido de sal y alto contenido de carbohidratos. Son útiles en la uremia, un estado tóxico de la sangre debido a la congestión renal y disfunción. En tales casos, una dieta de bananas sólo se debe tomar de tres a cuatro días, consumiendo entre ocho y nueve bananas al día. Esta dieta es adecuada para todos los problemas renales, incluyendo nefritis. (Aquellos que sufren de insuficiencia renal debido a su alto contenido de potasio no debe consumir la fruta).

 Tuberculosis: Las bananas se consideran útiles en el tratamiento de la tuberculosis, el jugo de banana o de las bananas cocidas ordinarias obra milagros en la curación de la tuberculosis.

 Aparato urinario: El jugo de tallo de banana es un remedio muy conocido para los trastornos urinarios. Mejora la eficiencia funcional de los riñones y del hígado atenuando así las molestias y el estado de enfermedad en ellos. Se borran los órganos de excreción en la región abdominal de toxinas y ayuda a eliminar en forma de orina. Se ha encontrado que es de gran ayuda en el tratamiento para la eliminación de piedras en el riñón, vesícula biliar, y la próstata. Es recomendable mezclar este jugo siempre que sea posible con el jugo de calabaza de cenizas.

 Trastornos menstruales: La flor de la banana cocida se come con la cuajada; se considera un medicamento eficaz para los trastornos menstruales, como sangrado y dolor menstrual excesivo. La flor de la banana ayuda a aumentar la hormona progesterona, lo que reduce el sangrado.

 Quemaduras y heridas: Se puede preparar una cataplasma golpeando una banana madura hasta formar  una pasta fina. Se puede aplicar a quemaduras y heridas, y con el sostén de un vendaje de tela. Proporciona un alivio inmediato. Las hojas tiernas de banano constituyen un alivio fresco para las inflamaciones y ampollas.

Precauciones

Las bananas, consumidas como una fruta de mesa, deben estar bien maduras, de lo contrario no pueden ser digeridas en el intestino, ya que fermenta en el intestino grueso, causando a menudo gases. Las bananas crudas contienen de 20% a 25% de almidón. Sin embargo, durante el proceso de maduración, este almidón se convierte casi por completo con azúcar asimilable. Las bananas no deben conservarse en la heladera, ya que la baja temperatura impide su maduración. Aquellos que sufren de insuficiencia renal debido a su alto contenido de potasio no se les aconseja el consumo de esta fruta o por prescripción médica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s