COCO

El coco es una fruta tropical obtenida del cocotero (Cocos nucifera), la palmera más cultivada a nivel mundial.

El coco es un fruto seco que posee un mesocarpo de color verde muy fibroso (parecido al que posee la nuez o las almendras) y que no se consume. La parte comestible de este fruto es la pulpa de su semilla.

Existen más de 40 especies de palma de coco, las cuales van desde aquellas que crecen a nivel del mar, hasta algunas que se dan a 1.500 de altura. La palmera del coco alcanza hasta los 20 metros de altura dependiendo de su variedad, tiene numerosas hojas, pinnadas, colgantes cortamente pecioladas, y con pinnas laceado-lineales acuminadas, las cuales se agrupan en la copa y alcanzan los 6 metros de longitud aproximadamente. Sus flores monoicas se encuentras agrupadas en espádices axilares y poseen 6 estambres, mientras que su fruto es una drupa de gran tamaño, hasta 30 cm de diámetro, llega a pesar 2,5 kg, con pericarpio fibroso y albumen comestible. El fruto inicialmente es de color verde y una vez madura se torna de un color marrón, con una corteza fuerte, rugosa y con algunos filamentos a manera de vellosidad.

La semilla de coco maduro acumula en su interior una pulpa (endospermo) aceitosa y aromática, de color blanco, que se consume sólida y se conoce como “coco”.

La designación “coco” fue nombrada por los portugueses por primera vez: Los portugueses descubrieron el coco en el territorio asiático de Malabar (actual sur de la India), durante el viaje de Vasco de Gama a la India (1497-1498).

Entonces, la palabra “Coco” se refería a un personaje imaginario con el que se solía asustar a los niños. Algunas canciones populares aún recuerdan este personaje en sus letras: “duérmete niño que viene el Coco, y se come a los niños que duermen poco”. Los tres agujeros germinativos del coco recordaban a la figura de un monstruo, con dos ojos y la boca (tercer agujero). Este parecido hizo que se bautizara el fruto del cocotero como “coco”.

Otros libros relatan que el origen de “coco” deriva del parecido al fruto con un mono, en portugués llamados macaco. A título de anécdota, en algunas regiones se entrenan a los monos para recolectar cocos, y algunas escuelas de capacitación de monos todavía existen en el sur de Tailandia.

El origen de esta planta es difícil saberlo, pues crece en casi todas las costas de los países tropicales del planeta. Los cocos son resistentes al agua salada del mar, y no es nada raro que cuando un coco caiga al mar así sea transportado a otras playas.

El lugar de origen del coco es un tema discutido, mientras muchos consideran que proviene de Asia del Sur, concretamente del delta del Ganges, algunos dicen que proviene del noroeste de América del Sur. Registros fósiles de Nueva Zelanda indican que plantas similares más pequeñas crecieron allí al menos hace 15 millones de años. También existen fósiles más antiguos descubiertos en Kerala, Rajastán, Thennai en Tamil Nadu a orillas del Palar, Then-pennai, Thamirabharani, Río Kaveri y laderas en la frontera de Kerala, Konaseema-Andharapradesh, Maharashtra (todo ello en la India) aunque los más antiguos conocidos provienen de Khulna, en Bangladesh.

Los cocos son mencionados en el poema Mahawamsa de Sri Lanka del siglo II al I A.C. El posterior Culawamasa dice que el rey Aggabodhi I (575–608) plantó un jardín de cocoteros de 3 yojanas de largo, probablemente la primera plantación de cocos registrada.

Junto con el trigo, el arroz, el árbol de pan, la banana, el poroto, la mandioca y la papa, el coco ha sido uno de los recursos alimenticios más importantes de la humanidad.

La composición del coco varía a medida que éste madura. Su nutriente más abundante es la grasa, que supone más de un tercio de su peso (cuando llega a la madurez). La mayor parte de los ácidos grasos del coco son de tipo saturado, pero presentan una particularidad especial, que los diferencia de los de origen animal: su molécula contiene de 6 a 14 átomos de carbono. Actualmente se sabe que estos ácidos grasos de cadena corta y media, presentes en el coco, no aumentan el nivel de colesterol, a pesar de ser de tipo saturado.

Cuando está verde (de 6 a 7 meses), la pulpa tiene una consistencia gelatinosa, contiene mucha agua y su proporción de nutrientes en mucho menor.

Cuando éste madura se hace más consistente, con menos agua y con nutrientes más concentrados. En este estado, contiene una buena proporción de hidratos de carbono, proteínas y sales minerales.

A continuación se indica la composición y compuestos activos de la planta. Entre paréntesis consta la parte de la planta donde se encuentran los componentes. La parte comestible del fruto es la semilla de la planta:

Carbohidratos (semilla): fructosa, glucosa, galactosa, manano, sacarosa, rafinosa, L-ramnosa, pentosanas, galactomanano.

Grasas: ver Composición del aceite de coco.

Proteínas

Fibra (semilla): lignina, celulosa, pectina.

Vitaminas: alfa-tocoferol o vitamina E (aceite), gamma-tocoferol o vitamina E (aceite), ácido ascórbico o vitamina C (semilla), niacina o vitamina B3 (semilla), tiamina o vitamina B1 (semilla), riboflavina o vitamina B2 (semilla), inositol (semilla).

La Vitamina E existe en al menos 16 diferentes formas, cuatro tocoferoles, cuatro tocomonoenoles y cuatro tocotrienoles. Cada forma tiene actividad biológica ligeramente diferente.

Minerales (semilla): magnesio, calcio, fósforo, yodo, hierro, selenio, sodio, zinc.

Oligoelementos: cromo, aluminio, antimonio, arsénico, bario, boro, cadmio, cesio, flúor, manganeso, molibdeno, níquel, rubidio, escandio, estroncio.

Polialcoholes (semilla): sorbitol.

Escualeno (semilla).

Ácidos orgánicos (semilla): ácido cítrico, ácido galacturónico, ácido málico, ácido mirístico, ácido succínico, ácido quínico, ácido shikímico, ácido tridecanoido, ácido siríngico (hojas), ácido cumárico (hojas), ácido ferúlico (hojas).

Fenoles: Vainillina (hojas)

Fitohormonas citoquininas (semilla): zeatina, trans-zeatin, dihidrozeatin, dihidrozeatin-O-glucósido, meta-topolin-ribósido, N6-isopenteniladenina, bencilaminopurina.

El cocotero es una palmera que posee grandes cualidades para su aprovechamiento. Desde la antigüedad, las civilizaciones tropicales la han utilizado para la fabricación de sus hogares, barcos, como bebida, alimento, en preparados cosméticos y recientemente se redescubren nuevas propiedades de su consumo.

Usos industriales y caseros del cocotero

El estípite (tallo) de la palma se utiliza para construir las vigas de las casas. En inglés este tipo de madera se conoce como “porcupine wood”. Posee un bonito color oscuro y a veces también se emplea para fabricar pequeñas canoas.

Las hojas de la palmera se utilizan para construir cercos y techos para las casas. A menudo se tejen sus hojas pinnadas y se utilizan para ropa o decoración.

Las fibras (mesocarpo) que envuelven el fruto cuando está maduro se usan para la fabricación de alfombras, cuerdas, etc.

La cáscara del fruto es dura y se utiliza para hacer objetos de artesanía y vasijas.

Jabón: el coco posee propiedades saponificables y se utiliza en la fabricación de jabones.

Barniz: Antiguamente, los indios utilizaban el hollín extraído del coco para barnizar sus sombreros de color negro.

Usos alimentarios del cocotero

Palmitos: los tallos jóvenes de los estípites se utilizan como alimento, popularmente conocidos como palmitos y utilizados tradicionalmente en ensaladas o como aperitivo.

Agua de coco: el líquido contenido en el interior del fruto del cocotero (el coco), ha resultado ser altamente rico en vitaminas y minerales. La población nativa lo ha bebido desde tiempos remotos, y actualmente el agua de coco se ha convertido en una bebida muy popular en Estados Unidos y el Reino Unido. También se ha estudiado el agua de coco por su contenido en fitohormonas, que pueden influir en el crecimiento de otras plantas.

El agua de coco es el contenido acuoso del endospermo líquido del coco, y se recoge durante la época de inmadurez del fruto. Cuando el fruto madura, este líquido acumula grasas y, cuando se extrae, se denomina crema o leche de coco.

La pulpa de la semilla: se consume fresca como una fruta. También se utiliza en repostería o heladería. Desecada, la pulpa de coco se consume como fruto seco, en copos, etc. La pulpa desecada se denomina copra.

Copra o pulpa desecada (coco rallado): se usa para decorar productos de pastelería o se comercializa como snack.

Leche de coco o Santan: así como el agua de coco es el contenido acuoso de los cocos inmaduros, la leche de coco es extraída del fruto maduro, cuando este acumula grasas y forma el endospermo o pulpa. La pulpa triturada se denomina leche de coco.

El aceite de coco: se extrae a partir de la copra o pulpa desecada. El aceite de coco tiene numerosas aplicaciones cosméticas, y en algunas regiones se utiliza para cocinar. La composición del aceite de coco contiene principalmente ácidos grasos saturados, que le confieren unas propiedades físicas muy espesas, siendo un aceite vegetal sólido. Los residuos de copra después de la extracción de su aceite se aprovechan para forraje.

Es una planta melífera, es decir, que las abejas pueden elaborar miel a partir del néctar de sus flores.

El eje terminal de la inflorescencia se sangra para obtener un líquido azucarado llamado arrack. Este líquido se utiliza en preparaciones alcohólicas, vinagre, miel y para obtener azúcar.

Azúcar de coco: es un tipo de azúcar no muy conocido, que se obtiene a partir de la savia de los brotes de las flores de la palma de coco, de los que se extrae un jarabe llamado arrack. Este es refinado y se obtiene azúcar.

Propiedades del coco

La parte comestible y medicinal del coco se encuentra en su semilla, popularmente conocida como “coco”.

La pulpa de esta fruta se utiliza para tratar diferentes afecciones nerviosas, debilidad, enfermedades respiratorias y problemas de memoria.

En la medicina herbal de los países tropicales encontramos que este fruto se emplea por sus propiedades bactericidas, antifúngicas, antivirales, antiparasitarias, antidermatofítica, antioxidantes, hipoglucemiantes, inmunoestimulantes y hepatoprotectoras. La medicina moderna ha confirmado algunas de estas propiedades y descubierto otras aplicaciones.

Los principales beneficios del coco se deben a que esta semilla, en todos sus estados de madurez, contiene vitaminas, minerales, oligoelementos y nutrientes esenciales para la salud humana.

Por todos estos motivos, la palma de coco es considerada, como se describe en las obras clásicas de la India, el “Kalpavriksha” o árbol de todas las dotes.

Es un fruto muy curioso debido a su gran tamaño, su color blanco y su característico sabor y aroma. Sin embargo, estas peculiaridades tan sólo anuncian el poder nutritivo de este fruto.

Por tanto, el coco es un alimento remineralizante, interesante de introducir en dietas para aumentar de peso, dietas para el estrés, dietas para la osteoporosis, para la artritis, dietas para la combatir la retención de líquidos (agua de coco) y dietas para la salud cardiovascular (agua de coco).

El coco es un fruto excelente para introducir en la dieta de los deportistas, debido a sus múltiples propiedades beneficiosas:

Remineralizante: el coco es uno de los frutos con mayor contenido en minerales y en oligoelementos. Estos componentes son los que regulan la tonicidad de los músculos y mejoran las funciones cardiovasculares.

Antioxidante: algunos minerales del coco tienen potentes funciones antioxidantes, como el zinc y el selenio.

Energético: la leche de coco (que se puede añadir a licuados de frutas), y el fruto fresco de coco tiene propiedades energéticas muy interesantes para el deportista:

Contiene carbohidratos complejos y simples (15g./100g.), que tienen efecto energético inmediato (azúcares como la fructosa, galactosa, rafinosa) y a largo plazo (polisacáridos como el galactomanano y las pentosanas). Adecuado para entrenamientos largos y deportistas de resistencia.

También es importante su contenido en grasas saturadas (30g./100g.) que regulan la presión sanguínea y aportan una reserva de energía de excelente calidad para el organismo. Hay que añadir que las grasas saturadas no se encuentran en el agua de coco, sino en el fruto y la leche de coco. Estos productos grasos del coco deben consumirse con moderación, debido a que las grasas saturadas pueden provocar aumento de los triglicéridos.

Por su capacidad energética, el coco es un alimento fundamental en la dieta del deportista, y se puede consumir en múltiples preparaciones.

Los minerales y oligoelementos que contiene el coco tienen acción antioxidante sobre el organismo. Por ello, este fruto es el preferido en los países tropicales, y forma parte de numerosas cremas cosméticas y cremas solares.

Otros estudios científicos muestran que el coco (pulpa de fruto maduro) posee propiedades antiinflamatorias y vasodilatadoras debido a su contenido mineral y en oligoelementos. La leche y el aceite de coco también ha demostrado propiedades antiinflamatorias en casos agudos y crónicos; propiedades analgésicas y antipiréticas demostradas.

Sin embargo, hay que apuntar que el coco maduro, consumido como pulpa, copra (pulpa desecada) o leche de coco, posee un alto contenido en grasas saturadas, que en exceso causan inflamación. Para las personas que deseen mejorar sus niveles de colesterol e hipertensión se recomienda tomar agua de coco de forma habitual. En caso de tomar leche, pulpa o copra de coco, debe hacerse en raciones moderadas.

El coco se ha utilizado antiguamente por sus propiedades estomacales. Sus nutrientes aportan protección a los tejidos previniendo la aparición de úlceras y mejorando los ardores de estómago.

Palmitos

Los palmitos son un manjar tradicional obtenido de algunas palmeras como la palmera cocotera (Cocos nucifera), la jusará (Euterpe edulis), el palmito (Chamaerops humilis) o la palmera de acai.

En concreto, el palmito es la parte tierna (cogollo) de los estípites jóvenes, en este caso, de la palmera de acai (Euterpe oleracea), una palmera esbelta y multicaule, de poco diámetro, que habita principalmente en la selva Amazónica.

Los palmitos de acai se comercializan en conserva y son de color blanco, textura blanda y sabor suave, ligeramente amargo. Los palmitos de acai se caracterizan por ser más gruesos que los palmitos obtenidos de otras palmas. De hecho, esta palma no tiene el sabor más deseable para la elaboración de palmitos, por lo que su consumo no está muy extendido y es más común encontrar palmitos procedentes de otros tipos de palma.

Los palmitos son un manjar muy tradicional en muchos países, y procede principalmente de América del Sur, concretamente de Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina y Paraguay, principales exportadores mundiales. La exportación de palmito tiene un alto impacto social y económico en muchas zonas del Amazonas, donde representa el principal sector de trabajo y una importante fuente de ingresos para muchas familias.

Muchos grupos ecologistas también alertan del impacto ecológico que suponen las explotaciones de palma para la obtención de palmito extraídas de la selva virgen, sin programa de reforestación posterior.

De esta valiosa palmera también se utilizan sus frutos para la obtención de la pulpa de acai, se elabora el famoso vinho de acai, productos cosméticos con aceite de acai, artesanías con sus semillas secas y de las raíces desecadas se elaboran decocciones con propiedades medicinales.

Composición nutricional de los palmitos de Acai

Agua: casi el 90% de la composición del palmito en conserva es agua.

Calorías: como la mayoría de las verduras, el acai, que es la parte más fibrosa de la planta, no supone un aporte importante de calorías, por lo que es un alimento adecuado en todo tipo de dietas saludables.

Carbohidratos: la palma de acai es muy pobre en azúcares, en comparación con otras palmas de las que se extrae el palmito. Por ello, este tipo de palmito se caracteriza por un sabor ligeramente amargo y no tan dulce como otras variedades.

De hecho, las variedades de palmito que se comercializan suelen ser de otros tipos de palmera, ya que los consumidores prefieren su sabor al de los palmitos de acai, menos dulces y más fibrosos.

Proteínas: el consumo de palmito no es un aporte de proteínas importante, sino que su valor nutricional recae en la fibra que contiene.

Grasas: esta conserva está totalmente libre de grasas.

Fibra: la importancia del palmito recae en su aporte de fibra y minerales. Contiene 2 gramos de fibra por 100g de palmito.

Ello es debido a que el palmito es precisamente el estípite (tallo) joven de la palmera, una parte muy fibrosa.

Minerales: el palmito contiene calcio, fósforo, potasio y, en menor cantidad, hierro.

Vitaminas: los palmitos tienen ciertas cantidades de vitamina C y vitaminas del grupo B: vitamina B3 o niacina y ácido fólico.

Propiedades del palmito

Adelgazamiento: este delicioso manjar es ideal para personas que decidan perder peso con salud. Es un aperitivo saciante, debido a su contenido en fibra y agua, con los beneficios de los vegetales y sin calorías.

Estreñimiento: la fibra que contienen los palmitos ayuda a acelerar el tránsito intestinal y, junto con una dieta adecuada, son un remedio para el estreñimiento.

Diabetes: el palmito contiene muy poca cantidad de azúcares, y su consumo es adecuado para personas con diabetes.

El palmito enlatado se conserva en salmuera, por lo que su contenido en sodio es importante. Debido al alto contenido en sal de los palmitos en conserva, debe moderarse especialmente en personas con hipertensión, colesterol u otras enfermedades cardiovasculares. Es importante moderar el consumo de conservas y alimentos ricos en sodio cuando seguimos una dieta para la salud cardiovascular.

Agua de Coco

El agua de coco es el endospermo líquido del coco inmaduro, el fruto del cocotero (Cocos nucifera L.)

A menudo el agua de coco se suele confundir con la leche de coco o Santan. La diferencia entre ambos líquidos recae en que la leche de coco se extrae de los cocos maduros, mientras que el agua de coco, proviene de cocos inmaduros.

Los cocos inmaduros de los que se extrae esta bebida todavía no han acumulado grasas y poseen bajo contenido en azúcares.

El agua de coco es rica en potasio, por lo que ayuda a reponer líquidos de forma natural.

Propiedades alimentarias del agua de coco

Durante miles de años el agua de coco ha sido un alimento de las poblaciones tropicales, quienes actualmente siguen consumiendo esta saludable bebida de forma habitual.

En los países donde crece, el coco se recoge cuando aún está verde, trepando por la esbelta palmera hasta conseguir coger un fruto. Este se rompe y se bebe directamente el líquido lechoso de su interior.

Actualmente la bebida de agua de coco, se comercializa bajo la marca Zico, de Coca-Cola Company.

Recientes investigaciones apuntan que el agua de coco, además de nutritiva e hidratante, puede poseer propiedades medicinales.

Propiedades medicinales del agua de coco

El agua de coco es el líquido contenido en el interior de los cocos inmaduros. Se comercializa embotellado o se consume fresco. La medicina tradicional y estudios recientes corroboran que el agua de coco posee propiedades beneficiosas para las personas con diabetes debido a sus componentes hipoglucemiantes.

Hidratante: el agua de coco posee un alto porcentaje de agua, además de minerales que contribuyen a la correcta hidratación, evitando la deshidratación. El agua de coco es un buen compañero durante los entrenamientos y para después de la competición. El agua de coco es una bebida muy hidratante indicada para complementar cualquier dieta saludable. Además, el agua de coco es baja en azúcares y grasas, por lo que su función es fundamentalmente hidratante. Por estos motivos, no es de extrañar que el agua de coco sea la bebida predilecta en las poblaciones tropicales, donde el calor es muy acentuado.

Además de su beneficio como refrescante, el agua de coco verde presenta beneficios como antihelmíntico, como diurético y es extremadamente laxante, por lo cual se recomienda en algunos casos de estreñimiento. La pulpa también tiene cualidades moderadamente laxantes y con ella se puede hacer un jarabe pectoral para combatir afecciones de las vías respiratorias altas.

Para aliviar la tos es aconsejable abrir un coco, machacarlo y poner a fuego lento junto con miel de abejas, dejarlo un rato allí hasta que se forme un jarabe que se deberá tomar cada 3 horas.

Algunos investigadores afirman que el agua de coco aparte de ser purificadora de la sangre y prevenir enfermedades como el asma y la amebiasis, también hace que se tenga buen humor. Como antihelmíntica y antiparasitaria la leche de coco otorga grandes beneficios, en especial si se toma habitualmente mezclada con leche de ananá o de papaya.

Bebida isotónica natural: por su excelente equilibrio de minerales, esta bebida no puede faltar en el plan de hidratación de cualquier deportista. Contiene potasio, vitaminas antioxidantes y minerales que contribuyen a la recuperación después del deporte.

Por ser una bebida muy baja en azúcares, el agua de coco se recomienda durante fases de adelgazamiento. Además, su contenido en potasio le aporta cualidades cardiosaludables. Estudios científicos han demostrado sus propiedades cardiosaludables, vasodilatadoras y que ayudan a reducir el colesterol. Indicado para personas con diabetes y personas con hipertensión.

Leche de Coco

La leche de coco o Santan es el endospermo triturado de la semilla de coco, el fruto del cocotero (Cocos nucifera L.)

Cuando la pulpa de los cocos frescos se tritura, se consigue un líquido espeso y graso llamado leche de coco, jugo de coco o Santan.

No debe confundirse la leche de coco con el agua de coco. El agua de coco es el líquido acuoso del interior de los cocos inmaduros, cuando aún no se ha formado la pulpa ni ha acumulado grasas.

Composición nutricional de la leche de coco

Agua: el contenido acuoso del jugo o leche de coco puede variar según la casa comercial, que le puede añadir más o menos agua. En general, la pulpa de coco fresca y triturada puede contener hasta el 50% de agua en su composición, mientras que en los productos elaborados esta proporción suele ser entre el 55 y 64%.

Carbohidratos: contiene hasta 5g. de carbohidratos por cada 100g. de leche de coco. Este contenido puede variar si le añaden más o menos líquido, pues algunas leches de coco contienen 2-3g. de azúcar por cada 100g, dependiendo de la casa comercial. En general, la leche de coco es baja en azúcares.

Proteínas: aporta 2,29g. de proteínas por cada 100g. Este contenido proteico es superior al de otros frutos (entre 0,5 y 1g. de proteína), debido a que el coco es un fruto seco y se consume su semilla.

Grasas: son el principal componente de la leche de coco, y motivo por el cual tiene una textura muy agradable y aporta cremosidad a los licuados, tortas y cremas. El coco es junto con la palma, la semilla más rica en grasas saturadas del reino vegetal.

Las grasas saturadas en exceso pueden causar aumento de lípidos en sangre (triglicéridos), por lo que debemos moderar el consumo de leche de coco, igual que moderaríamos el consumo de crema de leche debido al alto contenido graso.

Fibra: la leche de coco contiene el saludable aporte de 2,2g. de fibra por cada 100g. Ello es debido a que contiene la pulpa del coco.

Vitaminas: contiene principalmente vitaminas del grupo B con funciones energéticas y nutritivas del sistema nervioso.

Minerales: la principal importancia nutricional del coco recae en su contenido en minerales y oligoelementos. Entre sus minerales destacables se encuentra el potasio, con efecto diurético; el fósforo, mineral energético; el selenio, potente antioxidante y el cromo, que ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.

Leche de coco en la alimentación

Sustituto de la crema de leche sin colesterol: Por su textura, la leche de coco es un sustituto idóneo de la crema de leche. Además, por ser de origen vegetal, no contiene colesterol. Su sabor afrutado aporta aroma y cremosidad a los licuados, aunque también podemos atrevernos a introducirlo en cremas de calabaza o verduras.

Con la leche de coco se elabora un plato tradicional llamado arroz con coco. En Indonesia, el arroz con coco se conoce con el nombre uduk.

En la cocina colombiana, la leche de coco se utiliza para preparar pescados y carnes.

La leche de coco es un ingrediente típico de la ananá colada.

En la gastronomía venezolana se preparan carnes y pescados llamados en coco.

Otros usos de la leche de coco: La Leche de coco estimula el crecimiento de las plantas. En 1943, Johannes van Overbeek descubrió que la leche de coco estimula el crecimiento vegetal debido a su contenido en citoquininas, concretamente zeatina, que es un tipo de hormonas vegetales (fitohormonas). La leche de coco se comercializa en supermercados y podemos utilizarla disolviéndola en el agua de riego de manera habitual para estimular el crecimiento de nuestras plantas.

Propiedades de la leche de coco

Estudios modernos confirman que el agua de coco y la leche de coco poseen propiedades estomacales debido a que contienen componentes protectores de las paredes del estómago (agentes citoprotectores). Asimismo, la leche de coco ha demostrado mayor poder protector que el agua de coco, debido a que contiene más grasas.

Por tanto, la leche de coco puede ser una bebida eficaz para prevenir úlceras de estómago, aliviar el ardor de estómago y el dolor estomacal.

Para aprovechar los beneficios que presta contra los parásitos intestinales, se aconseja mezclar medio vaso de jugo de ananá con medio vaso de leche de coco y tomar como desayuno durante 9 mañanas consecutivas. Es necesario no consumir ningún alimento hasta dos horas después de haber tomado esta bebida.

Se recomienda que la leche de coco sea un alimento habitual en los niños durante su crecimiento, pues posee gran contenido de proteínas que ayudarán a mejorar la formación de los tejidos estimulando así el proceso de crecimiento.

Para prevenir el asma o combatirla es prudente tomar varias veces al día leche de coco.

Aceite de Coco

Este aceite se obtiene de la pulpa de color blanca que está contenida en el interior de la semilla del fruto del coco.

El aceite de coco se extrae del cocotero (Cocos nucifera), de la parte interior de la semilla de esta planta o coco, y, concretamente, de la masa blanca comestible (endospermo), que se encuentra rodeada de una capa endurecida (endocarpo).

El 50% del contenido de grasa en el aceite de coco es una grasa difícil de encontrar llamada ácido laúrico. El ácido laúrico es un antivirus poderoso y destructor de bacterias gram-negativas, y el aceite de coco es el que contiene más ácido láurico que cualquier otro producto en la tierra.

El organismo convierte el ácido láurico en monolaurina, la cual tiene propiedades anti-bacteriales y anti-protozoos.

La monolaurina es un monoglicerido el cual puede realmente destruir los virus recubiertos de lípidos, como:

  • VIH, herpes
  • Sarampión
  • Virus de la gripe
  • Diversas bacterias patógenas
  • Protozoos como la guardia lamblia

El ácido cáprico, otro ácido graso de coco presente en cantidades más pequeñas, también ha sido agregado a lista de componentes antimicrobianos del coco.

Esta es una de las razones claves por la que debería considerar consumir el aceite de coco, ya que no existen muchas fuentes de monolaurina en nuestra alimentación. Sin embargo, esos no son todos los beneficios saludables del aceite de coco.

El aceite de coco tiene aproximadamente 2/3 de ácidos grasos de cadena mediana (AGCM), también llamados triglicéridos de cadena media o MCT. Estos tipos de ácidos grasos producen toda una serie de beneficios para la salud.

El aceite de coco es la fuente natural más rica de estos saludables AGCM.

Los ácidos grasos de cadena media (MCFA) abundantes en los cocos se digieren más fácilmente, y son utilizados de manera diferente por el cuerpo que las otras grasas. Mientras que otras grasas se almacenan en las células de cuerpo, los MCFA del aceite de coco se envían directamente al hígado, donde se convierte inmediatamente en energía. Tanto es así, que cuando usted come coco y aceite de coco su cuerpo lo utiliza inmediatamente para producir energía en lugar de almacenarla como grasa en el cuerpo. Gracias a que esta rápida y fácil absorción se aligera la carga de trabajo del páncreas, el hígado y el sistema digestivo y el aceite de coco “acelera” su sistema metabólico. Y puesto que el aceite de coco acelera realmente su metabolismo, su cuerpo quemará más calorías al día, lo que se traduce en una pérdida significativa de peso y un aumento de energía y vitalidad.

El coco es prácticamente el único alimento que contiene ácidos grasos de cadena corta, que al contrario que el resto de las grasas, no necesitan ni enzimas pancreáticas ni bilis para su digestión, por lo que resulta ideal para las personas a las que se le ha extirpado la vesícula biliar y tienen dificultades para digerir las grasas, o en general, para personas con problemas digestivos o de hígado. En los hospitales los ácidos grasos de cadena corta se incorporan generalmente a pacientes que requieren una alimentación especial.

Por otro lado, numerosos estudios han demostrado el efecto contrario en las grasas no saturadas con contenido excesivo en omega-6, como aceites de colza, sésamo, girasol, maíz, y otros aceites vegetales: pueden contribuir al hipotiroidismo y disminuir su ritmo metabólico. Los cocos tienen un alto contenido en proteínas y bajo en carbohidratos. Son también fuente de ácido fólico, de todos los tipos de vitamina B, y de minerales como calcio, magnesio y potasio.

El aceite de coco ayuda a perder peso, evitar enfermedades cardiovasculares y problemas de tiroides como el hipotiroidismo tan extendido hoy en día entre las mujeres.

Esta fruta ofrece grandes beneficios para el cuidado de la piel, pues es emoliente. El aceite de coco es la base de muchos y variados productos de belleza, como lo es el caso de leches cutáneas, cremas y pomadas. La manteca hecha con el coco es emoliente, y se utiliza frecuentemente para la piel reseca, en especial cuando los labios se cuartean por el frio.

Un remedio muy útil para evitar o disminuir las arrugas en el rostro se puede realizar con 2 bananas pequeñas bien maduras y 3 cucharadas de aceite de coco. Haga un puré con las bananas, agregue el aceite de coco y mezcle hasta que quede uniforme, luego aplique sobre la piel y deje actuar por 30 minutos. Retire con abundante agua tibia.

El aceite de coco es el único con el que se debería cocinar, puesto que es el único que no se oxida al calentarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s