LIMÓN

El limón es el fruto del árbol limonero (Citrus limonum Risso, Citrus limon (L.) Burm).

El limonero es en general un árbol pequeño, que no suele crecer más de cinco metros. Su tronco tiene una corteza lisa, muy resistente y ambarina, lo cual la convierte en una madera muy fina dentro del mundo de la carpintería. Es un árbol de aspecto muy agradable, con una copa muy frondosa y hojas muy delicadas, elípticas, ligeramente serradas y de un color verde muy llamativo.  Sus flores, comúnmente llamadas (al igual que las del naranjo) azahares o flores de azahar, presentan gruesos pétalos blancos teñidos de rosa o violáceo en la parte externa, con numerosos estambres (20–40). Surgen aislados o formando pares a partir de yemas rojizas. Poseen un aroma muy intenso y agradable, y sus pétalos suelen ser muy gruesos y blancos, con una ligera coloración violeta en el envés.

Lo verdaderamente importante del limonero es sin duda su fruto, el limón. El limón es actualmente considerado como una baya y un cítrico. Presenta una forma redondeada y un color amarillo muy característico. Está compuesto por la corteza, la cual es muy suave al tacto y otorga al limón su color y aroma tan característico; una capa blancuzca, porosa e insípida que es el mesocarpio de la fruta y finalmente la pulpa. Esta se encuentra dividida en numerosos gajos donde se alojan las semillas, pequeñas y de color blanco. Contiene generalmente una gran cantidad de agua, es una fruta jugosa y de sabor muy ácido. Actualmente la mayoría de los limones disponibles en el mercado son hibridaciones del genotipo original.

El limón es originario de Asia y fue desconocido por griegos y romanos, siendo mencionado por primera vez en el libro sobre agricultura Nabathae hacia el siglo III o IV. Su cultivo no fue desarrollado en occidente hasta después de la conquista árabe de España, extendiéndose entonces por todo el litoral mediterráneo donde se cultiva profusamente, debido a la benignidad del clima, para consumo interno y de exportación.

Los poderes medicinales del limón fueron exaltados, por primera vez, en el siglo XI, cuando Avicena, famoso filósofo y médico iraní, le atribuyó propiedades contra la dispepsia, los vómitos, la ictericia y la fiebre.

Sin embargo, no fue hasta cuando se efectuaron los grandes viajes, con Cristóbal Colón, para descubrir nuevas tierras, que el limón pasó a ser una gran reserva de defensas contra la enfermedad del escorbuto.

Carece de proteínas y grasas y, su porcentaje en hidratos de carbono es más bien pequeño. En su composición destaca ante todo la vitamina C, aunque sus componentes más interesantes son los no nutritivos; es decir elementos fitoquímicos:

Ácidos orgánicos (6%-8%): Entre los que destaca el ácido cítrico, y en menor cantidad, el málico, acético y fórmico. Estos ácidos potencian la acción del ácido ascórbico o vitamina C, y poseen un notable efecto antiséptico.

Flavonoides: Entre los que destaca la hespiridina y la diosmina. Se encuentran en la corteza y en la pulpa y ejercen acciones tales como antioxidante, protectora capilar y anticancerígena.

Terpenos: Se encuentran solamente en la corteza; el más abundante el d-limoneno, probada acción desintoxicante y anticancerígena.

Minerales: contiene potasio y calcio.

Propiedades alimentarias del limón

El limón es un fruto muy rico en vitamina C. Esta riqueza le viene dada por su contenido en ácido ascórbico, que representa casi el 5 % de su contenido. Muchos productos farmacéuticos con ácido ascórbico tienen su origen en esta planta, una de las principales fuentes de esta vitamina, junto con la lima (Citrus acida). De hecho, todos los cítricos (naranjas, mandarinas, pomelos, etc.) contienen cantidades elevadas de este principio.

Tradicionalmente, el limón fue utilizado para prevenir el escorbuto, una enfermedad que aparece cuando la persona presenta una deficiencia de vitamina C. El escorbuto era muy habitual entre los navegantes, los cuales se alimentaban fundamentalmente de alimentos secos o salados. La falta de ingestión de alimentos frescos causaba numerosas bajas entre ellos.

Los limones podían aguantar mucho tiempo frescos, por lo que muchos capitanes se los proporcionaban a la tripulación para que no cayesen enfermos. Es bien conocida la costumbre que tenía el capitán Cook de proporcionar col fermentada (chucrut), muy rica en vitamina C, y limones a sus hombres durante sus largas travesías por el Pacífico.

La armada británica obligaba a sus embarcaciones a llevar provisión de limones que debían ser ingeridos a razón de 30 gr diarios una vez llevaban más de diez días en el mar.

La ventaja del limón es que, además de la vitamina C, contiene numerosos flavonoides los cuales, protegen esta vitamina e impiden que se degrade. Los limones que los navegantes llevaban en sus bodegas constituían auténticas pastillas naturales gigantes de vitamina C y otros antioxidantes.

En la actualidad, el escorbuto solo aparece raramente en poblaciones muy pobres, aunque no por ello se deben despreciar las propiedades alimentarias de este fruto, cuyos valores van mucho más allá de la prevención de esta antigua enfermedad.

Entre las principales virtudes de este alimento se encuentran sus potentes propiedades antioxidantes, capaces de prevenir la actividad negativa de los radicales libres. El limón contiene casi 30 componentes antioxidantes además de vitamina C, como los flavonoides rutina, hesperidina, naringenina y luteina; betacarotenos; y ácidos cafeico, ferúlico o gamma terpineno.

Por lo tanto, comer esta fruta en abundancia será muy interesante si queremos mantenernos jóvenes y prevenir la aparición de numerosas enfermedades. Resulta especialmente adecuado en personas que tienen los requerimientos de vitamina C aumentados, como las personas que fuman, o con diabetes, alergia, asma, mujeres embarazadas o lactantes o personas con estrés.

Comer limón nos ayudará también a tener un aspecto externo más saludable, dado que esta vitamina ayuda a mejorar la salud de la piel, el cabello y uñas. Muchas anomalías de esta parte del cuerpo que se pueden evitar o mejorar son: piel seca, arrugas, cabello con poca vitalidad, uñas frágiles, etc.

No se debe olvidar tampoco la importancia que tienen los antioxidantes para la salud de la vista al prevenir enfermedades degenerativas tan importantes como la pérdida de visión o las cataratas. En el mundo actual, en que muchos de los trabajos fuerzan la vista, comer limón ayudará a mantener la salud visual.

Igualmente importante resulta la vitamina C, junto con la rutina y la hesperidina, en el mantenimiento de las arterias al conseguir mejorar la elasticidad de las mismas y evitar los derrames que se producen en las venas y capilares. Comer limón o beber jugo de limón ayuda a prevenir y tratar la hipertensión, controla la aparición de hemorroides o várices y evita la formación habitual de moretones, o de pequeñas hemorragias en las encías, o en la nariz.

Además, los antioxidantes aumentan la vida del colesterol bueno al prevenir su oxidación, siendo un remedio eficaz contra la mala circulación, el colesterol malo y arteriosclerosis.

(Beber jugo de limón un par de veces al día. Se puede mezclar con otros jugos de frutas). Conviene introducir algún pedazo de limón en un vaso de agua para darle a esta un valor refrescante y poder disfrutar de sus propiedades medicinales.

La riqueza en aromas de este fruto estimula la producción de saliva y el ácido ascórbico contribuye a aumentar los ácidos estomacales y la producción de la hormona pepsina. Así pues, por una parte, despierta el apetito en caso de inapetencia y, por otra parte, ayuda a mejorar la digestión. El mayor aumento de ácido clorhídrico ayuda a disgregar mejor los alimentos y la pepsina posee propiedades proteolíticas, que ayuda a digerir mejor las proteínas.

Todo ello favorece la digestión y evita otros problemas secundarios como la aparición de gases.

Es bien conocida la capacidad del limón para “disolver las grasas” lo cual se ha venido aprovechando como un buen recurso en las dietas para adelgazar. No debemos olvidar que este fruto es muy rico en componentes con propiedades adelgazantes. Entre éstos destacamos la riqueza en cafeína, un estimulante metabólico, fibras, especialmente pectina, que ayuda a disminuir la absorción de grasas y colabora en la saciedad. También destaca en este sentido el limoneno y la vitamina C.

Además de estos componentes habría que mencionar su riqueza en potasio y calcio, ambos poseen propiedades diuréticas dado que controlan el intercambio de líquidos en la célula y neutralizan el sodio. Ambos componentes, junto con el ácido cafeico y el ácido ascórbico, favorecen la eliminación de líquidos corporales por lo que resultan de ayuda en los planes para perder peso.

Los beneficios diuréticos para la eliminación de líquidos también son de mucha ayuda en el tratamiento de otras enfermedades metabólicas en las que resulta necesario una depuración del organismo: obesidad, artritis, gota, ácido úrico, etc.

El jugo constituye uno de los mejores remedios depurativos de la sangre al eliminar las toxinas de la misma por lo que ayuda a combatir las enfermedades de los gotosos y reumáticos, aliviando el dolor y desinflamando las articulaciones afectadas. Incluso se ha utilizado para el proceso de desintoxicación de personas que consumen habitualmente narcóticos.

La famosa cura del limón, es utilizada habitualmente para depurar el organismo y rebajar el exceso de peso. Para realizar esta cura debemos empezar el primer día con el jugo de un limón exprimido y seguir aumentando la dosis a razón de un limón más cada día hasta llegar a los 8 o 9 limones al día.

Luego, ir disminuyendo en razón de un limón diario hasta completar los 10 – 11 días.

Los hindúes lo utilizan todos los días cuando realizan una mezcla con dos cucharadas de limón, dos de agua y dos de miel. Se considera que esta mezcla, además de tener propiedades depurativas, posee propiedades tónicas que ayudan a enfrentarse con los trabajos diarios con mayor facilidad.

Muchos especialistas consideran que el consumo de limones y otros cítricos podría ser adecuado para prevenir la aparición de numerosos tipos de cáncer. Estudios científicos han demostrado que aquellas personas que comen habitualmente cítricos tienen más de un 50 % de probabilidades de no contraer cáncer de estómago. Se cree que la vitamina C inhibe el crecimiento de células cancerosas. Se ha comprobado cómo, a pesar de su sabor tan ácido, en realidad el consumo de esta fruta ayuda a prevenir la gastritis, que en algunos casos podría ser también responsable del desarrollo de células tumorales en la mucosa gástrica. También se ha comprobado que el consumo de este fruto podría prevenir la formación de tumores en el colon.

La vitamina C favorece la absorción del calcio y del hierro. Por lo tanto, resulta muy adecuado comer limones o beber jugo de limón para que el organismo sea capaz de absorber más hierro, lo que contribuye a la prevención de la anemia.

La vitamina C también forma parte del colágeno e interviene en la formación del tejido óseo, lo que favorece una mayor salud de los huesos y previene la osteoporosis al permitir que el organismo absorba más calcio. Las personas vegetarianas deberán ser especialmente cuidadosas en consumir este alimento habitualmente o incluir otros cítricos en su dieta habitual para no presentar problemas de deficiencia de estos minerales.

Propiedades medicinales del limón

Uso interno

Aparato digestivo: En casos de intestinos demasiado proclives a una defecación excesiva, resulta útil para detener diarreas, al mismo tiempo tiene propiedades anti-ulcerosas que le confiere el beta bisolobeno, eliminando la acidez gástrica. Muy adecuado, en caso de insuficiencia hepática, para estimular el hígado (Tomar el jugo de limón a voluntad). (En caso de mala digestión se puede preparar una maceración de corteza con alcohol de 80º y tomar unos 5 gr. diarios). Puede ayudar a combatir los gases producidos por las malas digestiones (Tomar a pequeños sorbos el jugo de medio limón diluido en un vaso de agua después de las comidas).

El jugo de limón es muy adecuado para depurar el hígado y como remedio para la ictericia (Mezclar medio vaso de jugo de limón con medio vaso de agua. Añadir una cucharada de miel. Tomar un vaso en ayunas y otro a media tarde).

Antiescorbútico y vitamínico: Muy rico en vitamina C, por lo que tiene estupendas propiedades antiescorbúticas y mineralizantes, siendo muy rico en potasio y calcio. Su capacidad para regenerar los glóbulos blancos lo hace muy adecuado para potenciar las defensas del organismo, previniendo la aparición de muchas enfermedades.

Antimigraña: Al constreñir los vasos sanguíneos pericraneales, la cafeína, además de ser estimulante, alivia en los dolores de cabeza, resultando especialmente útil en casos de migraña. (Infusión de flores secas).

Aparato respiratorio: En las afecciones respiratorias, los componentes del aceite esencial le otorgan propiedades antibacterianas y expectorantes muy útiles en la curación de catarros y resfríos. El alfa pineno es además un antigripal muy importante por lo que resulta muy adecuado tomar jugo de limón en presencia de la gripe. El jugo de limón resulta también muy útil para calmar la sed y quitar la fiebre cuando existe fiebre o cuando la temperatura es muy alta. (La infusión de flores de violeta con limón resulta particularmente útil en estos casos).

Aparato circulatorio: Además de constituir un buen tónico cardíaco, previene la angina de pecho, ayuda en la circulación sanguínea, previene el colesterol, rebaja la hipertensión, combate la arteriosclerosis y estimula la formación de glóbulos rojos, siendo muy adecuado en el tratamiento de la anemia.

Diurético: Por el valor estimulante de la cafeína o el mismo ácido ascórbico, puede utilizarse como como diurético en tratamientos de obesidad, al aumentar la micción, eliminando líquido corporal. (Jugo de limón).

Impotencia: Aumenta la potencia sexual, siendo muy útil en los casos de impotencia. (Tomar jugo de limón a voluntad).

Insomnio: El jugo de un limón combinado con un par de cucharadas de miel mezclados en agua tibia antes de irse a la cama ayuda a conciliar el sueño.

Lombrices intestinales: Las pepitas de limón machacadas pueden ayudar a eliminar los gusanos intestinales. Las pepitas de limón trituradas y hervidas en leche pueden matar las lombrices cuando se toma en ayunas. (Machacar media cucharada de pepitas de limón, unas 10, para niños y una cucharada para adultos. Hervirlas en un vaso de leche. Colar y tomar un vaso al día durante 3 o 4 días.).

Anticancerígeno: Los principales componentes del aceite esencial, mencionados anteriormente, poseen propiedades anticancerígenas y antitumorales, previniendo la formación de células cancerosas y ayudando a que no se produzcan metástasis en el caso de que esta enfermedad ya se ha desarrollado. Se reconoce el jugo de limón como un buen antioxidante y alcalinizante, por lo que contribuye a restablecer el equilibrio celular.

Recuperador de líquidos perdidos: El jugo de limón combinado con el agua y las sales constituye un buen recurso para hidratar el organismo y recuperar los minerales perdidos. Ideal en casos de deshidratación, calor excesivo, diarrea, etc. (Exprimir dos limones y verter el jugo en un litro de agua, con una pizca de sal y de bicarbonato. Servir frío.).

Uso externo

Halitosis, gingivitis y caries: Por sus propiedades bacterianas es adecuada para eliminar el mal aliento y proteger la boca contra las infecciones que producen inflamación de las encías. De igual manera resulta útil en el tratamiento de las llagas de la boca (Enjuagues con el jugo).

Por sus propiedades antisépticas el jugo de limón se puede utilizar para combatir la irritación producida por infecciones bacterianas en la garganta. (Realizar gargarismos con el jugo de un limón).

Hongos en las uñas: Por sus propiedades antibacterianas resulta adecuado para eliminar hongos de las uñas de las manos o de los pies. Mojar las uñas con jugo de limón, dejando que este se vaya secando poco a poco.

Piel: El jugo de limón es muy adecuado para combatir las impurezas de la piel, constituyendo uno de los mejores astringentes. Un par de aplicaciones diarios sobre los granos, espinillas, costras, manchas de la piel, estrías del embarazo, etc. ayuda a la desaparición de las mismas. De igual manera el alfa terpineol y el ácido ascórbico hacen de este fruto un vulnerario reconocido muy adecuado en la cicatrización de llagas o heridas o picaduras de insectos. (Además del jugo, podemos utilizar la esencia diluida en agua para la misma finalidad).

Hemorragias por la nariz: Las propiedades astringentes del jugo de limón pueden ayudar a detener las hemorragias nasales.

El jugo de limón constituye un buen remedio para aliviar las picazones en el cuerpo que presentan aquellas personas cuyo hígado se encuentra enfermo. Realizar fricciones sobre la piel con jugo de limón.

Pies: Una buena manera de relajar los pies cansados e hinchados es realizar masajes con una buena crema de pies en la que se haya disuelto un chorrito de jugo de limón.

Una buena manera de regenerar las uñas, haciéndolas más fuertes, es realizar baños en jugo de limón durante unos minutos cada día, al levantarnos y antes de ir a la cama.

Arrugas: El limón, por su riqueza en vitamina E, constituye un buen antioxidante. Puede realizarse una preparación a base de limón y perejil para eliminar las arrugas. (Dejar reposar una rodaja de limón y una rama de perejil en un vaso de agua durante una noche. A la mañana siguiente mojar la cara con esta mezcla hasta que se seque naturalmente).

Otra preparación interesante es mezclar unas gotas de limón con una cucharada de miel caliente y otra de yogur. Remover bien y aplicar en forma de crema sobre el rostro durante 3/4 de hora. Luego lavar bien la cara.

Cuidado del cutis: El aceite esencial de limón se utiliza para la confección de mascarillas, cremas limpiadoras o cremas para el cuidado del cutis, especialmente cremas para la piel grasa.

Manchas amarillas de tabaco: Muy adecuado para limpiar las manchas amarillas de la nicotina del tabaco en las uñas. (Exprimir un limón, añadir unas gotas de jugo en una tacita con azúcar en polvo. Restregar bien las uñas con esta mezcla).

Sabañones: Como buen astringente, favorece la cicatrización de los sabañones e impide su infección. (Restregar un limón sobre la zona afectada).

Reumatismo: Para aliviar los dolores articulares producidos por las enfermedades reumáticas se pueden realizar fricciones con el aceite esencial en las zonas afectadas.

Picazón vaginal y del escroto: Por sus propiedades antisépticas el jugo de limón se puede utilizar para combatir la picazón del aparato genital, especialmente aquel que se centra en la vagina y en el escroto. (Lavar la zona afectada con jugo de limón).

¿Cómo comer los limones?

Los limones se deben consumir frescos. La época de recolección va desde el otoño a la primavera. Los limones se deberían comer crudos en pequeñas porciones para aprovechar al máximo sus propiedades. Esto resulta bastante difícil por su sabor tan ácido. Evidentemente para las personas que no están acostumbradas, no resulta muy agradable, aunque, si hacemos el esfuerzo, de empezar por pequeños bocados podemos ir acostumbrándonos poco a poco.

Otra forma más habitual de consumir el limón es utilizarlo para decorar y aromatizar los platos. Así puede utilizarse con el pescado y con las ensaladas, añadiendo un pequeño trozo en el plato para que sea exprimido en el momento de comer. En este caso se utiliza el limón entero, incluida la corteza, donde se encuentran la mayoría de los elementos aromáticos: citral, citronelal, geraniol, limoneno etc.

La piel de limón contiene la mayoría de los compuestos aromáticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s