ZINC

Fue en 1963 que la Dra. Prasad, cuando analizaba adolescentes y jóvenes que tenían anemia por deficiencia de hierro, retraso en el crecimiento y en la maduración sexual, quien descubrió su importancia al observar que los pacientes respondían favorablemente ante la ingesta de suplementos de zinc.

La mayoría del zinc se absorbe en el intestino delgado, siendo el yeyuno el lugar de mayor velocidad en el transporte del mismo. La absorción es un proceso saturable ya que cuando los niveles de zinc disminuyen se produce un aumento en la velocidad de transporte.

Luego es trasportando principalmente por la albúmina (proteína plasmática) al hígado a través de la circulación portal. Desde allí se distribuirá a diferentes tejidos.

El zinc forma parte de 100 enzimas, las cuales están ligadas al retinol, al metabolismo de proteínas y glúcidos, como así también a la síntesis de insulina, ARN, y ADN.

Tiene un papel básico en el sistema inmunitario, mejorando la respuesta inmunitaria natural en todas las células del cuerpo humano, dado que forma parte conjuntamente con el cobre y el magnesio de la enzima SOD, el superóxido dismutasa, eliminador de radicales libres del oxígeno.

Su función es esencial durante el crecimiento. Se une fácilmente a  los grupos amino de las proteínas y aminoácidos. Se absorbe fácilmente, fijándose a todas las proteínas del plasma y estando presente, en todos los tejidos del organismo.

La piel humana retiene el 20% de todo el zinc del organismo y a él le debe su elasticidad.

Más del 85% del total de zinc presente en nuestro organismo se deposita en los músculos, huesos, testículos, cabellos, uñas y tejidos pigmentados del ojo. Se elimina principalmente en las heces a través de secreciones biliares, pancreáticas e intestinales.

El zinc se encuentra en una amplia variedad de alimentos. La absorción de zinc es mayor si este proviene de proteínas animales que de proteínas vegetales.

Origen animal: Carnes rojas. Pescado. Yema de huevo. Carne de cordero. Hígado. Ostras. Carne de aves. Sardinas. Mariscos.

 

Origen vegetal: Algas. Cereales integrales. Lecitina de soja. Levadura de cerveza. Legumbres. Hongos. Nueces de pecán.  Soja.

 

Estas son algunas de las funciones más importantes que el zinc, desarrolla en el organismo:

  • Se le considera un componente esencial de la acción de la insulina y aparece de forma abundante en los islotes de Langerhans.
  • La glándula prostática, goza del índice más elevado de Zinc en el organismo.
  • Está relacionado con las funciones sexuales y los varones.
  • Las uñas y el pelo necesitan también el zinc para crecer sanos, sino las uñas de los pies y de las manos se tornan quebradizas y aparecen manchas blanquecinas y opacas.
  • Es necesario para una correcta contractibilidad muscular.
  • Es esencial para la síntesis de las proteínas.
  • Participa en el metabolismo correcto del Fósforo.
  • Colabora activamente en el desarrollo del esqueleto.
  • Es necesario para el correcto desarrollo del sistema nervioso.
  • Es esencial para el desarrollo del cerebro en el feto.
  • Participa en el desarrollo de los órganos reproductivos.
  • Ayuda a la cicatrización de las heridas.
  • Es necesario para mantener el equilibrio ácido-alcalino de la sangre.
  • Ayuda en la liberación de la vitamina A de su almacén hepático.
  • Ayuda hormonalmente tanto a hombres como a mujeres.
  • Previene el acné al regular la actividad de las glándulas sebáceas.
  • Interviene en la síntesis de colágeno.
  • Es protector hepático.
  • Es un potente antioxidante natural ya que es un componente de la enzima antioxidante superoxidodismutasa,
  • Ayuda a mantener las funciones oculares normales.
  • Es muy útil para reducir el ruido en los oídos (tinnitus). Generalmente y para unos resultados más óptimos, se toma en combinación con el cobre.

Su carencia puede ocasionar una serie de trastornos, estos son algunos de ellos:

  • Retraso en el crecimiento.
  • Alteraciones mentales.
  • Alteraciones en la forma y función de los órganos reproductores masculinos.
  • Alteraciones del sentido del olfato y del gusto.
  • Depresión inmunitaria.
  • Baja tolerancia a la glucosa.
  • Manchas blancas en las uñas, así como debilidad de las mismas.
  • Es un hecho demostrado que la carencia de zinc combinada con la de Piridoxina ocasiona trastornos mentales.
  • Si la piel tiene un bajo contenido en zinc, aparecen estrías en las caderas, los muslos, el abdomen, los senos y los hombros.
  • El pelo puede perder también parte de su pigmento natural. También pueden aparecer otras lesiones dérmicas.
  • No hay que olvidar que las carencias de Zinc y Piridoxina pueden predisponer al cáncer.
  • Infertilidad.
  • Acné.
  • Pérdida de apetito.
  • Trastornos oculares.
  • Pérdida de cabello.
  • Aumentos en los niveles del colesterol.
  • Cansancio y fatiga.
  • Trastornos de la próstata.
  • Diarreas.
  • Mala cicatrización de las heridas.

Causas que favorecen su absorción.

  • Proteínas animales: La cantidad de proteínas presente en una comida lleva a un aumento de la ingesta de zinc y tiene un efecto positivo sobre la absorción de zinc.
  • Histidina y metionina (aminoácidos).
  • Ácidos orgánicos: El agregado de ácido cítrico a ciertas comidas puede estimular la absorción de zinc.

Estas son algunas de las causas de su carencia:

  • Un elevado consumo de fibra dietética ya que impide su absorción.
  • Ingesta excesiva de Cadmio. Los niveles tóxicos de cadmio pueden inhibir la absorción de zinc.
  • Proteínas vegetales usadas como sustitutivos de la carne.
  • El ácido fólico y los polifosfatos. Los fitatos presentes en granos integrales, maíz y arroz. Los fitatos se unen al mineral bloqueando su absorción. Existen diferentes tratamientos que las industrias alimentarias realizan sobre ciertos alimentos para disminuir el contenido de fitatos y así mejorar la absorción de zinc y de hierro.
  • Síndrome premenstrual muy acusado.
  • Durante el embarazo.
  • Durante el primer año de vida, cuando el bebé tiene demasiado Cobre y necesita Zinc para contrarrestarlo, eliminando el exceso.
  • Durante la fase rápida de crecimiento.
  • Durante la pubertad, sobre todo en el caso de los adolescentes de sexo masculino.
  • Durante los 10 años en que las chicas sufren una considerable tensión premenstrual.
  • Los anticonceptivos que aumentan el índice de Cobre, pueden aumentar esta deficiencia.
  • Durante un periodo de estrés.
  • Cuando se ingiere demasiado Cobre.
  • Durante cualquier enfermedad grave. La leucemia crónica, por ejemplo.
  • Cirrosis hepática.
  • Insuficiencia renal.
  • Factores genéticos como en la acrodermatitis enteropática, enfermedad hereditaria infantil que se manifiesta como una incapacidad de absorber zinc de la dieta en forma adecuada.
  • Diabetes.
  • Tanto el exceso de sudor como el consumo de aguas duras provocan pérdida de zinc.
  • Hierro: Los suplementos de hierro de altas dosis (mayor a 25 mg) pueden disminuir la absorción de zinc. Esto no ocurre con el hierro proveniente de la dieta. No se recomienda tomar los suplementos entre comidas para así disminuir su efecto con respecto al zinc.
  • Calcio: El calcio en combinación con el ácido fítico inhibe al zinc ya que forma complejos insolubles para el intestino.
  • Caseína, proteína presente en la leche muestra tener un efecto negativo sobre la absorción de zinc.
  • Medicamentos: Antibióticos (tetraciclinas y quinolonas), anticonvulsionantes (valproato de sodio), diuréticos, anticonceptivos, y corticoides.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s