KIWI

Los kiwis son los frutos de una enredadera (Actinidia chinensis) también llamada kiwi o “grosellero de la China”.

Pertenece a la familia de las actinidiáceas. Es una planta dioica (existen árboles masculinos y arboles femeninos), arbustiva y trepadora de hasta 8 m de altura. Tallos leñosos por la parte inferior y más tiernos y volubles en la parte superior, cuyos zarcillos se enganchan sobre el soporte. Hojas ovaladas, alternas, largamente pecioladas. Flores femeninas de color blanco inicialmente, amarillo posteriormente. Los frutos son bayas reunidas en racimos. Poseen la piel marrón cubierta de pelos y tienen forma ovalada; su carne es verde y semillas pequeñas de color negro están dispuestas en forma de círculo respecto al centro del mismo.

El kiwi procede de la zona de Zhejiang, situada al este de China y Taiwán donde los habitantes de esta zona lo comían en estado silvestre. En un principio, su cultivo en la China se desarrollaba en los huertos de árboles frutales, donde los kiwis eran plantados en la base de los árboles que les servían de soporte.

Desde China los misioneros españoles la llevaron a nueva Zelanda en el año 1906. Es una planta cuyo cultivo se adaptó muy bien en este país hasta el punto de convertirlo en el mayor productor del mundo. Nueva Zelanda también le dio el nombre a la fruta debido a que el color del ave Kiwi es muy parecido al color amarronado de la piel del fruto del kiwi que, por otra parte, se alimenta de estos frutos. Desde Nueva Zelanda se fue extendiendo prácticamente a todos las zonas del mundo que posean un clima cálido y húmedo.

Hoy en día se cultiva con profusión en el sur de Europa y Estados Unidos (California) Otros productores importantes son Francia, Italia, Rusia, Australia, Chile, Inglaterra, Egipto y España.

Su componente mayoritario es el agua. Es de moderado aporte calórico, por su cantidad de hidratos de carbono. Destaca su contenido en vitamina C; más del doble que una naranja, vitamina E y vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico. Así mismo es rico en minerales como potasio, magnesio y fibra, soluble e insoluble, con un potente efecto laxante.

El kiwi es rico en luteína, al igual que el huevo y otras frutas y verduras (espinacas, brócoli, acelgas). La luteína es un pigmento de origen natural (carotenoide) que actúa como un filtro de las radiaciones solares. La luteína es un carotenoide antioxidante y esta fruta es la segunda fuente con mayor cantidad en el mundo vegetal.

Resultado de imagen para kiwi fruta

Propiedades alimentarias del kiwi

Los kiwis se encuentran entre las frutas con más contenido en vitamina C. (98 mg por cada 100 gr de peso). En realidad, sólo están superados por las guayabas -183 mg- y por las grosellas negras – 191 mg. Los kiwis tienen más vitamina C que los limones (53 mg) y que las naranjas (48 mg).

Comer un simple kiwi cada mañana es prácticamente una manera de asegurar la ración diaria de vitamina C.

Como sabemos tanto la vitamina C como la vitamina E poseen, entre otras propiedades, propiedades antioxidantes capaces de neutralizar el daño corporal que podrían producir los radicales libres. Comer kiwis ayuda a mantenernos más jóvenes, previene la aparición de muchas enfermedades, entre ellas el cáncer, las alergias, ayuda a rebajar la hipertensión al intervenir esta vitamina junto a su elevado contenido en potasio y, aunque, a diferencia de lo que se creía hasta ahora, no ayuda a prevenir el resfrío, pero disminuye los síntomas y acelera su curación.

Es muy importante que las personas fumadoras coman mucho esta fruta puesto que el humo del tabaco destruye la vitamina C. Recomendable igualmente para los bebedores, dado que el alcohol constituye uno de los principales oxidantes.

Diabéticos, alérgicos, mujeres embarazadas o personas mayores se beneficiarían mucho de su consumo. Las personas que han sufrido alguna rotura de algún ligamento o hueso, por las propiedades reparadoras de esta vitamina, o las mujeres durante la menopausia a las que les ayuda a producir estrógenos o a disminuir los sofocos deberían comerla en abundancia. Finalmente añadir que todas aquellas personas que tengan las defensas disminuidas, personas afectadas de Sida, leucemia, personas que han pasado una enfermedad y que se han sometido a tratamientos con antibióticos.

Se ha comprobado cómo esta vitamina C ayuda a evitar el nerviosismo. El kiwi puede considerarse un alimento útil para reducir el estrés de la vida moderna. La vitamina C que contiene el kiwi, junto con su elevado nivel de magnesio, nos ayudará a sentirnos más tranquilos y a enfrentarnos con más seguridad a los problemas de la vida. Ante una entrevista de trabajo, ante cualquier situación de nervios o tensión esta fruta permitirá que podamos superar este reto con más facilidad.

Hay que mencionar la importancia que esta fruta tiene, tanto por su contenido en vitamina C como E, en la conservación de la vista y la prevención de enfermedades de los ojos, como las cataratas o la ceguera nocturna.

El kiwi contiene una gran cantidad de vitamina E y de ácidos grasos omega-3 y omega-6. Estos componentes poseen propiedades fluidificantes de las sangre, por lo que ayudan a mejorar el estado de las arterias, evitando que se formen coágulos en los vasos sanguíneos.

De esta manera, comer kiwis nos protegerá contra la angina de pecho, la trombosis, el infarto o los derrames cerebrales.

El kiwi es una fruta rica en fibra soluble. Su ingestión puede ayudar a mejorar el tránsito intestinal y prevenir la aparición del estreñimiento o mejorarlo. Durante el desayuno, resulta muy interesante realizar una mezcla de yogur o kéfir con kiwi. El yogur y el kéfir, por su riqueza en fermentos, ayudan a restaurar la flora intestinal y el kiwi completa el tratamiento a añadir su contenido en fibras que favorece la expulsión de las heces. No hay que olvidar, además, el papel que la fibra desempeña en el tratamiento del colesterol, al impedir la absorción de este en el intestino. Comer kiwis puede ayudar a que los niveles de colesterol en la sangre sean menos elevados.

El kiwi contiene un elevado porcentaje de agua y su poder calórico es moderado (63 kcal por cada 100 gr.), por lo que comerse un kiwi supondrá ingerir unas 40 calorías. Todo esto, unido a su elevado índice de potasio y su bajo contenido en sal, hace que sea muy conveniente para las dietas de adelgazamiento y en todas aquellas situaciones que se requiera perder agua. El kiwi es una fruta muy diurética por lo que no debería faltar en la dieta de las personas obesas. Su consumo incrementa la producción de orina, lo que ayuda a superar la obesidad, pero resulta igualmente útil en situaciones en las que se produce retención de líquidos por ejemplo, en casos como el embarazo, la menopausia, la insuficiencia cardíaca, o la insuficiencia hepática.

El kiwi es una fruta muy adecuada para realizar una buena digestión porque contiene una encima proteolítica llamada actidina y, tal como ocurre con la bromelina de la ananá, o la ficina de los higos, resulta muy interesante en la alimentación porque ayuda a disgregar las proteínas y favorece la digestión, evitando la indigestión, la gastritis o la formación de gases.

Por otra parte, esta proteína hace que el kiwi sea muy difícil de combinar con productos que contienen leche o gelatina hechos que no se vayan a consumir pronto. La actidina destruye las proteínas de la leche y de la gelatina, por lo que los productos que contienen leche o gelatina se harán blandos en poco tiempo o no endurecerán. Para evitar que esto suceda, se puede cocinar el kiwi antes de añadirlo a la leche o gelatina. El calor destruye esta enzima.

Se consume la fruta en estado fresco, se consigue en la actualidad casi en todos los supermercados del país.

El ser humano adulto necesita al menos de 90 a 120 miligramos de vitamina C diarios según el Ministerio de Salud de los Estados Unidos, cantidad que varía según la edad y las condiciones de salud, con una o dos frutas de kiwi que se consuman diariamente se cubre absolutamente esa necesidad que tenemos.

A los niños se les debe administrar una fruta de kiwi diariamente para brindarles fortaleza en los huesos, desarrollar su sistema inmunológico y las defensas corporales.

Las personas mayores de 40 años deben consumir dos frutas diarias religiosamente, más aun si estas personas padecen diabetes.

Los kiwis son muy ricos en oxalatos. Las personas que sufren una tendencia a desarrollar cálculos renales de oxalatos de calcio deberían evitar comer alimentos ricos en oxalatos.

Los niños pequeños son especialmente sensibles a las consecuencias negativas de los oxalatos, por lo que deberían comer esta fruta con mucha prudencia.

Propiedades medicinales del kiwi

Estreñimiento: Elaborar un licuado con 4 kiwis, pelados y cortados, ½  taza de leche y 1 cucharada de jarabe de arce. Verter  todos los ingredientes en una batidora y batir hasta que quede una crema suave.  Tomar un vaso de jugo en el desayuno o en la merienda.

Cansancio: Elaborar un jugo con 2 kiwis pelados. 25 uvas verdes congeladas, 1 manzana verde sin corazón y en trozos y el jugo de una naranja, Batir todos los ingredientes en la licuadora hasta que suavicen. Tomar, poco a poco, un vaso de este jugo preferiblemente en la mañana cada tercer día.

Anemia: Confeccionar un licuado que contenga 2 kiwis pelados y en cubos,  ¼ taza de yogurt natural, 2 cucharadas de miel. Combinar todos los ingredientes hasta integrar.  Beber un vaso diariamente. Este licuado se puede tomar, además, como bebida refrescante. Contiene vitamina C, lo cual ayuda a sanar heridas, y la absorción del hierro conserva fuerte los huesos y dientes.

Para adelgazar: Elaborar un jugo con 150 g de pomelo, 50 g de kiwi, 175  g de ananá y 50 g de frambuesa.  Lavar los ingredientes a la perfección. Pelar el ananá,  obtenga el jugo del pomelo, kiwi y ananá. Mezclar en una licuadora con las bayas. Si lo desea decore con frambuesas y sirva con sorbetes.  Tomar un vaso en días alternos (un día sí y otro  no).

Sistema inmunológico: Confeccionar jugo con 8 kiwis picados y pelados 1 ¼ tazas de jugo de limón, 1 cucharadita de azúcar, 1 taza de agua y 1 kiwi en rebanadas para decorar. En la licuadora triturar los kiwis, el jugo de limón, el azúcar y el agua hasta que suavicen. Servir y decorar con las rebanadas de kiwi.  Beber un vaso de este jugo cada tercer día.

Antioxidante con kiwi: Colocar en una licuadora 1 rebanada de ananá chico maduro y picado, 2 kiwis picados y 2 cucharadas de miel.  Licuar, junto con un poco de agua, por unos instantes. Colar y tomar este jugo de inmediato, ya que la semilla del kiwi puede amargar el jugo. Beber por lo menos 3 veces al día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s