SODIO

Dado que el sodio es el principal catión del plasma, la presión osmótica del plasma se correlaciona con la concentración de Na+ en el mismo (plasma).

La cantidad de sodio requerida por el organismo diariamente equivale a 400 mg/día. El promedio normal de Sodio intercambiable en los adultos sanos es de 41 meq./kg, mientras que la cantidad total de sodio corporal es de 58 meq./kg. Por lo tanto, aproximadamente 17 meq./kg. no están disponibles para intercambio. Por otro lado la gran mayoría de este sodio no intercambiable se encuentra en la malla cristalina de la hidroxiopatita de los huesos.

Tiene un papel fundamental en el metabolismo celular; mantiene el volumen y la osmolaridad, participa del impulso nervioso en la contracción muscular, el equilibrio ácido-base y la absorción de nutrientes por las membranas.

Se absorbe en el intestino delgado y de allí es llevado a los riñones, donde se infiltra y regresa a la sangre para mantener los niveles apropiados. La cantidad absorbida es proporcional a la consumida.

Alrededor del 90-95% de la pérdida de sodio es a través de la orina y, el resto en las heces y el sudor.

La secreción de sodio se mantiene por un mecanismo que involucra los riñones, el sistema nervioso simpático, la circulación de catecolaminas y la presión sanguínea.

Son muchos los alimentos que contienen sodio; sin embargo estos son los más ricos en él:

Origen animal: Fiambres. Embutidos. Encurtidos. Salazones. Conservas. Enlatados. Quesos curados. Mayonesas. Manteca.

 

Otros: Sal. Mostazas. Salsas. Cubitos de sopa. Sopas en polvo. Margarinas. Amasados de pastelería. Pan. Tapas de tarta. Empanadas. Tacos. Harinas leudantes y polvos para preparación de bizcochuelos, entre otros.

 

Una dieta, se considera hiposódica cuando tiene menos de 5 gr. de sal/día (algo equivalente a 2 gr de Na++).

El sodio, en colaboración con el potasio, realiza una serie de funciones en el organismo, estas son las más importantes:

  • Regula el equilibrio de los líquidos.
  • Contribuye al proceso digestivo, manteniendo la presión que ejercen 2 líquidos o gases que se extienden y mezclan a través de una membrana permeable o un tabique (presión osmótica).
  • Al actuar en el interior de las células, participa en la conducción de los impulsos nerviosos.
  • Regula el reparto de agua en el organismo.
  • Aporta energía.

Su carencia puede ocasionar una serie de trastornos en el organismo, estos son algunos de ellos:

  • Incapacidad para digerir los carbohidratos.
  • Neuralgias.
  • Alteraciones de los impulsos nerviosos.
  • Alteraciones en las contracciones musculares.
  • Alteraciones del ritmo cardíaco.
  • Falta de energía corporal.
  • Confusión mental.
  • Incomunicación celular.
  • Deshidratación.
  • Mareos.
  • Hipotensión.

Dentro de las causas que favorecen su deficiencia, estas son las más comunes:

  • Abuso continuado del café, té y alcohol.
  • Abuso continuado de azúcares refinados.
  • Abuso de diuréticos.
  • Dietas prolongadas y abusivas.
  • Alimentación rica en grasas y harinas.
  • La exposición prolongada al sol favorece fuertes pérdidas.
  • Sudar excesivamente.

Causas que favorecen su exceso:

Debido a que el sodio abunda en la mayoría de alimentos, ingerimos más cantidad de lo que necesitamos, perjudicando seriamente a nuestra salud. Lamentablemente se le añade demasiado sodio a los alimentos, en forma de sal común (cloruro sódico) o como saborizante (glutamato monosódico). Estas son algunas de las causas de su exceso en el organismo:

  • Abuso continuado de sal y bicarbonato sódico.
  • Hipertensión arterial.
  • Padecer insuficiencia renal crónica.
  • Padecer estreñimiento crónico.
  • Diarreas intensas.
  • Vómitos.
  • Padecer retención de líquidos.
  • Padecer insuficiencia cardíaca.
  • Cálculos renales.

El exceso de sodio perjudica de manera más dramática a los bebés que a los adultos, debido a que los bebés aún no han desarrollado totalmente sus riñones, no pudiendo estos hacer frente a grandes cantidades de sodio. La dificultad está en las comidas para bebés elaboradas industrialmente a las cuales se le añade sal con el fin de que a las madres les guste más, pero sin tener en cuenta el daño que esto produce. Su nivel en el organismo debe ser siempre controlado.

Su exceso en el organismo puede provocar una acumulación grave de líquidos en personas con insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis o nefropatía.

Estas son algunas de las enfermedades donde el uso del sodio, puede estar indicado:

  • Hipotensión arterial.
  • Fatiga crónica.
  • Calambres musculares.
  • Diarreas.
  • Vómitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s