HINOJO

El hinojo (Foeniculum vulgare), es una hierba perenne y sumamente aromática, de la familia de las umbelíferas, también denominadas Apiáceas.

La familia incluye alrededor de 250 géneros y más de 2.500 especies; la mayoría de las cuales son plantas propias de las estaciones frías. Se reconocen por su abundante contenido en sustancias aromáticas, muy marcado en el hinojo, y son las semillas las que contienen los aceites esenciales responsables de su aroma y sabor. Algunas especies de esta familia contienen furanocumarinas, compuestos que pueden causar dermatitis. Sin embargo, no todos los individuos son sensibles. La respuesta de la dermatitis se intensifica con la exposición a la luz ultravioleta y puede dar lugar a la decoloración de la piel.

La planta puede llegar a alcanzar hasta 2,5 metros de altura, y presenta tallos erectos y estriados con hojas compuestas de color verde-grisáceo. Sus flores son amarillas y su fruto o semilla es ovoide y desprende un agradable aroma a anís.

El hinojo dulce que se consume hoy en día como hortaliza es una variedad del hinojo común o silvestre. Del silvestre que crece o se cultiva en todos los países mediterráneos se aprovechan sobre todo sus semillas por sus reconocidas propiedades digestivas. Del hinojo común se utiliza como esencia sus semillas, así como el tallo y las hojas picadas, y como hortaliza, el bulbo.

La planta se considera nativa de la cuenca mediterránea aunque crece silvestre en la mayor parte del continente europeo en las cunetas, al borde de los caminos, en campos sin cultivar y en zonas cerca de la costa.

A lo largo de la historia, se han encontrado menciones del hinojo en los papiros egipcios con indicaciones medicinales. En la literatura griega y latina se hace referencia a las ramas de hinojo que se colocaban en las puertas de las casas con el fin de ahuyentar a los espíritus. Parece ser que fueron los romanos quienes comenzaron a utilizarlo como alimento; con sus semillas aromatizaban sus salsas de carne y los brotes frescos los consumían crudos.

Los antiguos griegos y romanos comían las aromáticas semillas del hinojo como vigorizante y en Inglaterra hacia el año 1300 tanto ricos como pobres consumían gran cantidad de la misma semilla.

Antiguamente se decía que un cocimiento de hinojo mejoraba la visión (Caro y Clos Jouvé, 1973).

Además de las aplicaciones culinarias que se le daban, se le atribuía el poder de ahuyentar los espíritus malignos, (Reader’s Digest, 1990).

El agua de hinojo fue considerada afrodisíaca por los árabes, también se utilizó como colirio. En general se empleó como carminativo, diurético y aperitivo, (Hoffmann et al, 1992).

El cultivo de la variedad dulce con fines comerciales le corresponde a Italia en su mayoría. Este país se puede considerar como el más importante productor y consumidor mundial. En Italia los agricultores lograron una variedad de hinojo con un bulbo más tierno y carnoso (Hinojo de Florencia), idóneo para ser consumido como verdura. Son numerosas las huertas donde se cultiva de manera similar al apio. Hoy en día el cultivo de hinojo resulta más popular y se ha comenzado su expansión por Estados Unidos y países de Sudamérica.

En la India, se suelen masticar semillas de hinojo para refrescar el aliento, y es usado como saborizante en dentífricos naturales. Su aceite esencial es usado para la elaboración de jabones y perfumes.

Tanto el bulbo como sus hojas y semillas son usados culinariamente en muchas partes del mundo. Se usa ampliamente en la cocina andaluza, especialmente en encurtidos, aliños y salsas, aporta un aroma similar al mentolado. El polen del hinojo es especialmente apreciado porque concentra en él todas las propiedades culinarias y medicinales de la planta, no obstante, su precio tiende a ser muy alto.

El hinojo comparte con el resto de verduras y hortalizas su escaso aporte energético, si bien es una verdura rica en hidratos de carbono y fibra.

La variedad y cantidad vitamínica es discreta y sobresalen en su composición los folatos, la vitamina B3 y la provitamina A, aunque en menor cantidad que en la mayoría de las verduras. Además del potasio, el mineral más abundante con diferencia, el hinojo también contiene humildes cantidades de fósforo, calcio y magnesio.

En la composición del hinojo abunda un aceite etéreo, el anetol, que, aunque está repartido por toda la planta, se concentra en mayor medida en las semillas. A esta sustancia se le atribuye la acción digestiva y carminativa del hinojo.

Su agradable sabor y su distinguido perfume convierten al hinojo en una hortaliza curiosa que puede resultar apetecible para incluirlo en la dieta habitual y en todas las edades.

El hinojo como alimento

Comer el brote fresco en ensaladas, que se puede combinar con otras verduras y plantas que potencian sus propiedades. Es adecuada para añadir a los platos de legumbres con la finalidad de hacerlos menos flatulentos. Las vainas foliares pueden cocinarse como verduras, con papas, con coles, etc.

Las semillas resultan muy útiles como aromatizantes de la comida.

El hinojo se utiliza como planta auxiliar para el secado de algunos frutos, como los higos secos.

Resultado de imagen para hinojo

Resultado de imagen para hinojo

Resultado de imagen para hinojo

Propiedades alimentarias del hinojo

El hinojo se utiliza a menudo para problemas del sistema digestivo, como la acidez, los gases, la hinchazón abdominal, la pérdida de apetito, la indigestión y los cólicos en los niños.

También se utiliza para mejorar los problemas del tracto respiratorio superior: tos, asma y bronquitis, ya que es un antiespasmódico natural que permite relajar los conductos bronquiales; así como también dolores de espalda, incontinencia urinaria y problemas de visión.

A aquellas personas que tienen cálculos en los riñones las ayuda a deshacer las piedras y aliviar los cólicos.

Alivia las náuseas y las obstrucciones del hígado, el bazo y la vesícula, calmando problemas como la gota o la ictericia.

Muchas mujeres utilizan el hinojo para aumentar la producción de leche, para bajar la menstruación, hacer más fácil la labor de parto y mejorar la libido.

Propiedades medicinales del hinojo

 Uso interno

Carminativa, tónica estomacal y digestiva: Favorece la digestión, contribuye a expulsar las flatulencias, abre el apetito y ayuda a disminuir el dolor de estómago o los cólicos abdominales. (Infusión de 5 gr. de frutos secos por taza de agua. Beber 2 tazas al día). (En caso de inapetencia o anorexia tomar una taza de la infusión media hora antes de las comidas).

Colesterolémico: Su riqueza en ácido ascórbico (vitamina C), oleico (omega-9) y linoleico (omega-6), así como la presencia del beta-sitosterol y de los minerales calcio y magnesio le otorgan el poder de reducir el nivel de colesterol en la sangre, previniendo el riesgo de enfermedades coronarias, como el infarto o las hemorragia cerebrales. (Infusión de sumidades florales secas media hora antes de las comidas).

Antioxidante: por su contenido en alanina, triptófano, metionina e histidina los frutos del hinojo pueden considerarse unos grandes antioxidantes. (Infusión de 5 gr. de frutos secos por taza de agua. Beber 2 tazas al día).

Anemia: Contiene mucho hierro que puede ayudar a superar la falta del mismo en nuestro organismo en casos de anemia. (Infusión de una cucharadita de planta seca por taza de agua. Un par de tazas al día). (Maceración de unos 150 gr de semillas secas en un litro de vino blanco durante semana y media. Beber un vaso antes de comer).

Diurético: Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas y cardiacas que se asocian con la acumulación de agua en el cuerpo. (Decocción durante 10 minutos de 2 onzas de raíz fresca en un litro de agua. Beber un vaso después de las principales comidas).

Bronquial y antitusivo: En caso de bronquios o de tos, así como cuando se tiene el pecho cargado, es muy adecuada esta planta por sus valores expectorantes. (2 gotas de esencia disueltas en azúcar después de las principales comidas. Tomar como máximo durante 3 días). (Infusión de una cucharadita de frutos machacados por taza durante 10 minutos. Un par de tazas al día).

Emenagoga: Favorece la menstruación y alivia los dolores asociados con ella. (La misma preparación mencionada anteriormente).

Nervios en la boca del estómago: El hinojo ayuda a otras hierbas a reducir la sensación de opresión nerviosa en la parte alta del estómago. (Decocción durante 20 minutos de una cucharadita por vaso de agua de la mezcla a partes iguales de hojas de tilo, hinojo, salvia y milenrama. Tomar un par de vasos al día).

Glaucoma: Relaja los ojos de excesiva presión intraocular. (Decocción de 40 gr. de semillas por litro de agua. Tomar una o 2 tazas diarias).

Impotencia: Aumenta la potencia sexual, siendo muy útil en los casos de impotencia. (10 gr. de decocción de la raíz. Tomar 3 tazas diarias).

Afrodisiaco: Aumenta el deseo sexual, (10 gr. de decocción de la raíz. Tomar 3 tazas diarias). (Maceración de la planta en vino durante 15 días. Un vaso antes de irse a dormir). (Macerar durante 10 días un par de cucharadas de canela en rama triturada con un par de cucharadas de frutos de hinojo en un litro de vino blanco. Filtrar el líquido e introducirlo en un frasco. Beber una copita al día después del desayuno. Beber durante 15 días, descansar 4 días y repetir 15 días más).

Uso externo

Colirio ocular: Alivia las irritaciones de los ojos cansados, el glaucoma, orzuelos, etc. (Exprimir la planta tierna y aplicar con una gasa un poco de jugo sobre los ojos). (Al igual que el té, un buen truco para relajar los ojos y prevenir el enrojecimiento causado por la conjuntivitis consiste en aplicar la misma bolsa de la infusión de hinojo encima de los ojos cerrados durante 10 minutos).

Calmante: Atenúa los dolores de vientre. (Aplicar una cataplasma de hojas hervidas sobre el vientre).

Relajante: (Verter una infusión de un par de litros de agua con 50 gr. de frutos en el agua del baño). Producirá un efecto notable de relax a nuestro cuerpo.

Tónico capilar: Para fortalecer el cabello y contribuir a preservarlo de la caída (Realizar fricciones con el líquido resultante de la infusión de hojas secas).

Mal aliento (halitosis): Para combatir el mal aliento resulta útil masticar unas semillas de esta planta después de las comidas.

Alzheimer: Las fricciones con aceite de hinojo pueden ser útiles en el tratamiento de esta enfermedad.

Las hojas y flores deben recogerse en verano. Los frutos antes de que maduren completamente y las raíces en otoño. Deberán secarse a la sombra y guardarlas en un recipiente de vidrio bien cerrado. Las raíces se secarán al sol y se conservarán en saquitos de tela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s