BATATA

Su nombre científico es Ipomoea Batatas. Aunque, según las diversas regiones o países su denominación puede variar. Así, mientras que en el Perú se le conoce con el apelativo de camote, en los países caribeños con el de “boniato”. “Cilera Abana” en África y “batata” en Europa y Asia. Al Igual que su camaleónico nombre, su aspecto físico adquiere diferentes formas y matices pudiendo ser blanco, amarillo o morado, etc.

El origen de esta dulce raíz se ubica en América. Si queremos ser más precisos en su procedencia, el Perú es el lugar más antiguo donde se han encontrado rastros de su consumo y domesticación. Estudios muestran que se cultivó desde hace más de 10.000 años en la región de Ayacucho. Diversas culturas adoptaron a la batata como el alimento predominante en su dieta. En Perú dan testimonio de esto las iconografías alusivas a este alimento halladas en los mantos de la cultura Paracas, los dibujos en las cerámicas de la civilización Moche, así como los grabados alusivos al camote hallados en las Cuevas de Huarochirí, ubicadas al oeste de la ciudad de Lima.

Según el historiador Merrill (1954), la batata fue distribuida desde Sudamérica hasta la Polinesia, Nueva Zelanda, Papuasia y norte de las Islas Marianas entre los siglos XII y XIII. Cuando los colonos españoles llegaron al Nuevo Mundo, el cultivo de este tubérculo ya estaba ampliamente extendido por todo el territorio Americano. En el año 1500, éstos llevaron la batata a España (antes incluso que el tomate o el maíz), desde donde se extendió por todo Europa.

En la actualidad, el camote o batata se cultiva ampliamente por sus tubérculos comestibles. El principal productor mundial es China.

La batata, boniato, camote, papa o papa dulce es una planta perenne de la familia de las Convulváceas, la misma a la que pertenece la campanilla y el tangkong o espinaca china (Ipomoea reptans = Ipomoea aquatica), una planta cuyas hojas se consumen como verdura en el suroeste de Asia.

Es una planta rastrera, con tallos sarmentosos y raíces adventicias. El tallo es de color verde o púrpura, con pubescencia, y de 1-2 hasta 8m. de largo (según variedad de cultivo).

Algunas de sus raíces presentan tubérculos, ricos en almidón y azúcares, que se utilizan en la alimentación.

La raíz tuberosa, conocida como batata, camote, boniato o papa dulce, puede tener diferentes formas y colores según la variedad de cultivar. La piel y pulpa pueden ser de color blanco, amarillo o naranja (por su contenido en carotenos).

Las hojas también pueden presentar grandes diferencias entre los diferentes cultivos, e incluso en una misma planta. En general, la planta de la batata posee hojas simples, con pecíolo, ovaladas o cordadas y con márgenes enteros, dentados o lobulados. Pueden ser de color verde pálido o verde oscuro.

Las flores crecen en racimos o solitarias de las axilas de las hojas. Se trata de flores infundibuliformes o en forma de embudo, de color violeta y blanco. Éstas están formadas por 5 sépalos, 5 estambres, 2 carpelos y ovario supero.

Partes utilizadas

Tubérculo: el tubérculo de la planta es comestible, rico en almidones, fibra, vitaminas del grupo B y minerales. Hay distintas variedades, entre las más comunes, destacan dos tipos: de pulpa blanca y de pulpa anaranjada. Estas raíces tuberosas son consumidas en la alimentación humana y animal.

Hojas: las puntas de los brotes jóvenes se consumen como verdura, hervidos o en ensaladas.

Usos de la batata

Alimentación: las batatas se consumen cocidas, asadas, fritas, hervidas, en sopas, cremas y de acompañamiento. No se pueden digerir bien si se comen crudas, por lo que siempre requieren de cocción previa.

También se puede adquirir batatas deshidratadas, congeladas, enlatadas, y en harina; para la producción de productos de pastelería y galletas. La crema de batatas se utiliza como la calabaza, para rellenar tartas y dulces.

Las hojas de la batata son una hortaliza habitual en los mercados del sudeste de Asia, el Pacífico, y en algunas regiones de Sudamérica. Algunas variedades se destinan solamente a la obtención de sus hojas para verdura. Las hojas son ricas en oxalatos.

Producción de almidón: algunos tipos de cultivos de batatas se destinan a la producción industrial de almidón.

Forraje y alimentación de animales: los tallos de la planta, conocidos como guías o bejucos de camote, así como su tubérculo, se emplean en la alimentación de cerdos y bovinos. La harina de batata se añade a forraje de aves de corral para proporcionar mayor coloración a los huevos y carne.

Planta medicinal: según historiadores, la decocción de las hojas fue utilizada en la antigüedad como antibiótico natural, afrodisíaco, laxante y tónico.

Componentes activos

Carbohidratos: fructosa, glucosa, sacarosa.

Proteínas: el tubérculo es pobre en proteínas, mientras que las hojas tienen un contenido superior. Contiene los aminoácidos: alanina, arginina, cistina, ácido glutámico, histidina, glicina, isoleucona, lisina, triptófano, valina.

Grasas: ácido linolénico (omega-3), ácido linoleico (omega-6), ácido oleico (omega-9), palmítico.

Fibra: pectina.

Vitaminas: vitamina C, ácido fólico (vitamina B9), niacina (vitamina B3), riboflavina (vitamina B2), tocoferol (vitamina E).

Minerales: potasio, magnesio, hierro, fósforo, manganeso, cobre, zinc.

Flavonoides: quercetina, isoquercitrina.

Carotenos y pigmentos vegetales de la batata: fitoeno, fitoflueno, cianidina, antocianinas, peonidina, carotenoides, betacarotenos, zetacarotenos.

Ácidos orgánicos: ácido aspártico, batático, cafeico, clorogénico, isoclorogénico, oxálico, trans-cinámico, urónico.

Fitoesteroles

Oxalato de calcio

Glucósido: escopoletina

Ipomoeanina, ipomoeamarona

Alcaloide: ipomine A (laxante)

Propiedades alimentarias de la batata

La batata con toda su biodiversidad natural es un implacable enemigo del hambre, un feroz defensor de la salud o un cultivo impregnado de historia, la batata es sobre todo una raíz con enorme potencial nutritivo y medicinal, debido a la gran presencia en él de vitaminas, proteínas y minerales.

Entre las principales vitaminas que detenta encontramos la A, razón por la que este tubérculo es enormemente apreciado en el mundo, pues es la especie que posee mayor cantidad de vitamina A. Motivo que explica también el hecho de que su consumo se haya generalizado en la mayoría de los países en desarrollo. Al punto que su consumo ha permitido atacar frontalmente a la ceguera infantil que aun afecta a más de 2,5 millones de niños en el mundo.

Otra característica importante de la batata es la presencia de vitamina C, sustancia orgánica imprescindible para el crecimiento y reparación de los tejidos, al igual que para la cicatrización de heridas y el mantenimiento de los cartílagos, huesos y dientes.

La presencia de potasio es también importante de resaltar en esta especie.

Igualmente la batata, contiene una considerable cantidad de hierro, almidón, sodio y el ácido fólico, entre otras. Es la presencia de este último lo que hace que esta especie sea recomendada para las mujeres en estado de gestación, en caso que estas no puedan consumir pastillas de ácido fólico o complementos nutricionales.

También posee un alto contenido en fibra, que lo convierte en un alimento importante a la hora de mantener el organismo libre de toxinas y demás sustancias que lo ponen en riesgo. Este gran contenido en fibra hace de la batata un alimento ideal para las personas que quieren mantener la línea, ya que es la mejor manera de eliminar los residuos del organismo.

Es muy recomendado en personas con asma y para reforzar el sistema inmunológico. Su alto contenido en líquido y su poder depurativo nos ayudará a mejorar los procesos digestivos, además de favorecer el tránsito intestinal. Su consumo es muy  aconsejable  para fortalecer y mejorar el estado de la piel, el cabello y la vista. También ayuda a prevenir las cataratas.

Tiene un alto contenido en flavonoides los mismos que regularizan los procesos circulatorios. En sinergia con el potasio, modera la hipertensión. Gracias a este último componente, incide en la visión nocturna mejorándola sustancialmente.

Por su contenido en ácido fólico, la batata está muy recomendada durante el embarazo y la lactancia.

Los pequeños capilares cerebrales también pueden beneficiarse de este alimento, ya que los mantiene en forma, mejorando, por tanto, la concentración, el estudio, la templanza nerviosa y la memoria a corto plazo.

Por su proteínas, es un básico de las dietas veganas.

Una de las propiedades de la batata más beneficiosas para la salud es su efecto antioxidante. Además de los numerosos compuestos con esa actividad que contiene y las sinergias que se producen entre ellos, los niveles de algunos son muy altos y su acción se mantiene tras cocinar el alimento.

El glutatión interviene en la eliminación de los radicales libres y de toxinas como el cadmio, el paracetamol o algunos contaminantes del tabaco. Además potencia la actividad de otros antioxidantes como la vitamina C y E, y ayuda a regenerar esta última.

El betacaroteno ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, algunos expertos lo recomiendan para la prevención del cáncer del pulmón.

El batata o boniato violeta es además rico en antocianinas, uno de los pigmentos que le dan su bonito color, también de acción antioxidante, y que resultan beneficiosas para reducir la inflamación en ciertos trastornos como la artritis reumatoide, la artrosis o el asma.

El otro beneficio destacado de la batata, aunque se requieran más estudios en esta área, es su capacidad para estabilizar el nivel de glucosa en la sangre y reducir la resistencia a la insulina, lo que lo haría adecuado en casos de diabetes.

Su carga glucémica estimada, una vez cocinada o asada con piel y sin sal, es de 7, lo que indica que al transformarse la glucosa pasa lentamente a la sangre sin provocar subidas bruscas de insulina.

Es importante que  tengamos todo esto en cuenta para que la batata deje de ser un tubérculo exótico y pase a convertirse en algo habitual en nuestra dieta cotidiana.

Propiedades medicinales de la batata

Para la piel: la batata es una de las verduras más ricas en tocoferol (vitamina E), una vitamina antioxidante que ayuda a mantener una piel saludable y mejora la cicatrización de heridas. Este tubérculo es adecuado en toda dieta equilibrada, y especialmente en dietas para las arrugas, para la dermatitis y para la psoriasis.

Además, junto con su aporte de ácido fólico, es un alimento ideal en el embarazo, para una dieta equilibrada y para prevenir las estrías en el embarazo. También existen remedios populares, en que las hojas de la planta se trituran y se mezclan con algún ungüento, que se usa para tratar erupciones en la piel.

Para la vista: como todos los alimentos ricos en vitamina A en forma de carotenos, la batata es un alimento beneficioso para la salud de la vista. Es adecuada en la dieta para las cataratas, el glaucoma, ceguera nocturna y en general, para ayudar a tratar enfermedades de la visión.

 Para la salud cardiovascular: el vistoso color de este tubérculo tan sólo anuncia su riqueza en antioxidantes. En efecto, la batata es un valioso alimento por su riqueza en componentes como el tocoferol, flavonoides y carotenos que colaboran a mejorar la salud cardiovascular.

En un estudio se evaluó el potencial protector de este alimento sobre el corazón y los niveles de colesterol. Los resultados mostraron que las variedades de carne naranja y púrpura contienen más antioxidantes (antocianinas), y que este alimento ayuda a mejorar los niveles de colesterol “malo” (colesterol LDL). Por sus beneficios sobre el sistema vascular y el corazón, la batata también ha demostrado tener potenciales propiedades antiaterogénicas.

Se recomienda este vegetal en dietas para el colesterol, en toda dieta para la hipertensión y en adelgazamiento.

Mejora la memoria: debido a sus beneficios sobre el sistema circulatorio, este alimento mejora la capacidad cognitiva y ayuda a mejorar la memoria. Así lo constata un estudio científico, en el que se alimentó a animales con batatas de carne púrpura (los más colorados son más ricos en nutrientes antioxidantes).

Los efectos antioxidantes y para la circulación de este alimento mejoran las funciones cerebrales. Estos primeros resultados sugieren que la batata puede ser un alimento adecuado en la dieta para la enfermedad de Alzheimer, así como su introducción en casos de estrés, personas con pérdida de memoria y durante épocas de exámenes.

 Diabetes: aunque aparentemente pueda parecer un alimento poco apropiado para la diabetes, debido a su característico sabor dulce, lo cierto es que la batata es un alimento beneficioso en la diabetes tipo II, tal como han demostrado estudios científicos.

Un alimento antioxidante: la batata posee una gran riqueza en antioxidantes (vitaminas, minerales y flavonoides), que le convierten en un alimento con un gran potencial anti-aging. Este alimento es la principal fuente de nutrición de los Okinawa, una longeva población de Japón que vive más de 100 años.

La batata es un alimento nutritivo y de fácil digestión, muy adecuado en toda dieta antienvejecimiento, dieta de las personas mayores y dieta de personas fumadoras, que requieran mayor aporte de antioxidantes.

Para la artritis: por el contenido en antocianinas (polifenoles) de las variedades de carne morada y violeta, la batata es un alimento beneficioso para ayudar a disminuir la inflamación en casos de artritis reumatoide y artrosis.

 Cáncer: por su alto contenido en tocoferol (vitamina E) y betacarotenos, la batata estimula el sistema inmunitario y es un alimento protector frente al cáncer de mama. Estudios científicos han demostrado que las mujeres que consumen alimentos ricos en carotenos tienen menor riesgo de padecer este tipo de cáncer.

En otro estudio, realizado con animales, se observó que la ingesta de batata redujo las lesiones de cáncer de colon al añadir batata en su dieta. Las batatas también han demostrado propiedades anticancerígenas frente al cáncer de vesícula biliar y de cáncer de riñón. Un estudio realizado en Japón en el que se siguió a 47.997 hombres y 66.520 mujeres durante 10 años, concluyó que las batatas son una de las verduras más protectoras frente al cáncer de riñón.

Las propiedades de la pulpa contra el Cáncer

Una variedad de batata morada, con el pigmento morado también en la pulpa, se presenta como una súper comida con propiedades anticáncer y antienvejecimiento. Un experto de la Universidad de Kansas, en Estados Unidos, desarrolló una variedad para que el pigmento morado también esté presente en todo el alimento y así multiplique sus propiedades contra el cáncer. El color contiene antocianina, que reduce el riesgo de desarrollar cáncer, e inclusive puede contrarrestar ciertos tipos de esta enfermedad. Los científicos emplearon dos clases de antocianina (cianidina y peonidina) para tratar el cáncer de colon y descubrieron que el pigmento morado redujo el crecimiento de células cancerosas. La antocianina se presenta en colores rojo, azul o morado en diferentes alimentos, entre ellos las cerezas, las uvas rojas, el repollo colorado pero en especial en esta variedad de batata morada, que contiene la sustancia en cantidades mayores. Esta batata morada es más dulce que las otras y es buena no sólo para prevenir el cáncer, sino que tiene otros beneficios por sus propiedades antioxidantes.

Las propiedades de las hojas contra el Cáncer

Según un ensayo de investigación sobre el tratamiento del cáncer de cuello uterino, las hojas frescas de batata morada serían de gran ayuda para combatir esta enfermedad en su etapa inicial. Se investigó durante un año los componentes químicos de las hojas del tubérculo, determinando en el extracto etanólico de estas, conocido científicamente como Ipomoea batatas (L) Lam son de gran ayuda en el tratamiento de la neoplasia. En la cordillera andina se utiliza la hoja fresca de la batata morada en infusión para la terapia de cáncer de cuello uterino.

La batata al cocinarse pierde muchas propiedades, muchos elementos se pierden en la cocción, o en la fritura (un paciente con cáncer no debe comer frituras, las zonas quemadas de los alimentos y las grasas hacen mucho daño), por eso se recomienda hacer extracto de la batata que tenga la pulpa morada, y tomarlo con algún otro jugo, se puede combinar por ejemplo con las hojas del trigo germinado, etc. En este caso el extracto de batata no debe prepararse demasiado, es suficiente con media copa cada mañana combinada con algún otro jugo.

Si se tiene las facilidades de conseguir las hojas de batata morada, puede prepararse como infusión, y que el paciente lo tome como agua de tiempo, también se puede acompañar con infusiones de otras plantas medicinales, respecto a esto último es aconsejable que compre las hierbas de plantas medicinales en su estado natural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s