GRANADA

Punica granatum, el granado, es un pequeño árbol frutal caducifolio de la familia Lythraceae, y cuyo fruto es la granada.

Se trata de un arbusto pequeño, no mayor a los 3 metros de altura, con corteza de color marrón claro y ramas espinosas. Sus hojas alcanzan los 8 cm de longitud, son lanceoladas, enteras, oblongas, de color verde brillante y crecen opuestas, mientras que las flores se caracterizan por su esplendor, crecen de tres en tres o solitarias dependiendo de la variedad de la planta, posee una corola con 5 a 7 pétalos de color rojo escarlata. El fruto de esta planta, conocido como granada es una baya de regular tamaño, de un tono rojizo o anaranjado y coronado en su ápex por el cáliz coriáceo que alcanza los 10 cm de longitud.

Este árbol es originario de la región que abarca desde Irán hasta el norte de los Himalayas en India, y fue cultivado y naturalizado en toda la región del Mediterráneo incluida Armenia, desde la Antigüedad. Muy apreciado en las zonas desérticas, ya que está protegido de la desecación por su piel gruesa y coriácea, lo que permitía que las caravanas pudieran transportar su fruta grandes distancias, conservando sus apreciadas cualidades. Testimonios de su consumo se recogen en todos los documentos antiguos.

Se sabe del cultivo de la granada, desde hace al menos 5.000 años en Asia occidental y en el Norte de África; se plantaba en los jardines colgantes de Babilonia y se encuentra esculpido en los bajorrelieves egipcios.

Los antiguos egipcios preparaban con su jugo un vino ligero con sabor a frambuesa.

Los egipcios eran enterrados con granadas. Los babilonios creían que masticar sus granos antes de las batallas los hacía invencibles.

Hipócrates recomendaba el jugo de la granada contra la fiebre y como fortificante contra la enfermedad.

Los romanos conocieron la granada gracias a los fenicios que la trajeron de Fenicia (aproximadamente en el actual Líbano) a Roma, de ahí su nombre científico de Punica.

La Biblia hace referencia en numerosas ocasiones a este fruto, y siempre en su defensa.

La granada tiene un cáliz con forma de corona. En la tradición judía fue el diseño original, que inspiró para hacer las coronas.

Son los bereberes quienes traen la fruta a Europa, y la ciudad de Granada, fundada en el siglo X, recibió su nombre por esta fruta.

Muchos pueblos han visto la granada como un símbolo de amor, de fertilidad y prosperidad:

Según la mitología griega, el primer granado fue plantado por Afrodita, la diosa griega del amor y de la belleza, mientras que el dios del infierno Hades, le ofreció su fruto a la bella Perséfone para seducirla.

En Java, está asociada a ciertos ritos que acompañan el embarazo.

Según Shakespeare, bajo su follaje se ocultó Romeo para cantarle una serenata a Julieta.

En China, se tiene la costumbre de ofrecerle una granada a los recién casados como auspicio de una descendencia numerosa (el color rojo de esta fruta es considerado por la tradición china un color que atrae la buena fortuna).

En el Islam se considera uno de los árboles del Paraíso, conforme a referencias coránicas y de las tradiciones del profeta Muhammad o Mahoma.

Por tener la granada gran cantidad de pepitas, era considerada en la antigüedad como un símbolo de fertilidad y fecundidad. Era atributo de Hera, Deméter y Afrodita. En Roma era habitual que las novias llevasen un tocado de ramas de granado. Tiene especial relevancia en el mito de Perséfone y Hades.

La granada forma parte del escudo de la ciudad de Tacna, al sur de Perú.

Desde 1492 una granada forma parte del escudo de España. También del de Colombia. Son los únicos estados del mundo con una granada en sus emblemas nacionales.

Granada, antigua capital del Reino Nazarí de Granada en la Edad Media, es el nombre de la actual ciudad española, así como de su provincia. Su fruto está incluido en el escudo de armas de la ciudad.

Usos del granado

Árbol de frutos comestibles: El granado se cultiva preferentemente como árbol frutal por las granadas, que son sus frutos y que son comestibles. Igualmente de sus frutos se obtiene jugo de granada, que resulta muy desintoxicante y muy refrescante en verano.

Bebidas alcohólicas: El granado forma parte de la composición de algunas bebidas alcohólicas, como el “Ponche de Granada” que se elabora en algunas partes de México.

Árbol de jardín: El granado puede cultivarse como pequeño árbol o arbusto de jardín por sus bonitas flores rojas y sus atractivos frutos. Su aspecto en otoño, cuando las flores se vuelven ocres resulta muy decorativo. Uno de los países que más cultiva el granado en jardinería es el Japón. En este país pueden observarse muchos ejemplares de esta planta que presenta muchas variedades.

Bonsai: El granado es uno de los árboles preferidos para realizar bonsais. Sus troncos retorcidos y sus pequeños frutos colgantes como bombillas ofrecen un aspecto muy decorativo.

Tintes naturales: A partir de la granada se elaboran tintes ecológicos para limpiar los tejidos de color granate. (Curiosamente al color granate se le da ese nombre por la granada).

Productos medicinales: La corteza de los frutos, raíces y frutos, así como las flores y las hojas del granado se han utilizado y se siguen utilizando por sus propiedades medicinales. El granado se considera un árbol con propiedades antioxidantes y astringentes muy destacadas.

Sustancias activas

Contiene una cantidad de hidratos de carbono, en forma de azúcares, superior a la mayoría de las frutas.

En cuanto a proteínas, contiene una cantidad respetable teniendo en cuenta que se trata de una fruta. En cambio en grasas, su contenido es mínimo.

Vitaminas: Es rica en vitaminas C, E y B6, aportando cantidades significativas de B1, B2 y B3.

Minerales: Los más abundantes son el potasio, cobre y hierro.

Su principal valor biológico se halla en los componentes no nutritivos:

Taninos: Éstos ejercen una acción antiinflamatoria y astringente en las mucosas del tracto digestivo. Se encuentran en pequeñas cantidades en el grano o vesícula de la granada y, en una cantidad mucho más superior en la corteza y en las láminas amarillas que separan por dentro los granos.

Ácido cítrico y otros ácidos orgánicos, a los que se debe no solo su sabor sino también su acción favorable sobre el intestino, ya que contribuyen a regenerar la flora bacteriana intestinal.

Antocianinas: Se trata de pigmentos vegetales pertenecientes al grupo de los flavonoides que son poderosos antioxidantes en las células, frenando el proceso de envejecimiento y degeneración. Actúan como antisépticos y antiinflamatorios en el conducto digestivo.

Pelletierina: Un alcaloide de acción vermífuga, es decir que ayuda a eliminar los parásitos intestinales. Se encuentra sobre todo en la corteza de la raíz del árbol.

Propiedades alimentarias de la granada

Un estudio destacó el poder para prevenir el cáncer con la granada. En concreto, los elagitaninos parecen ser responsables del efecto anti proliferativo de la fruta, ayudando de esta manera a prevenir el cáncer de mama. El ácido elágico de las granadas inhibe la aromatasa, una enzima que convierte los andrógenos en estrógenos. De esta forma, la aromatasa juega un papel clave en la carcinogénesis de mama, por lo tanto, se inhibe el crecimiento del cáncer de mama. Además tiene propiedades antiinflamatorias, y tiene niveles más altos de antioxidantes que el vino rojo y el té verde. La cantidad de antioxidantes generalmente se atribuye al contenido de polifenoles. Ayuda a combatir el cáncer de próstata, cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y el Alzheimer. De acuerdo con la Asociación Estadounidense de Urología, la granada por tener numerosos antioxidantes y sustancias vegetales puede ayudar a los hombres con cáncer de próstata.

Por su bajo contenido en calorías e hidratos de carbono, su consumo lo pueden contemplar quienes siguen una dieta de adelgazamiento y las personas con diabetes.

Los taninos que contiene esta fruta le confieren la propiedad astringente y antiinflamatoria en las mucosas del tracto digestivo. La corteza (malicorium) y los tabiques internos son las partes del fruto que más cantidad de taninos presentan. Por ello, el consumo de granada está indicado en caso de diarreas infecciosas, cólicos intestinales, flatulencia (exceso de gases) y estómago delicado.

La corteza del fruto y las láminas o tabiques internos que separan cada grano poseen alcaloides con propiedades vermífugas, por lo que son muy eficaces para expulsar la tenia y las lombrices intestinales.

Las cualidades antisépticas y antiinflamatorias que se le atribuyen a esta fruta, también se basan en su contenido en ácidos como el ácido cítrico y málico, responsables de su agradable sabor acidulado. El ácido cítrico favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales a través de la orina, por lo que el consumo de granada es muy adecuado en caso de hiperuricemia o gota y litiasis renal por sales de ácido úrico.

La granada también contiene flavonoides, pigmentos vegetales responsables del color rojizo de sus granos, de acción antioxidante y antiséptica. Dichos componentes tienen la capacidad de captar radicales libres nocivos para el organismo, por lo que el consumo de granada contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares y de cáncer.

Así mismo, por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. No obstante, su consumo deberá tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral. Sin embargo, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia; debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de granada.

Por su relación entre su contenido de los minerales sodio y potasio, está indicado para drenar o aumentar la eliminación de líquido excedente, es decir, como diurético.

Pero su efecto diurético combinado con su efecto inhibidor de la angiotensina, una enzima que se ocupa de regular la presión sanguínea, se recomienda en caso de hipertensión.

El ORAC (Oxygen radical absorbance capacity), es el medidor del efecto contra los radicales libres y su efecto envejecedor, es decir, su capacidad antioxidante. En el caso del jugo del fruto de la granada, su valor es de casi 3000 unidades los 100 gramos.

Existen algunos estudios que demuestran que la alta capacidad antioxidante de la fruta se debe a su contenido en antocianinas, polifenoles, taninos y algunos ácidos, entre otras sustancias, como vitaminas y minerales con dicho efecto.

Sin embargo, la mayoría de su contenido en taninos reside en la corteza de la fruta y no en el grano. Dado que no comemos la corteza de la fruta, los taninos no son tan importantes como antioxidantes como el resto de componentes.

En cambio, el contenido de polifenoles de la granada es muy alto, triplica los niveles de algunas bebidas tan conocidas como el té verde o el vino tinto. Su efecto antioxidante por tanto, también se triplicará.

El jugo de granada puede ayudar a revertir enfermedades cardíacas. Cuando hay acumulaciones de placas en las arterias, las arterias se endurecen (arterosclerosis). Al disminuir el espacio arterial el flujo sanguíneo también disminuye. Esto aumenta el riesgo a tener un ataque cerebral. En los estudios el jugo de granada disminuyó el endurecimiento de las arterias surgido de elevados niveles de colesterol.

También se suele indicar para problemas del sistema respiratorio y para todo tipo de problemas de regeneración de tejidos y piel, puesto que entre muchos de sus componentes, destaca su contenido en vitamina C, (ayuda a la cicatrización), y su contenido en vitamina A, (ayuda a la regeneración de tejidos y mucosas).

Su capacidad como antioxidante y regenerativo de los tejidos se manifiesta también en el mantenimiento y salud de la piel. En este sentido comer granadas presenta ventajas desde un punto de vista estético, dado que ayuda a mantener el cutis y la piel del cuerpo en mejor estado, previniendo el envejecimiento de la piel de forma prematura.

La granada ayudará a prevenir la aparición de arrugas, manchas de la piel, flaccidez, patas de gallo, etc.

El contenido en fibra ingerido de la granada depende de su forma de consumo, es decir, difiere mucho si consumimos el fruto directamente o solo bebemos el jugo de éste, puesto que en el último caso la fibra se pierde por completo.

Por tanto, cuando se habla de un alimento muy rico en fibra, nos referimos al consumo del fruto, no del jugo extraído del fruto.

Otro factor a tener en cuenta es que el efecto prebiótico se suele atribuir a las fibras solubles. Lo cual no significa que una fibra que tenga poca proporción soluble (insoluble) no sea beneficiosa, sino que el efecto prebiótico será posiblemente menor que el que podemos obtener a partir de una fibra mayoritariamente soluble.

La granada, como mayoritariamente es una fibra insoluble, estará indicada para casos de estreñimiento.

En cambio, si tenemos la mucosa digestiva o intestinal dañada, es recomendable consumir el fruto en jugo, ya que evitaremos que su contenido en fibra irrite más las mucosas, pero obtendremos todas las vitaminas y minerales que nos aporta, y que nos ayudarán a regenerar los tejidos.

En caso de diarrea, está contraindicado el consumo de alimentos con efecto diurético, o con alto contenido en fibra insoluble, porque aumentarían todavía más la perdida de líquido y electrolitos, siendo contraproducente.

Se recomienda el consumo de alimentos astringentes, que contengan mayoritariamente fibra soluble, junto con una correcta reposición del líquido y electrolitos perdidos.

Propiedades medicinales del granado

Además de sus atributos alimentarios como fruta, tales como varios ácidos (cítrico, málico,…), flavonoides, polifenoles, esteroles, alcaloides, taninos, etc., la granada es fruto de un árbol, el granado, y éste árbol produce una serie de sustancias con función protectora, que no solo residen en la fruta.

En función de la parte del árbol que utilicemos, raíz, tallo, hojas, fruta, tendrá unas propiedades u otras.

Es decir, no todas las partes tienen las mismas propiedades y nutrientes, por tanto, no todas las propiedades que se le atribuyen se consiguen exclusivamente consumiendo la fruta.

Un remedio utilizado en la medicina tradicional

Desde hace siglos que el jugo de esta fruta se utiliza como tratamiento de problemas intestinales. Pero no es su única aplicación que se le conoce.

Por ejemplo, en algunas zonas de la India, se utilizan las partes blancas y amargas del centro de la fruta, se salpimienta, se le añade jengibre y se utiliza como cepillo de dientes, para la higiene bucal y para proteger las encías por su efecto antibacteriano contra la gingivitis.

En la medicina ayurvédica también se utilizan las diferentes partes de la granada y del granado para diferentes aplicaciones.

La piel de la fruta y la corteza del tronco, se emplean para eliminar parásitos como la tenia o también como astringente en casos de diarrea.

En cambio, las semillas y el jugo se emplean en gárgaras, como protector cardiovascular contra el colesterol.

El jugo se aplica como preventivo de problemas oculares.

Conjuntamente, la piel de la fruta, la corteza del árbol y las flores del granado, se emplean como antihemorrágicos y vasoconstrictor (por su efecto astringente), pero también como tónico para la piel y para disminuir las manchas de ésta.

El consumo directo de semillas o el uso como supositorio vaginal de la piel del fruto y la corteza del tronco se utilizaban como abortivo y para no quedarse embarazada, antiguamente en algunas zonas de la India.

Propiedades de la corteza del granado

La corteza de la raíz y de los tallos contiene hasta un 15% de sales minerales como el oxalato cálcico. Es la parte más rica en taninos (20%) (punicalina y punicalagina). La acción de los taninos disminuye parte de la toxicidad de los alcaloides. Se emplea en decocción. También es la parte más rica en alcaloides, concretamente en una sustancia llamada pelletierinas.

La corteza de la raíz se emplea para tratar problemas y afecciones intestinales por parásitos, especialmente tenias, aunque su uso ya no está muy extendido, debido a que resulta sumamente neurotóxica en pequeñas cantidades superiores a las consideradas como medicinales.

La corteza de los frutos es muy rica también en taninos. Se utiliza en uso interno para el tratamiento de la diarrea. (Decocción de tres cucharadas de corteza seca por litro de agua durante 10 minutos. Beber dos o tres tazas al día).

Esta misma decocción puede ser utilizada en uso externo para el tratamiento de enfermedades de la piel por sus propiedades antibacterianas y astringentes al favorecer la cicatrización y proteger contra las infecciones. Entre las principales aplicaciones tenemos las siguientes:

Ulceras de boca: Realizar enjuagues con el líquido resultante de la decocción anterior.

Heridas: Aplicar el líquido resultante de la decocción anterior sobre la herida

Dermatitis: Aplicar el líquido resultante de la decocción anterior sobre la parte de la piel afectada

Conjuntivitis: Diluir el líquido anterior en un 50 % más de agua y limpiar los ojos con el líquido resultante.

Picazón: Aplicar el líquido resultante de la decocción anterior la zona pruriginosa.

Vaginitis: Realizar lavados vaginales con el líquido resultante de la decocción de tres cucharadas de corteza seca por litro de agua.

Propiedades del aceite de semillas de granado

A las semillas de granada se le atribuyen propiedades estrogénicas.

De las semillas de la granada se suele extraer el aceite que contiene, en forma de varios ácidos, como el ácido elágico, ácido cítrico y ácido málico, y algunos esteroles. Al aceite extraído, algunos estudios le atribuyen propiedades antiinflamatorias.

Esto es debido a que podrían inhibir la formación de prostaglandinas de la serie 2 (leucotrienos, tromboxanos), formadas gracias al ácido araquidónico. Las prostaglandinas tienen efecto proinflamatorio, por tanto, su inhibición produce un efecto antiinflamatorio.

Propiedades de las flores del granado

Las flores del granado son ricas en varios tipos de ácidos orgánicos. A veces, se utilizan las flores como astringentes, tanto en caso de diarreas como en aplicaciones cutáneas externas.

En uso interno, en cuanto al tratamiento de la diarrea, se emplean en forma de decocción, vertiendo 1lt de agua en 30g de flores secas y dejándolo hervir 5 minutos. Tomar medio vaso al día.

También han sido efectivas para tratar cefaleas e incluso migrañas.

Referente a sus aplicaciones externas, el uso de las flores puede ser útil para mantener una buena higiene bucal, protegiéndonos contra la caries y la gingivitis. (Se emplean en forma de infusión, vertiendo 1lt de agua en 50g de flores secas y dejándolo reposar durante 30 minutos. Realizar enjuagues bucales con el líquido resultante).

Propiedades de las hojas del granado

Las hojas del granado son ricas en taninos y flavonoides, como los llamados apigenina y luteolina. Su uso podría ayudar a disminuir la anemia.

Se emplean en forma de infusión, vertiendo 1lt de agua en 50g de hojas secas y dejándolo reposar durante 15 minutos. Se toman 3 tazas al día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s