CALABAZA

La calabaza, anco, anquito, auyama, calabaza almizclera, calabaza moscada, calabacín, tamalayote, zapallito loche o zapallito coreano (Cucurbita moschata) es una planta reptante anual, de la familia de las cucurbitáceas, a la que pertenecen otras frutas como los melones, (Cucurbita melo), las sandías (Citrullus vulgaris), los pepinos (Cucumis sativus).

Es una hierba anual caulescente, reptante o trepadora; su tallo es anguloso y densamente pubescente, con zarcillos apicales con los que se fija a la vegetación y al suelo. Las hojas son anchas, cordadas a ovadas, ligeramente tri- o pentalobuladas, de hasta 25 por 30 cm de superficie, de márgenes serrados, ubicadas al cabo de un pecíolo elongado de hasta 30 cm.

La planta es invariablemente monoica; las flores son solitarias, axilares y pentámeras, de pétalos carnosos y suculentos. Las masculinas alcanzan los 18 cm de largo, de forma campanulada, con el cáliz corto y expandiéndose hacia el ápice; las femeninas tienen un pedicelo ancho y robusto, y el ovario globoso a cónico. Los estigmas son tres, lobulados.

La forma del ovario determinará la del fruto, un pepónide (baya modificada) de buen tamaño; el pedúnculo que la sujeta tiene una sección pentagonal característica. Puede ser lisa o segmentada, pocas veces con la superficie granulosa, y ovoide a cilíndrica, muchas veces con un engrosamiento basal. La corteza es verde a blanca o naranja claro, a veces irregular. La pulpa es blanquecino-verdosa cuando inmaduro, virando al naranja a medida que alcanza la madurez. Es raramente fibrosa, dulce y firme. En el interior del fruto hay hasta 200 semillas elípticas, achatadas, blanco grisáceo o amarillento, de hasta 1 x 2 cm, con un núcleo blanco, dulce y rico en aceite.

Aunque antiguamente se la estimaba de origen asiático, hoy se juzga que C. moschata procede de América, aunque los restos fósiles no permiten precisar el punto exacto. Los más antiguos vestigios arqueológicos proceden del noroeste mexicano, en Tamaulipas, y datan del V milenio A.C.; poco más recientes son otros de Belice, de Guatemala y de Perú. La gran variabilidad morfológica hace difícil determinar el punto de domesticación por la distribución de variedades. Sin duda su difusión fue rápida; se lo conocía en los actuales Estados Unidos ya en época precolombina, donde lo cultivaban los seminola, y llegó a Asia poco después de los viajes de Colón. Para el siglo XIX estaba ya bien asentado en Japón, Corea, Indonesia y la India.

Las calabazas están compuestas por aminoácidos (alanina, arginina, cucurbitacina, cistina, glicina, histidina, usina), ácidos (linoleico (omega-6), aspártico, oleico (omega-9) y palmítico), vitaminas A, C y del complejo B: niacina (vitamina B3), tiamina (vitamina B1) y minerales: calcio, magnesio, zinc, potasio, hierro, entre otros.

En cuanto a sus semillas, son muy conocidas por su alto contenido en carbohidratos, aminoácidos y ácidos grasos insaturados. Igualmente, poseen vitaminas B, C, D, E y K y minerales como calcio, potasio, zinc, y fósforo.

Propiedades alimentarias de la calabaza

Las calabazas crecen en todo el mundo, tanto en climas templados o cálidos; su aspecto puede cambiar de una zona a otra, pero los beneficios de la calabaza no difieren en gran medida, sí dependen de la parte de la planta empleada como medicina natural: hojas, pulpa o semillas.

Las semillas de calabaza se emplean para reducir la inflamación de vejiga y para aliviar la hipertrofia prostática, si bien también se recomienda su consumo por las propiedades nutricionales de los aceites que contienen.

Las hojas de la calabaza proporcionan cuidado a las pieles dañadas por quemaduras, ulceraciones o incluso por procesos de tipo alérgico.

Por su parte, la pulpa de la calabaza, además de ser un alimento hipocalórico y saciante por su contenido en fibra, recomendado por tanto en regímenes de adelgazamiento, es fuente importante de vitaminas A y C, así como de betacarotenos. (El betacaroteno es un pigmento de color entre amarillo o naranja que luego de ser ingerido, se transforma, en el intestino delgado y en el hígado, en vitamina A). La vitamina A previene enfermedades degenerativas de la vista y ayuda a combatir la sequedad excesiva de la piel. A su vez, el betacaroteno es, como la vitamina A y la vitamina C, un antioxidante y como tal previene determinados tipos de cáncer. El betacaroteno aumenta las defensas de la piel frente a las agresiones externas, en especial frente al daño producido por las exposiciones solares, y tiene el beneficio adicional de ser precursor de la vitamina A.

Las calabazas son alimentos antioxidantes por excelencia. Entre los elementos antioxidantes de la calabaza podemos mencionar los siguientes:

Carotenos: La calabaza es rica en carotenos, cuyas propiedades son muy amplias. Entre todas ellas merece especial atención su capacidad para inhibir el desarrollo del cáncer.

Se ha comprobado la importancia que tiene el consumo de alimentos de hoja verde, como los puerros o la calabaza en la prevención del cáncer de próstata o en su habilidad para impedir el aumento de la próstata en la enfermedad llamada hiperplasia prostática benigna.

Esta enfermedad que puede darse habitualmente en los hombres a partir de los 50 años y que, aunque no resulte tan grave como el cáncer, supone molestias muy graves a la hora de la micción o la relación sexual.

No menos importante resultan los betacarotenos en la salud ocular. Una ingestión superior de este componente ayudará a prevenir enfermedades de los ojos como el desarrollo de las cataratas o la pérdida de visión por degeneración de la retina.

Comer calabaza es un buen recurso para prevenir la acción negativa de los radicales libres sobre las células de la retina. Deberían utilizar este alimento muy frecuentemente aquellas personas que fuerzan la vista en su trabajo habitual, como estudiantes, personas que trabajan delante de un ordenador, oficinistas, pintores, etc.

Igualmente se ha comprobado la importancia de los carotenos en la prevención de otras enfermedades degenerativas como la sordera. Comer calabaza proporcionara la vitamina A en forma de carotenos suficiente en todas aquellas personas que sufren de pérdida de audición.

Cumarinas: Las calabazas son ricas en cumarinas que poseen también propiedades antioxidantes, capaces de neutralizar los radicales libres.

Licopeno: Constituye otro componente antioxidante que puede encontrarse en la pulpa de la calabaza. El licopeno parece reducir las probabilidades de cáncer de próstata, pulmón, estómago, vejiga, pulmón, estómago y cuello del útero. Tiene además las propiedades de disminuir el colesterol en la sangre y prevenir las inflamaciones de la próstata.

Las calabazas, contienen cantidades abundantes de vitamina C. Comer 100 gr. diarios de calabaza proporciona casi la mitad de las necesidades diarias de esta vitamina. La vitamina C, junto con los carotenos (provitamina A), ayudan a mantener una buena salud del aparato circulatorio, previniendo la aparición de la aterosclerosis o depósitos de placas en las arterias.

Las vitaminas A y C contribuyen a la prevención de la oxidación del colesterol y su posterior emplazamiento en las paredes de las arterias. Todo ello mejora la circulación y ayuda a prevenir ciertas enfermedades del corazón como el infarto de miocardio o la angina de pecho.

La calabaza es también rica en ácido fólico (vitamina B9). Esta vitamina, además de intervenir en la salud del sistema nervioso, ayuda a proteger el corazón al neutralizar la homocisteina cuyos niveles elevados en el organismo pueden ser responsables de ataques cardíacos.

Las calabazas constituyen un alimento “ligero”, ideal para las dietas para perder peso. Su contenido en agua es elevadísimo y su aporte calórico es muy bajo, 100 gr. de calabaza común contienen unas 13 calorías.

La ligereza de las calabazas, junto con su elevada cantidad de potasio contribuye a hacer de este alimento un recurso ideal para eliminar líquidos del organismo. El potasio promueve la diuresis al aumentar la cantidad de líquido y la frecuencia de las micciones. El consumo habitual de calabazas ayuda a prevenir la retención de líquidos, resulta ideal para el tratamiento de la obesidad y constituye una manera adecuada de prevenir la formación de cálculos renales.

Las calabazas contienen abundante fibra. La fibra favorece la expulsión de las heces por lo que previene el estreñimiento. Por otra parte la ingestión de fibra será muy adecuada para ayudar a eliminar toxinas del intestino y prevenir la aparición de numerosas enfermedades. En este sentido, se cree que el consumo habitual de calabaza, por su riqueza en fibra y antioxidantes podría ayudar a disminuir el número de cánceres de colon.

No debemos olvidar el papel que la fibra ejerce en el control de los niveles de azúcar en el organismo. La calabaza es rica en hidratos, pero su elevado contenido en fibras hace que estos se absorban poco a poco, manteniendo los niveles estables del azúcar en la sangre, por lo que resulta muy recomendada para los enfermos de diabetes, tanto más cuando se ha comprobado que es un alimento que ayuda a estimular la producción del páncreas.

Por su contenido en carotenos, vitamina C y cobre la calabaza tiene propiedades antiinflamatorias, ideales para reducir la inflamación y el dolor que se produce en enfermedades como la artritis o el asma.

El contenido en hierro y en ácido fólico (B9) de la calabaza ayuda en la prevención de la anemia, mientras por su contenido en potasio la calabaza posee propiedades diuréticas suaves. En resumen, la calabaza es un alimento depurativo, adecuado para cualquier persona.

El aporte mineral de la calabaza no es despreciable para tratarse de un vegetal fresco, y el hierro, el calcio, el zinc  y el magnesio que contienen ayudan a preservar el buen estado de uñas y cabellos.

Propiedades medicinales de la calabaza

Uso interno con hojas y semillas de calabaza

Vermífugo y tenífugo: Para eliminar las lombrices intestinales y durante mucho tiempo para eliminar la tenia; aquí influye el aminoácido cucurbitina. (En el primer caso pueden comerse las semillas sin cáscara a voluntad. Para expulsar la tenia se recomienda machacar 50 gr. de semillas frescas, mezclarlas con azúcar o miel y con agua. Comer la mezcla como única comida del día, repartida en tres porciones correspondientes al desayuno, merienda y cena. Después de unas horas de reposo, se deben controlar las deposiciones para ver si se ha expulsado el parásito. En caso de no haberlo hecho, repetir el tratamiento otro día.) Por otra parte, la ingestión de semillas, por su contenido en ácido salicílico, ayuda a prevenir la aparición de enfermedades reumáticas.

 Antipirético: Las decocciones de hojas de calabaza reducen la fiebre. (Hervir un puñado y medio de hojas de calabaza por litro de agua durante 10 minutos. Dejar reposar durante media hora. Tomar cuatro tazas al día.).

 Antidiarreico: La misma preparación anterior resulta interesante para disminuir la diarrea.

 Laxante: Favorece el tránsito intestinal con la ventaja de no ser irritante para el aparato digestivo

 Anti-prostática: Muy útil para el tratamiento de la hipertrofia prostática benigna. Al poseer cucurbitacina que influye en la dihidrotestosterona, evitando que esta produzca el aumento de la próstata. Al mismo tiempo, al tratarse de una planta con propiedades diuréticas, permite vaciar la vejiga urinaria, paliando los efectos desagradables de esta patología. (Comer semillas de calabaza secas o frescas, sin la cáscara). (Jarabe de semillas de calabaza y miel: Mezclar semillas de calabaza machacadas sin cáscaras con miel en la misma proporción. Comer una cucharada en ayunas cada mañana).

Uso externo con pulpa de calabaza

Emoliente: Para eliminar las asperezas de la piel: granos, manchas, pecas, etc. (Aplicación nocturna de mascarillas realizadas con pulpa de calabaza).

 Quemaduras: la mascarilla anterior sobre una quemadura, favorece la cicatrización de la misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s