YODO

Es un elemento químico esencial para el organismo.

Nuestro cuerpo lo obtiene básicamente con el consumo de frutas y verduras.

Se absorbe en el tracto intestinal y es transportado por el torrente sanguíneo hasta llegar a la glándula tiroides para ser almacenado y utilizado en la producción de hormonas.

La glándula tiroides fabrica las hormonas tiroxina y triyodotironina que contienen yodo y que juegan un papel muy básico en la biología actuando sobre la transcripción genética para regular la tasa metabólica basal.

La acción de dichas hormonas es indispensable para el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso central en la etapa prenatal y los primeros años de vida del ser humano, además de su crecimiento y desarrollo somático ulterior.

Estos son algunos de los alimentos más ricos en yodo:

Sal yodada. Mariscos en general. Almejas y Mejillones. Calamares. Bacalao. Caballa. Arenque. Atún. Salmón. Sardina fresca. Lenguado. Legumbres. Brócoli. Zanahoria. Espinacas. Ananá. Higos secos. Té. Algas. Cebollas. Banana. Rabanito. Peras. En toda verdura y hortaliza cultivada en suelos ricos en Yodo.

Los trastornos en los niveles adecuados de yodo pueden desencadenar:

Por deficiencia:

  • Hipotiroidismo.
  • Hipotermia.
  • Disminución de la tasa metabólica basal.
  • Aborto en mujeres embarazadas.
  • Deformaciones fetales, así como retraso mental posterior.
  • Cretinismo.
  • Bocio.

Por exceso:

  • Aumento de la tasa metabólica basal.
  • Apetito voraz.
  • Sed inagotable.
  • Pérdida de peso.
  • Debilidad general.
  • Intolerancia al calor.
  • Nerviosismo.
  • Trastornos cardíacos.

Estas son algunas de las funciones más importantes del yodo:

  • Participa en la formación de las hormonas tiroideas, tiroxina y triyodotironina.
  • Es necesario para obtener energía corporal.
  • Ayuda en la absorción de hidratos de carbono.
  • Mantiene en buen estado uñas, pelo, piel y dientes.
  • Mejora la agilidad mental.
  • Ayuda a regular y sintetizar el colesterol.
  • Está presente en las fases de crecimiento y desarrollo del organismo.
  • Ayuda a que nuestro organismo queme el exceso de grasa.
  • Participa en el funcionamiento de tejidos nerviosos y musculares.
  • Participa en el sistema circulatorio.
  • Es necesario para el correcto metabolismo de los nutrientes.

Su deficiencia puede ocasionar una serie de trastornos en el organismo, estos son algunos de ellos:

  • Bocio simple.
  • Que la persona sea muy sensible al frío.
  • Que la persona aumente de peso alcanzando obesidad.
  • Que se padezca la enfermedad de Cretinismo que cursa con un retraso físico y mental.
  • Que se produzca una baja actividad metabólica.
  • Que la piel y el pelo se muestren secos.
  • Mayor propensión a padecer palpitaciones cardíacas.
  • Mayor propensión a padecer hipotiroidismo.

Algunos factores son causa de su deficiencia, estos son algunos de ellos:

  • Consumir alimentos pobres en Yodo.
  • Consumo continuado y excesivo de alimentos que impiden el almacenamiento del Yodo en el organismo, como por ejemplo la mostaza, las nueces, las alubias, etc.
  • Consumo prolongado y abusivo de pescados congelados o hervidos, ya que con estas preparaciones se favorece la pérdida de yodo en estos alimentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s